Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La farsa de Tinder
están manipulando tu valor de mercado (+20 estudios)

Si estás soltero probablemente tengas instalado Tinder para ver si pescas algo.

Yo lo estuve usando de forma intermitente durante años… hasta hace cuestión de un par de meses por unas sospechas que tenía.

Cuando las confirmé, eliminé mi cuenta de Tinder permanentemente prometiéndome que no me la reabriría… jamás.

Y no.

No me he casado ni me he pasado a otras aplicaciones como Bumble, Badoo o Hinge. Simplemente…

He decidido que no volveré a usar apps de citas sea cuál sea la época de mi vida en la que esté y es que las estadísticas aplastantes que os comparto hoy, me confirmaban las sospechas que había madurando.

¿No os parece extraño que el proceso por el que pasamos los solteros siempre sea el mismo?

Si habéis usado Tinder me entenderéis.

El círculo siempre es idéntico: llevas una temporada sin citas o estás aburrido por la noche, te descargas Tinder, haces match con algunas, quedas, os acotáis (o intentáis una relación), no funciona (o os dejáis de hablar), vuelves a repetir el proceso con otra, te empiezas a preguntar por qué lo haces, te eliminas la cuenta, dejas pasar un tiempo y vuelves a repetir todo este ciclo.

Estamos delante de otra de las ruedas de la sociedad moderna de la que no quieren que nos bajemos.

Por el motivo de siempre (en el que hoy también indagaremos).

Y no me he convertido en un hater de Tinder porque no haya pescado nada. Considero que los «resultados» estos últimos años no han sido malos. Depende de lo que consideres resultados, claro.

Lo que está claro es que las apps de citas nos puede dar algunas herramientas y experiencias muy valiosas:

  • Diversión
  • Sorpresas inesperadas
  • Historias que contar
  • Poder practicar nuevos «movimientos»
  • Sentirte cómodo en tus propios zapatos cuando tienes que poner huevos
  • Y hasta algún enamoramiento

Pero queridos ninjas de la vida, en la dosis está el veneno y desgraciadamente creo que me envenené de dosis.

Porque lo que queremos no quiere más aplicaciones de citas como Tinder:

Lo que queremos son más interacciones sociales significativas. De esas que nos llenen.

Menos cantidad, más calidad.

Quizás lo digo por estar en una época de mi vida muy diferente de cuando tenía 25 años, pero un denominador común de todo hombre es que todos hemos tenido alguna época en la que nos hemos obsesionado con llenar unas listas que nunca terminan.

Por esto tanto tú, como yo, como el amigo soltero al que le mandes esto, necesita escuchar estas estadísticas y opiniones sobre Tinder.

Por qué dejé de usar Tinder

Hace unos meses me ocurrió algo que a todo hombre le sucede en varias épocas de su vida.

Si te interesa por qué dejé de usar Tinder puedes desplegar el texto pulsando aquí.

Por A o por B… de pronto dejas de tener citas.

Honestamente no es porque no quisiera, sino porque uno tiene épocas en las que su mente y energía están en otras áreas. Te levantas un día y te das cuenta que llevas semanas en las que has perdido tu «mojo».

El «mojo» es el concepto subjetivo en el que sientes buena suerte en el ligoteo. Cuando tienes «mojo» te sientes poderoso y que atraes a las mujeres.

Se utiliza mucho en inglés (ver) y creo que fue en la película de Austin Powers doblada al español que decidieron no traducirlo.

Seguramente no encontraron traducción y dejaron la palabra «mojo» como con el nombre de la salsa Canaria. Y desde entonces utilizo la palabreja.

O sea que «mojo» no es la salsa canaria, sino la jerga que se utiliza en seducción para describir tu seggs appeal, glamour, tu encanto, al que también lo podemos extrapolar en temas económicos o de éxito en general.

El caso es que sentía que había perdido mi mojo.

Intenté forzar un poco la situación pero por mucho que intentara ligar de día en la calle usando daygameo Tinder, Bumble o Badoo, cero resultados.

Ahí es cuando me di cuenta que estaba viviendo el símil de la mariposa.

Si la perseguía, me iba a aludir, así que abracé la época de mi vida en la que me encontraba. Aceptando que tenía que estar por otras cosas que me preocupaban y eliminé todas mis cuentas de apps de citas y dejé las interacciones.

Lógicamente seguía siendo social con los amigos, en las clases de baile, en la cafetería y en el gimnasio, pero aparqué este marco mental.

¿Qué sucedió?

En cuestión de unas semanas de trabajar a tope, entrenar, centrarme en las clases de baile y los otros «fogones» de mi entorno, la vida decidió enseñarme (otra vez) que no podemos ser estructurados con todo.

sistema ser flexible en la vida

Que el control que tenemos sobre la vida, es mínimo.

En vez de perseguir a la mariposa de forma desesperada me senté a un banco a hacer mi vida… y esa mariposa que me eludía empezó a volar hacia mi dirección.

El hecho de no querer nada que ver con mujer genuinamente (de verdad) fue en ese momento el punto clave y lo que hizo que un día, me levantara mirara atrás a como me había ido la semana, y me diera cuenta que había recuperado mi «mojo».

Los específicos me los quedo para mí, pero dejémoslo en que las oportunidades de citas con personas del día a día, aparecieron como setas en septiembre.

Pensé: «h0der, es que estoy teniendo más oportunidades que cuando tenía Tinder o Bumble», lo que me hizo mirarme algunos datos estadísticos de este tipo de aplicaciones.

