pau ninja logo

Impuesto de procrastinación
el (auténtico) coste de tu falta de foco

Lo más probable es que no termines de leer esto hasta al final. No porque no te guste (vamos, no te mientas, te encanta el contenido ninja), sino porque te habré perdido en otra pestaña o vídeo más llamativo.

Por esto el contenido corto de las redes sociales, hecho para que sea altamente adictivo, nos ha robado literalmente segundos de memoria a corto plazo1Ophir, E. Nass, C., & Wagner, A. (2009). Cognitive control in media multitaskers. Proceedings of the National Academy of Sciences, 106(37)2Wintour, P. (2009). Facebook and Bebo risk of ‘infantilising’ the human mind. Guardina. Retrieved from http://www.guardian.co.uk/uk/2009/feb/24/ social-networking-site-changing-childrens-brain.

Buscamos ser productivos para poder alcanzar el estado de flow (#486) y que nuestros proyectos vayan rodados, pero nos perdemos en una procrastinación cada vez más abundante y suculenta.

La ironía de la procrastinación es que la angustia que sentimos evitamos lo que nos hemos dicho que tenemos que hacer, acostumbra a ser peor que la angustia de hacer lo que hemos estado evitando.

Me recuerda a hacer daygame.

Queriendo a entrar a una desconocida y un montón de pensamientos te vienen a la cabeza para no hacerlo. Tus propios pensamientos te sabotean porque lo que imaginas siempre es mucho peor a la realidad.

No me extraña después ver estudios en los que se verifica que casi el 70% de las personas preferirían recibir una pequeña descarga eléctrica antes que quedarse en una habitación a solas con sus propios pensamientos3Wilson TD, Reinhard DA, Westgate EC, Gilbert DT, Ellerbeck N, Hahn C, Brown CL, Shaked A. Social psychology. Just think: the challenges of the disengaged mind. Science. 2014 Jul 4;345(6192):75-7. doi: 10.1126/science.1250830. PMID: 24994650; PMCID: PMC4330241..

Qué es procrastinar

Procrastinar es el acto de posponer innecesariamente decisiones o acciones.

Por ejemplo decimos que procrastinamos cuando dejamos una tarea con fecha límite hasta el último momento por ninguna razón específica, cuando hubiera sido mucho mejor para nuestra salud mental hacerla mucho antes.

Porque no nos engañemos… teníamos tiempo de sobra.

La Ley de Parkinson en la productividad

En realidad esta es la llamada Ley de Parkinson, que igual que la enfermedad también te da temblores sólo de pensarlo.

La Ley de Parkinson es un término acuñado en 1955 por Northcote Parkinson en un artículo que publicó en The Economist donde explicaba la historia de una señora que lo único que se ha planeado hacer en todo el día es mandar una postal4Parkinson’s Law Publication: The Economist Publisher: The Economist Group Limited Date: Dec 31, 1969. Una tarea que le tomaría 3 minutos pero en la historia se pasa 60 minutos buscando las gafas, 30 minutos haciendo tareas de casa…

Se entiende la idea.

ley de parkinson

Al final tarda todo el día en hacer una cosa tan simple que le hubiera tomado 3 minutos.

La Ley de Parkinson dicta pues que nuestras tareas, acciones, proyectos se expandirán hasta que podamos ocupar el tiempo completo que tenemos destinado a su realización.

Es decir que si hoy tienes una nueva tarea y tienes 3 días para terminarlo, según la Ley de Parkinson las mentes de la mayoría de personas nos jugará malas pasadas para que completemos ese proyecto en 3 días.

Lo mismo si tuviéramos una fecha límite de 3 meses… tardaríamos 3 meses aunque a efectos prácticos nos tomara 1 semana a ritmo calmado por hacer.

¿Por qué?

Porque procrastinamos.