Estadísticas de Tinder

  • Mirando a casi 500 personas se ha visto una relación directa entre usar apps de citas con estrés y ansiedad1Holtzhausen N, Fitzgerald K, Thakur I, Ashley J, Rolfe M, Pit SW. Swipe-based dating applications use and its association with mental health outcomes: a cross-sectional study. BMC Psychol. 2020 Mar 4;8(1):22. doi: 10.1186/s40359-020-0373-1. PMID: 32127048; PMCID: PMC7055053..
  • También hay una correlación directa entre el uso de Tinder con una falta de satisfacción física personal y una baja autoestima2Portingale J, Fuller-Tyszkiewicz M, Liu S, Eddy S, Liu X, Giles S, Krug I. Love me Tinder: The effects of women’s lifetime dating app use on daily body dissatisfaction, disordered eating urges, and negative mood. Body Image. 2022 Mar;40:310-321. doi: 10.1016/j.bodyim.2022.01.005. Epub 2022 Feb 1. PMID: 35121567., y había un estudio que vio que los especialmente afectados eran los hombres3Rodgers, R.F., Campagna, J., Attawala, R. et al. In the eye of the swiper: a preliminary analysis of the relationship between dating app use and dimensions of body image. Eat Weight Disord 25, 1469–1473 (2020)., que al principio me sorprendió pero después de conocer algunas estadísticas más veremos un denominador común que… asusta.
  • Porque de los dos sexos son quienes las usamos y más. Pues bien. Quien usa apps de citas también tiene más posibilidades de caer en una depresión y tener ansiedad social que los que no las usan4Lenton-Brym AP, Santiago VA, Fredborg BK, Antony MM. Associations Between Social Anxiety, Depression, and Use of Mobile Dating Applications. Cyberpsychol Behav Soc Netw. 2021 Feb;24(2):86-93. doi: 10.1089/cyber.2019.0561. Epub 2020 Oct 12. PMID: 33047973..

Y tiene sentido porque según más estadísticas al menos el 50% de las mujeres con las que vas a conectar, te van a dejar de responder5Tyson, Gareth & Perta, Vasile & Haddadi, Hamed & Seto, Michael. (2016). A First Look at User Activity on Tinder., ¿cómo no vas a sentirte mal si más de la mitad dejan de responderte?

Ya sé que muchos dirán que esto a ellos no les afecta, pero un porcentaje muy grande nos lo tomamos a nivel personal.

Otros dirán «vale Pau, yo confieso que soy de los que sí me afecta pero prefiero arriesgarme a estar deprimido, tener menos confianza y a tener más ansiedad si a cambio tengo más oportunidades con mujeres».

Opiniones sobre Tinder que necesitas saber

¿Seguro que hay más oportunidades si tienes Tinder? ¿O es una percepción que tenemos?

Fijaros.

Tinder manipula tu valor en el mercado

En el mercado sexual, lo que busca una mujer en un hombre es distinto a lo que busca un hombre de una mujer (#465), y casualmente este tipo de aplicaciones sólo está potenciando/beneficiando a una de estas partes… a costa de la otra parte.

No hace falta ser un lumbreras para deducir quien es quien.

Por esto en lo que me quiero centrar es en cómo salimos perjudicados nosotros. Los hombres.

Recordemos que en el mercado sexual la mujer y el hombre llegan a sus picos de valor percibido en edades muy distintas. Una 23 años y el otro 38 años.

infografía mercado sexual

Esta divergencia de más de 10 años es tan pronunciada porque los dos seggsos buscan cosas distintas y Tinder está hackeando, manipulando tu valor real de mercado.

Si eres una mujer lo potencia. En cambio si eres hombre lo hace añicos.

¿Por qué? Pues porque la ventaja del hombre en el mercado es poder exhibir su poder externo y sobretodo el poder adquirido, en cambio las aplicaciones de citas cortan nuestro valor al poder adscrito. Al genético, que es donde las mujeres tienen ventaja porque es lo que un hombre busca de una mujer (al menos inicialmente).

Par los hombres, Tinder es la criptonita. Nos saca el poder que tanto hemos trabajado para conseguir.

Si creéis que es sólo una hipótesis de un calvo ninja, tengo más datos estadísticos para ilustrar a lo que me refiero.

Realmente cada uno de los puntos que mencionaré aquí, darían para un episodio y debate completo de varias horas, pero bueno. Voy a tocar la puntita sin hacerme cansino…

Eso le decía a mi ex.

Tinder sólo es aprovechado por minoría

¿Sabéis quien también se hace cansino en las aplicaciones? Los hombres.

¿A caso irías a una discoteca a ligar si supieras que eso es un campo de nabos? Pues claro que no. Y es que…

1ª estadística aplastante

Según las estadísticas en la mayoría de aplicaciones de citas el 80% de los usuarios son hombres6Barnett, Liam. 2021. “Tinder Statistics 2023 & Fun Facts That You Didn’t Know Before.” DatingZest.‌7Editor. 2019. “Online Dating Trends: Men Outnumber Women on Tinder by 9 to 1 ( While Grinder Wins for Age Diversity).” Netimperative‌.

Veis por donde voy con esto, ¿no?

Siempre he alegado que la ventaja de entrar (en frío) a mujeres en la calle (#252) es que muy pocos lo hacen, pero incluso en el night game (ir a ligar de noche), sale más a cuenta que Tinder.

En Tinder te estás metiendo en una pecera con más peces macho compitiendo por menor cantidad de mujeres.

Mucha menor cantidad.

¿Y donde están el resto de mujeres? Pues haciendo sus vidas fuera de Tinder.

O sea que los hombres tienen el 80% de las mujeres fuera de las aplicaciones, pero siguen utilizando Tinder como foco central para ligar.

matches vs tiempo en tinder

Lo que me hizo recordar que de las parejas que tuve, ninguna había usado Tinder en su vida… o eso dicen, da igual. Lo relevante es que a todas las conocí en persona y lo que estamos viendo hoy me ha hecho entender el por qué.

Ojo.

Esto no es por decir «oh, eran mujeres de más calidad».

No (aunque podría ser).

Es para ilustrar que si hubiera usado la app en esa época cómo única herramienta… nunca las hubiera conocido.

Pero tengo una estadística aún más devastadora para vosotros, queridos ninjas de la vida.

2ª estadística aplastante

De todos los usuarios en Tinder, de los cuales el 80% son hombres (compitiendo porpara una minoría de mujeres)… resulta que de todos los hombres en la app:

Una minoría se queda con el 80% de las pocas mujeres que hay (que sólo son un 20% de todos los usuarios que hay).

O sea no sólo estás compitiendo con un 80% de usuarios totales que son hombres, sino que encima unos pocos hombres se quedan las pocas mujeres que hay.

Es lo que revelaba un artículo brillante llamado The Tinder Experiment8worst-online-dater. 2015. “Tinder Experiments II: Guys, Unless You Are Really Hot You Are Probably Better off Not Wasting Your Time on Tinder — a Quantitative Socio-Economic Study.” Medium.9worst-online-dater. 2023. “Tinder Experiments — Answering Questions and Criticisms Part II: A Response to a Criticism That Mostly Turned into a Long Post about OKCupid Data from 2009 and 2014.” Medium.‌‌ aunque es verdad que tampoco podemos llamar algo así de estudio, sino una muestra que podría (o no) representarnos estadísticamente.

De todas formas si normalizamos los likes a las mujeres más atractivas, vemos una discrepancia de lo que se llevan los hombres más atractivos (esa minoría que se queda con todo el pastel).

Es decir, que un hombre que es un 10 se llevara un 80% menos de likes que una mujer que es un 10, que estadísticamente se llevará un 100% de likes.

likes de mujeres atractivas en tinder

¿Y sabéis por qué sucede esto? Por la tercera estadística aplastante.

3ª estadística aplastante

De todos los hombres, el 80% de los hombros que catalogamos como objetivos de la media (en cuanto a atractivo) está compitiendo por el 22% de las mujeres de abajo en esta escala de atractivo. O dicho de otra manera:

El 78% de las mujeres en Tinder en la escala de atractivo, está compitiendo por el pico superior de 20% de hombres atractivos.

Es decir, se está confirmando el Principio de Pareto también en la seducción.

El 20% de hombres se queda con el 80% de mujeres (que sólo representan un 20% de la app o incluso menos).

4ª estadística aplastante

Un dato que necesitamos para enlazar con la siguiente estadística aplastante.

La mayoría de mujeres encuentran que el 80% de los hombres están por debajo de la media en cuanto a apariencias físicas.

Vamos. Que la mayoría nos encuentran feos.

Claro, este cóctel estadístico crea un entorno en el que al haber muchos más hombres, las mujeres en Tinder se pueden permitir el lujo de ser menos atractivas mientras reciben muchos más likes que los hombres, haciendo que las mujeres jueguen con (mucha) ventaja.

atracción masculino vs femenino en tinder

Desgraciadamente para el hombre medio, esta app juega en nuestra contra porque no somos parte del 20% de más atractivos.

Con esto no hace falta ser un lumbreras para ver que matemáticamente estamos siendo un salmón a contracorriente en un río lleno de salmones macho con la chorra al aire.

Pero eh.

No os olvidéis de hacer la vista de pájaro/zoom out porque aquí está ocurriendo algo.

Porque aunque si se les enseñan fotos de hombre a las mujeres y la mayoría piense que el 80% de esos hombres están por debajo de la media (según ellas), igualmente… la gente se sigue emparejando.

Según los datos en España más del 70% de la población tiene algún tipo de relación de pareja10“La Evolución de La Pareja En España: Del Rito Del Matrimonio Para Toda La Vida a La Diversidad de Relaciones Basadas En El Pacto Privado Y La Aceptación de La Ruptura Y El Re-Emparejamiento – Fundación BBVA.” 2022. Fundación BBVA.‌.

Entonces los datos «no hacen match«.

La explicación es fácil: Tinder es una burbuja.

Una burbuja en la que muchos viven a la que deciden adoptar como nueva realidad.

Fijaros.

Aunque las mujeres encuentren que el 80% de los hombres son feos, a medida que esas mismas mujeres van recibiendo más datos de las fotos de estos hombres que inicialmente no les parecían atractivos… la historia cambia.

Cuando ven al chico haciendo algo en lo que es bueno, o cuando muestra pasión por algo, cuando hay una comunicación inicial con la mujer, entonces la estadística de percepción de atracción empieza a ir subiendo.

¿Qué nos están diciendo estos datos?

Que Tinder y las aplicaciones de citas son el peor sitio para crear una primera impresión… al menos si eres hombre.

Ya sabíamos que las mujeres y los hombres buscan cosas distintas inicialmente en el mercado seggsual. ¿Por qué nos hemos olvidado de ello usando Tinder?

Nos estamos bajando el valor masculino del mercado a propósito usando Tinder y lo peor es que nos lo podemos terminar creyendo.

Tinder es una farsa para sacar beneficios

  • A efectos teóricos estos datos significan que la economía de Tinder tiene más desigualdad que el 95,1% de todas las economías del mundo11U.S. Tinder User Ratio By Gender 2020 | Statista”. 2021. Statista..
  • También significa que el hombre medio en una escala de atractivo, sólo puede esperar ser visto por menos de un 1% de mujeres en la app (concretamente un 0,87%).
  • O que este hombre medio tiene que dar unos 115 swipes a la derecha para obtener 1 match. Es de este hombre medio de donde Tinder saca pasta, de hecho el año pasado hizo más de 1.000 millones sólo de esto12Tinder Made $1.2 Billion Last Year Off People Who Can’T Stop Swiping”. 2021. The Verge..
  • Como la empresa (Tinder) lo sabe (faltaría más), está utilizando las mismas prácticas que las discotecas nocturnas. Haciendo que las mujeres tengan resultados en la app sin pagar, pero que los que ligan menos (la mayoría) terminen pagando por las versiones premium. Y cuanto más avanzada sea tu edad, más pagarás para las versiones premium13Campbell, Patrick. 2021. “Why Tinder’s Charging Older Users More, And Why It Makes Perfect Sense. Ya lo aprendimos en el episodio sobre mercado sexual, porque la única moneda de cambio usada en Tinder es el poder adscrito.
  • Por esto los beneficios de los suscriptores recurrentes activos son cada vez mayores14Tinder Paid Dating Subscribers 2020 | Statista”. 2021. Statista.. Se superan año tras año haciendo que esta app sea de las que más ha crecido en todo el sector tecnológico15“Tinder Revenue And Usage Statistics (2020)”. 2021. Business Of Apps.. Porque estamos creando una nueva cultura del ligoteo.

Una cultura tóxica creada y manipulada por estas empresas que ya mueven miles de millones.

A estas empresas les da igual que encuentres pareja o que cumplas tu objetivo de acostarte con tantas chicas como puedas.

El negocio de Tinder es la esperanza del 80% de sus usuarios: los hombres.

Lo que quieren es que no perdamos la esperanza. Idealmente haciendo deslices de perfiles para siempre.

  • Bumble facturó $900 millones el año pasado. Casi mil millones de dólares16“Bumble Revenue and Usage Statistics (2023).” 2023. Business of Apps.‌.
  • Tinder está a punto de llegar a los 2.000 millones de dólares ($2 billones americanos)17“Tinder Revenue and Usage Statistics (2023).” 2023. Business of Apps.‌.
  • Hinge que es más nueva se les empieza a acercar, estando sobre los $300 millones nada más habiendo empezado18“Hinge Revenue and Usage Statistics (2023).” 2023. Business of Apps.‌.

Y hay muchas más. Si combinamos todas sus facturaciones, nos sale una industria increíblemente poderos .

Así que recordemos: las aplicaciones de citas son negocios multimillonarios, haciendo que el centro de nuestro interés no sea que disfrutemos de las relaciones personales, sino hackear el sistema para hackearnos nuestro bolsillo.

Yo confieso que he llegado a dejarme pasta en versiones Premium de Tinder como Platinum o Gold.

Te vas a viajar y quieres geolocalizarte, o dices no querer perder tu tiempo y quieres ver quien te ha gustado ya.

Pero volvemos a lo de siempre, el interés es que sigamos enganchados a la aplicación, y que paguemos. Dándonos migajas para sentir que está funcionando.

Tinder crea malas dinámicas de relaciones

A todo esto, nadie te está garantizando que esta conversación vaya a ser fructífera, por muchos trucos de Tinder que funcionen.

Yo tengo la teoría que cuanto más rápido empieza algo, más rápido terminará.

Algo que se cumple a la perfección en Tinder y las otras apps de citas.

Es el efecto Lindy de Taleb, que nos dice que cuanto más tiempo lleve existiendo algo, más probabilidades hay de que perdure en el tiempo.

efecto lindy de taleb

Seguro que has conocido a alguna tía que te gusta, tú a ella también le has hecho tilín y ya parece que tengas que quedar con ella cada dos días o se te va a escapar.

La cultura de las citas ahora es un ya, ya, ya. Que es a lo que nos ha acostumbrado las redes.

Las apps de citas promueven una «base cero» para conocer a alguien, haciendo que no haya fundamentos ni para que tengas que hablar con esta persona, ni para que tengas que contestarle.

Algo que podemos decir que es cierto incluso después de una primera cita.

Al final es una interacción entre 2 personas y en un app de esta, no has demostrado ninguna cualidad especial.

Es por esto que te puedes encontrar con:

  • Que la chica te saca el match sin venir a cuento.
  • Que si no le hablas tú ella no te va a hablar.
  • Que si le pides de quedar muy rápido sea un problema, pero que si vas demasiado lento y alargues la conversación… también lo sea.
  • Que puedas llegar a quedar un día y una hora para tener una cita, pero que al mismo día o un rato antes te diga que «se ha puesto enferma» o que no pueda… y esta cita nunca suceda.
  • O que te lleves un unmatch en vez de una excusa.

Quizás me estás escuchando y estás asintiendo con la cabeza pero ninjas de la vida, no vamos a ser hipócritas.

No es exclusivo de las mujeres.

¿Os imagináis hacer cada uno de estos puntos en persona, en la vida real? (…) No lo haríamos. Nos tomamos estas libertades porque estamos en la comodidad de nuestro hogar, y como no hay una conexión física (o más bien dicho, próxima) y mucho menos emocional con la otra parte, no nos importa decir algo online que le pueda sentar mal a la otra persona… porque no estamos ahí.

Por esto no estamos pensando constantemente en los niños de África. Porque no estamos ahí. No lo vemos. Parece de una película.

Tinder impide tu crecimiento personal

Y aquí está exactamente el siguiente punto:

No promueve una dinámica sana de las relaciones sentimentales.

En Tinder hay una descorrelación total de la vida real con la virtual. Similar a la redes sociales, ¿no?

¿Qué sucede cuando alguien se pasa el día mirando contenido de las redes? Que el algoritmo le crea una percepción de la realidad… que en el fondo es totalmente falsa.

Mi teoría es que en la fase inicial del cortejo, es el momento que es más relevante e importante todo lo que el hombre tiene que hacer para pedir salir a la chica y tener el primer par de citas.

Se lo comentaba a mi amigo Juan el otro día.

Nos acordamos de esas palpitaciones, manos frías y sensación adrenalina cuando queremos besar por primera vez a esa chica que te gusta. Pero también vivimos todo esto, (que en el fondo son distintas formas de cómo expresamos el miedo a ser rechazados), lo vivimos ya no sólo lanzándonos a por el beso, pero cuando le pedimos salir a una chica o le confesamos que nos gusta… en persona.

Si no sientes todo esto es porque la chica te pone a nivel físico, pero no te gusta a nivel emociona, por esto os quiero hacer una pregunta a cada uno de vosotros.

¿Cuando es la última vez que le preguntaste para salir a una chica… en persona?

¿Cuando es la última vez que le dijiste lo que sentías a una chica… en persona?

Todo este «cóctel hormonal» nos sigue allá dónde vamos cuando hacemos match. Pero no de Tinder, sino match de un pensamiento que tenemos con un acción que tomamos.

De aquí viene la autoconfianza.

De emparejar las acciones con lo que pensamos.

En cambio, quiero que te plantees una cosa, querido ninja de la vida.

Tú al igual que yo recordarás cada una de estas situaciones. Seguramente lo recordarás toda tu vida. Cuando le dijiste a una mujer que te gusta o cuando simplemente le pediste salir de forma genuina porque te importaba mucho lo que iba a decir. Porque te importaba de verdad. Porque querías que dijera «sí».

Pero…

¿Recuerdas algún momento concreto en el que hayas pedido a una chica de Tinder tener una cita?

¿Verdad que no?

No se crea ningún momento épico en la memoria.

No sientes nada porque sabes que si te dice que no le vas a pedir a otra. Ella también sabe que si te dice que sí, o que no, o que si no le gustas en al cita, puede elegir entre sus cientos de matches.

Incluso aunque el hombre medio tenga pocos matches, el hecho de no acordarnos de momentos culminantes en una relación (sea seria o pasajera), tendría que ser una pista suficiente para entender que nos están hackeando el sistema de recompensas. La dopamina, endorfinas y hormonas no están presentes al pedir salir a una desconocida por app porque… no es de verdad.

Y se lo que algunos me vais a decir…

Algunos me argumentaréis que se pueden combinar ambas cosas: hacer cosas en la vida real + usar Tinder, pero personalmente no estoy de acuerdo.

Tinder incentiva a que pierdas el tiempo

Os puedo asegurar que Tinder es de las pérdidas más grandes de tiempo.

No estoy hablando de usarlo como causa de procrastinación mientras se está usando la app. Que te va dando chutes de dopamina igual que lo puede hacer mirar vídeos cortos en internet.

sistema de recompensa cerebral dopamina

No.

Me refiero a las propias citas que vamos consiguiendo.

Pensadlo un segundo.

Estamos yendo a una cita en la que no sabes si habrá conexión emocional con al chica.

En cambio cuando conocemos o pedimos salir a alguien en person y después le pedimos el contacto, ya lo hacemos sabiendo lo que hemos «conectado» con esa persona o no.

Lo hacemos sabiendo de entrada si hay feeling. Un feeling físico seggsual. Un feeling emocional. Lo que sea.

A mi sentir este tipo de conexión me fascina y hablaremos de ella pronto porque quiero entender qué sucede psicológicamente. Como puede ser que dos cerebros que físicamente están separados (aunque cerca), desde el minuto uno  de hablar ya saben que estén en la misma sintonía.

Este tipo de conexión sólo la podemos sentir en persona.

Si la sientes, lo más probable es que la otra persona también la sienta y a partir de aquí puede tener sentido tener una cita.

Pero con Tinder nos estamos saltando un paso de la cita. El primero y el más importante. Estamos quedando antes de ver si existe esta conexión y esto se traduce en… una potencial pérdida de tiempo.

¿Cuantas veces has llegado a una cita, y al ver la chica sabes instantáneamente que no te gusta? Que no quieres nada con ella.

¿Y cuántos de vosotros le habéis dicho con educación un «mira, no eras lo que esperaba, me vuelvo a casa…».

Algunos de vosotros se que sí, pero a la mayoría nos sabe mal y nos terminamos chupando como hora y media de cita pensando algo tipo «pobre, tiene que engañar a la peña de Tinder porque no debe tener mucha compañía…»

Quizás no es que no te parezca atractiva. Quizás no es fea. Quizás no te ha engañado con las fotos, pero hay un «algo» que sabes que no te va a poder atraer nunca. O no se ha creado un feeling.

¿Y que haces?

Te comes la cita.

Si tienes cosas importantes que hacer, igualmente encontrarás tiempo para tener citas con alguien que te gusta de verdad, pero a efectos prácticos usar Tinder es jugar a la ruleta rusa cada vez que una te dice que sí quiere queda.

Esto en un momento de mi vida que los líos de una noche ya no me dicen nada, y llegar a una cita, que no haya conexión inicial (ni siquiera física), y decirme a mi mismo «pues venga, ya que estoy aquí me lanzo a saco…», es algo que ya no quiero.

Porque a efectos prácticos los «ONS» (líos de una noche) para mí ahora mismo no dejan de ser otra manera de perder el tiempo.

Tinder promueve las ONS (líos de una noche)

Si ves «ONS» en Tinder significa One Night Stand que en español se traduce como «ligues de una noche».

Por cierto que los datos dicen que 1/3 de los usuarios en Tinder no están solteros…

Y adivina qué le interesa promover a Tinder, ¿las relaciones serias o los líos de una noche?

Pues claro que las apps de citas promueven los rolletes corto, si el negocio de Tinder está en que mantengas la esperanza. A que vuelvas a usar la aplicación.

No está en su interés que encuentres pareja. Lo que les interesa es que vuelvas.

Sería difícil que volvieras si hicieras match con alguien que te gusta de verdad y empezarais una relación… que no digo que no suceda, pero el uso promovido en la aplicación son citas rápidas y frecuentes.

Frecuentes con distintas personas.

Que por cierto, comparado con cuando empecé a usar Tinder hace unos años, la cantidad de gente que se describe con «mente abierta» o en algún tipo de relación se ha multiplicado enormemente.

Y claro empiezas a mirar más estadísticas y ves que 1/3 de los usuarios que usan apps de citas no están solteros19Yang, Angela. 2023. “Most Tinder Users Are Already in a Relationship, New Survey Finds.” NBC News. NBC News.‌.

Que si compartes estas dinámicas perfecto, pero para la gente que es monógama…

No sé. Encuentro interesante que las mujeres con las que he conectado más, los valores acostumbran a estar a la par con los míos cuando las he conocido más.

O sea con a penas una frase o dos tenéis muy buen feeling, y cuando las he conocido más como persona nunca me han dicho «ah pues me va el poliamor».

Hay algo ahí. Mental. De frecuencias cerebrales o algo. Os lo juro que investigaré más…

Quizás soy un romántico perdido. También es una posibilidad.

Tinder engaña tu percepción de la realidad

Cuando recuperé mi mojo/s3xs appeal, ¿sabéis lo que encontré más espeluznante al pensar en Tinder?

Que el tipo de mujeres con las que estaba teniendo citas, conmigo, con un tío de atracción media como yo, eran el tipo de mujeres que nunca hubiera conocido por Tinder.

Volviendo a las ex parejas reales (no la ex hipotética el podcast de la que siempre hago broma), me di cuenta que habían sido mucho más atractivas de la media de matches que yo había tenido nunca en Tinder (salvo alguna excepción).

Este es mi punto: tu media de las chicas que potencialmente puedes conocer en las aplicaciones, no es la media real en la escala de atracción a la que puedes aspirar.

La mayoría de hombres pueden aspirar a bastante más que a los matches que tienen en Tinder.

Algo que sucede exactamente por lo que hemos visto.

Que las mujeres usando Tinder encuentran que el 80% de los hombres estaban por debajo de la media de atracción20Kincaid, Jason. 2009. “OkCupid Checks out the Dynamics of Attraction and Your Love Inbox.” TechCrunch..

Solo uno de cada 100 perfiles es gustado por más del 80% de las mujeres21 Roshchupkina, Olga, Olga Kim, and Eun-Ju Lee. 2022. “Rules of Attraction: Females Perception of Male Self-Representation in a Dating App..

estudio atracción mujeres tinder

Con estos datos podríamos empezar a concluir que aunque no hay reglas universales de atracción, si hay patrones universales en rechazar matches.

En cambio quizás conoces esa mujer en un evento social, o por la calle, y hay una conexión emocional desde el principio que es lo que le haría decirte que sí a un café contigo si le pidieras salir.

Porque en Tinder le estamos dando a las mujeres sólo un motivo para quedar contigo: tú atractivo físico. Los otros motivos como el poder adquirido, no se puede sacar a relucir por las apps de citas.

Entonces no es difícil imaginar, que un hombre que pasa suficiente tiempo en estas aplicaciones, y los algoritmos deciden que sólo puede aspirar a este tipo de mujeres, pues que termine adoptando ese nivel de mujeres como su nueva realidad.

Si usas Tinder, Hinge, Badoo, Bumble o lo que sea, te creas una imagen de ti mismo del tipo de mujeres a las que puedes aspirar que no es real.

Es la que el algoritmo ha decidido que en su app puedes aspirar.

Entonces llega el día que quizás tengas la suerte de tener una conexión emocional enorme con una chica que justo acabas de conocer, pero que está muy por encima de tu escala de atractivo en comparación con tus match de Tinder, no de lo que tu realmente puedes aspirar.

Y no te lo crees.

Vienen las inseguridades porque hay una descorrelación total entre las decenas de citas de Tinder a las que ya has ido y ella. Esa chica de verdad.

Entonces piensas, ¿para qué le voy a pedir salir? ¿Para que pasar por todo esa montaña rusa de emociones incómodas si está muy por encima mío?

Tinder elimina la necesidad de tomar acción

Por esto mi hipótesis es que Tinder juega en contra tuyo no sólo por todas las estadísticas, sino porque te dirás a ti mismo que en vez de entrarle a la que te gusta que te parece «demasiado para ti», siempre puedes volver a casa (arrepintiéndote de que no le has pedido salir en persona, claro), y hacer unos cuantos swipes más, ¿no?

Esto nos lleva a hacer lo opuesto a uno de los pilares que crean un hombre de alto valor

La toma de acción.

Las apps de citas aniquilan el impulso del hombre de correr riesgos y conocer mujeres en la vida real.

Si en la vida real te estás demostrando a ti mismo (tomando acción) que en una escala de atracción puedes aspirar a un 8, si el algoritmo de Tinder te hace aspirar a un 5, mi hipótesis es que si combinas tanto Tinder como entrar en la vida real, tu subconsciente hace una media a la baja.

Encima la aplicación te está bombareando esta información constantemente, lo que hará que lo tengas mucho más presente que las interacciones virtuales del día a día, que las reales que tienes esporádicamente, que nos vienen con menos volumen (aunque sean de más calidad).

¿Quien crees que ganará en tu subconsciente? ¿La vida real o la app creada para hackearte el sistema de recompensas?

Por esto siempre he alegado que un montón de hombres se beneficiarían de hacer daygame.

Durante siglos, el cortejo humano ha funcionado de esta manera: el hombre toma un riesgo yendo a hablar con una mujer. El tío no sabe si ella estará interesada o si está con otro. No sabe cómo reaccionará. Y aún así… va a hablar con ella.

El rechazo está muy presente en todo momento.

Puede que la interacción vaya bien o puede que no, pero el hombre que toma un riesgo cada vez se hará más resiliente al rechazo. Curtirá su confianza.

En cambio, Tinder simplemente remueve la capacidad de ser rechazado… en teoría.

Lo enmascara con los swipes haciendo que lo que pueda sonar como una ventaja, en verdad juegue en nuestra contra como hombres.

Mirad.

Cuando le he pedido salir en persona a una chica, o incluso cuando le he preguntado en persona si estaba saliendo con alguien (demostrando así mi interés de una forma algo más indirecta), sea lo que sea lo que la chica me haya contestado me he vuelto a casa con una sonrisa.

¿Por qué?

Porque he tomado acción.

Lo que pensaba o sentía (que me gusta esa mujer) sea ha alineado con mis acciones en la vida real (pedirle salir o preguntarle o intentar besarla).

Usar las aplicaciones no hace menos asertivos porque tenemos que enfrentarnos menos a menudo al rechazo.

Las aplicaciones de citas están construyendo una sociedad en las que los hombres nos achantamos para conocer mujeres y en la que las mujeres se acomodan a seleccionar hombres en la pantalla de su teléfono como si estuvieran haciendo la compra online.

Tinder te puede dar match pero no hablan

¿A caso le podemos llamar «interacción» a lo que sucede en Tinder?

Estamos usando el peor formato para empezar una interacción. No sólo virtual, sino que es el maldito texto.

Una de las cosas que decimos en el curso de «texting» de la Universidad Ninja (en uno de los cursos de seducción) para los miembros que forman parte de la comunidad, es que ligando de día o de noche, los mensajes de texto no son para ser un maldito payaso, ni siquiera para demostrar ningún tipo de valor.

No.

Los mensajes sólo deben servir como medio para quedar. Como una herramienta. No para seducir o atraer.

Entonces nos encontramos delante de una paradoja.

¿Cómo puedes atraer con el recurso que se usa una vez ya has atraído? Es como querer pescar una caña de pescar con un pescado. Lo estás haciendo al revés.

Ya, ya.

La metáfora no sirve porque con Tinder si que vas pudiendo quedar con las chicas de vez en cuando, pero se entiende lo que quiero transmitir.

El 70%-90% de la comunicación es no verbal22Advaney, Martina. 2017. “To Talk or Not to Talk That Is the Question! – Youth Time Magazine.” Youth Time Magazine.‌23“How Much of Communication Is Nonverbal? | UT Permian Basin Online.” 2020. The University of Texas Permian Basin | UTPB.‌. ¿Vas a intentar ir en contra de la máxima eficiencia humana?

Me acuerdo de ver una entrevista de una mujer joven donde explicaba que siempre le había gustado hacer jabones o cosméticos en casa y que un día le explotaron en la cara y se quedó ciega.

Cuando le preguntaron qué es lo que más echaba de menos de cuando tenía visión, sin pensárselo dijo «las miradas».

La magia de las citas, no es pedir salir a todos, sino pedir salir a las que hay ese feeling, que puedes saber que está ahí por una sola mirada. Una conexión que sabes que tenéis por la subcomunicación que ocurre exclusivamente en persona.

Y este es el propósito tanto de conocer chicas de día por la calle haciendo daygame, de noche en la disco, o ligando en el gimnasio.

En última instancia no es sacar un montón de volumen de número o Instagram, sino 1) ver con cuales tienes esta conexión que no sabemos exactamente como explicar, o 2) desensibilizarnos del rechazo siendo muy rechazados entrando a todas.

Razones para SÍ abrirse Tinder

Esta es en la etapa en la que estoy yo, y entiendo que habrá otros hombres que no la compartirán. Que quizás sientan que necesitan más experiencia, lo cuál no tengo nada en contra. Estoy seguro que en un momento dado Tinder me ha servido. Por ejemplo:

  • Si has estado mucho tiempo fuera del mercado y necesitas tantear el terreno de las primeras citas, aunque tendrás que darle mucha caña porque se estima un 1-2% de citas entre los matches que se tengan24Gerrard, Brayden. 2018. “117 Days of My Tinder Profile in Data – towards Data Science.” Medium. Towards Data Science.‌.
  • Para crear cierta tolerancia a las prácticas de las que hemos hablado antes: el ghosting, las excusas baratas… al principio te puede dar rabia pero cuando te lo han hecho 100 veces ya ves que no es personal.
  • Para probarlo y ver de qué va.

El problema es que es muy fácil caer en la tentación, una tentación que me recuerda a un tema el pasado noviembre… el NoPor.

Hacerse Tinder: ¿sí o no?

Mi opinión sobre Tinder es la misma a mi opinión que tengo de la pornografía (#377).

Si el p0rn0 prostituye las relaciones sexuales (ya sea de pareja o casuales) entonces Tinder prostituye las relaciones sentimentales y las citas.

H0de todo lo que viene antes de acostaros.

Son el combo de control masculino perfecto.

Pero mientras que el NoPor está bien documentado por la ciencia con cientos de estudios de por qué es malo (#368), los efectos al largo plazo de Tinder aún no son tan concluyentes, aunque esas estadísticas del principio ya nos daban un buen indicador.

Poder decir «no nos conocimos por Tinder»

En una cafetería de Letona una chica estaba leyendo el libro de Homo Deus y le hizo de los peores abridores.

Le dije algo tipo «espero que no seas tan pesimista como lo que estás leyendo».

O cuando le pedí salir a una chica de mi clase en Ucrania.

Seguramente me temblaba la voz de todo lo que me gustaba, y la chica se rió pero me dijo que sí.

O una americana en Estonia que me sonrió al cruzarnos y tuve que girarme, correr para alcanzarla y decirle «no me puedes mirar a sí y no decir hola».

Hicimos broma sobre si se había traído los cocodrilos de Tejas y las armas, quedamos varias veces y tuvimos un par de días mágicos antes de que se fuera.

No me va a parecer un contrato de Hollywood en la mesa para rodar una película sobre como conocí a estas chicas, pero son mis interacciones imperfectas que harán que las recuerdo seguramente toda mi vida.

En cambio, no recuerdo los mensajes que me he mandado con las chicas de Tinder.

Recuerdo con las que quedé a través de la app y hubo una muy buena conexión. Pero a nivel estadístico ya no me vale la pena dedicar 2 horas de mi vida a conocer una persona que desde el primer minuto ya vi que no iba a haber ningún tipo de conexión.

Siempre habrá muchas más.

Y siento mucho decirlo, pero los que me digan «ya Pau, pero yo lo que quiero ahora es frungir sin parar». Pues perfecto, pero te puedo asegurar una cosa.

En algún momento dejarás de querer hacerlo.

O dejarás de hacerlo cuando no te aporten porque de nuevo, nos engañamos diciéndonos que tenemos una cuenta de Tinder para no perder la práctica o algo así, pero que en realidad la estemos utilizando para ir aumentando el número de chicas en una lista que en el fondo… no tiene fondo.

Que es interminable.

Y como un pozo sin fondo, ver el final de algo así es difícil de ver. A veces no sabes ni a que altura del pozo estás y tienes que hacer un esfuerzo bestial para salir de este pozo.

Bibliografía: fuentes, referencias y notas

Pulsa aquí para plegarlas/desplegarlas.
  • 1
    Holtzhausen N, Fitzgerald K, Thakur I, Ashley J, Rolfe M, Pit SW. Swipe-based dating applications use and its association with mental health outcomes: a cross-sectional study. BMC Psychol. 2020 Mar 4;8(1):22. doi: 10.1186/s40359-020-0373-1. PMID: 32127048; PMCID: PMC7055053.
  • 2
    Portingale J, Fuller-Tyszkiewicz M, Liu S, Eddy S, Liu X, Giles S, Krug I. Love me Tinder: The effects of women’s lifetime dating app use on daily body dissatisfaction, disordered eating urges, and negative mood. Body Image. 2022 Mar;40:310-321. doi: 10.1016/j.bodyim.2022.01.005. Epub 2022 Feb 1. PMID: 35121567.
  • 3
    Rodgers, R.F., Campagna, J., Attawala, R. et al. In the eye of the swiper: a preliminary analysis of the relationship between dating app use and dimensions of body image. Eat Weight Disord 25, 1469–1473 (2020).
  • 4
    Lenton-Brym AP, Santiago VA, Fredborg BK, Antony MM. Associations Between Social Anxiety, Depression, and Use of Mobile Dating Applications. Cyberpsychol Behav Soc Netw. 2021 Feb;24(2):86-93. doi: 10.1089/cyber.2019.0561. Epub 2020 Oct 12. PMID: 33047973.
  • 5
    Tyson, Gareth & Perta, Vasile & Haddadi, Hamed & Seto, Michael. (2016). A First Look at User Activity on Tinder.
  • 6
    Barnett, Liam. 2021. “Tinder Statistics 2023 & Fun Facts That You Didn’t Know Before.” DatingZest.‌
  • 7
    Editor. 2019. “Online Dating Trends: Men Outnumber Women on Tinder by 9 to 1 ( While Grinder Wins for Age Diversity).” Netimperative‌
  • 8
    worst-online-dater. 2015. “Tinder Experiments II: Guys, Unless You Are Really Hot You Are Probably Better off Not Wasting Your Time on Tinder — a Quantitative Socio-Economic Study.” Medium.
  • 9
    worst-online-dater. 2023. “Tinder Experiments — Answering Questions and Criticisms Part II: A Response to a Criticism That Mostly Turned into a Long Post about OKCupid Data from 2009 and 2014.” Medium.‌‌
  • 10
    “La Evolución de La Pareja En España: Del Rito Del Matrimonio Para Toda La Vida a La Diversidad de Relaciones Basadas En El Pacto Privado Y La Aceptación de La Ruptura Y El Re-Emparejamiento – Fundación BBVA.” 2022. Fundación BBVA.‌
  • 11
    U.S. Tinder User Ratio By Gender 2020 | Statista”. 2021. Statista.
  • 12
    Tinder Made $1.2 Billion Last Year Off People Who Can’T Stop Swiping”. 2021. The Verge.
  • 13
    Campbell, Patrick. 2021. “Why Tinder’s Charging Older Users More, And Why It Makes Perfect Sense
  • 14
    Tinder Paid Dating Subscribers 2020 | Statista”. 2021. Statista.
  • 15
    “Tinder Revenue And Usage Statistics (2020)”. 2021. Business Of Apps.
  • 16
    “Bumble Revenue and Usage Statistics (2023).” 2023. Business of Apps.‌
  • 17
    “Tinder Revenue and Usage Statistics (2023).” 2023. Business of Apps.‌
  • 18
    “Hinge Revenue and Usage Statistics (2023).” 2023. Business of Apps.‌
  • 19
    Yang, Angela. 2023. “Most Tinder Users Are Already in a Relationship, New Survey Finds.” NBC News. NBC News.‌
  • 20
    Kincaid, Jason. 2009. “OkCupid Checks out the Dynamics of Attraction and Your Love Inbox.” TechCrunch.
  • 21
    Roshchupkina, Olga, Olga Kim, and Eun-Ju Lee. 2022. “Rules of Attraction: Females Perception of Male Self-Representation in a Dating App.
  • 22
    Advaney, Martina. 2017. “To Talk or Not to Talk That Is the Question! – Youth Time Magazine.” Youth Time Magazine.‌
  • 23
    “How Much of Communication Is Nonverbal? | UT Permian Basin Online.” 2020. The University of Texas Permian Basin | UTPB.‌
  • 24
    Gerrard, Brayden. 2018. “117 Days of My Tinder Profile in Data – towards Data Science.” Medium. Towards Data Science.‌

¿Te ha gustado la publicación?
Divulga conmigo compartiéndola en:

compartir en instragram compartir en twitter compartir en tiktok compartir en youtube

  • spotify
  • apple podcast
  • youtube

¿Te ha gustado la publicación?
Divulga conmigo compartiéndola en:

compartir en instagram compartir en tiktok compartir en twitter

Mira mis otros artículos sobre: Relaciones
O si quieres ser más específico:,

Conviértete en un lector premium

Si te gustan mis publicaciones abiertas, te encentará la suscripción premium con acceso a:

  • Boletín privado
  • Secciones desbloqueadas
  • Artículos cerrados

Accede inmediatamente a mi contenido cancelado por los medios sobre ideas, datos y corrientes sobre salud ancestral, estrategia de inversión, mi cartera personal, mentalidad, psicologa, impuestos y estilo de vida.

Ser lector premium

Acceder a mi cuenta

pau ninja sketch

Pau

Investigo, experimento y divulgo. Multipotencial con curiosidad intelectual "secuencial": mis pasiones e intereses van a épocas. Como una mamá pájaro, engullo información y la vomito en pedazos coherentes de contenido vía blog y podcast para otros ninjas de la vida. ISNI: 0000 0005 1425 6653

Suscríbete