Tipos de procrastinación

  • El impostor: son los que hacen todas las tareas adicionales, secundarias que dicen que tienen que hacer, pero nunca se ponen manos a la obra con la tarea más importante del día. Son los que corren en círculos en vez de hacia adelante. Que sí, que sí. Que veo que te mantienes ocupado, pero… ¿que estás haciendo? Hacer muchas cosas no es lo mismo que hacer cosas relevantes. Este es el principal problema del falso productivo impostor. Se sienten bien de que están haciendo algo… hasta que termina el día.
  • El perfeccionista: es el que trabaja pero nunca termina. El que pasa horas y horas alineando los píxeles, o releyendo una y otra vez su libro o su código. Se pasa toda la vida contemplando y editando unos detalles que al final del día sólo él se daría cuenta. En el fondo es una manera de procrastinar que también te hace sentir bien, como si estuvieras haciendo. El problema es que como dicen, «lo perfecto es enemigo de lo bueno». ¿Qué prefieres? ¿Haber terminado 10 trabajos con un 80% de perfección bajo tus estándares? ¿O haber terminado uno o ninguno con el 100% de tus estándares propios? Ya sabemos cuál dará más resultados.
  • El estudiante: es el tipo de procrastinador que lee muchos libros, escucha muchos podcast, ve muchos vídeos pero casi nunca lo aplica en su vida real. En vez de atacar por una vez por todas a lo más importante del día, se pone a consumir información. El estudiante procrastinador se siente bien porque está aprendiendo. El problema es que debería estar haciendo. El conocimiento es poder, pero sólo si lo aplicamos. Es como comprarte una espada de rango S pero ser aún nivel B. Necesitas entrenar la habilidad para empuñarla.
  • El ansioso: es alguien que está muy motivado pero tiene una pésima habilidad de gestión del tiempo. Termina con mil y una tareas que hacer pero cero idea de prioridades, de estructura y de cómo atacar con orden lo que tiene hacer durante el día, la semana y el mes.
  • El soñador: es lo contrario al ansioso, pero otro procrastinador. También tiene mucha motivación y quiere conseguir cosas en la vida, el problema es que a pesar de tener unos sueños muy grandes no tiene ni idea de cómo alcanzar sus metas personales de largo plazo. Es el que no sabe por dónde coger la sartén, así que decide cogerla por todos lados a la vez… y se quema los dedos.
  • El distraído: es el tipo de procrastinador que necesita sí o sí una caja con temporizador para el móvil y todas las cosas las cosas que le distraen porque… aunque el tío tenga toda la motivación del mundo, tiene la mente poco curtida en la productividad. Tiene que trabajar un cerebro al que sólo se le ha dado gratificación instantánea durante toda su vida. Un tipo de procrastinadores que vemos más a menudo en las últimas generaciones, con mentes influenciadas por las redes sociales y aparatos adictivos desde edades muy tempranas.
  • La patata de sofá: son los vagos. Al contrario que el distraído esta gente no tendrá una motivación inicial para hacer nada con su vida. Son los que prefieren mirar Netflix todo el día y los que no escucharán el maravilloso podcast de Pau Ninja.

La procrastinación no es la pereza

Si entendemos que hay todos estos tipos de procrastinador distinto podemos ver que la mayoría de veces la procrastinación no es producto de la pereza.

Ni siquiera el procrastinador de patata de sofá lo es porque si este tío no viviera en un mundo rodeado de tecnología que lo atrapa, estaría como yo en el verano de 2001.

Tirado en el sofá gritándole a mi madre «mamaaaa, me aburrroooo».

¿Que hubiera hecho muy probablemente si hubiera tenido la edad que tengo ahora pero viviendo en esa época? Con nada que hacer, simplemente atacar a mis proyectos.

No lo digo yo, lo dicen décadas de investigación psicológica que finalmente han concluido5Clarry H Lay, At last, my research article on procrastination, Journal of Research in Personality, Volume 20, Issue 4, 1986, Pages 474-495, ISSN 0092-6566.6Steel, Piers. (2007). The nature of procrastination: a meta-analytic and theoretical review of quintessential self-regulatory failure. Psychol Bull 133: 65-94. Psychological bulletin. 133. 65-94. 10.1037/0033-2909.133.1.65. que:

La procrastinación es un problema funcional7Asikhia, Olubusayo. (2010). Academic Procrastination in Mathematics: Causes, Dangers and Implications of Counselling for Effective Learning. International Education Studies. 3. 10.5539/ies.v3n3p205. y emocional, no una consecuencia de ser vago.

Según estos investigadores sólo dejamos de hacer las cosas que tenemos que hacer por dos motivos primordiales, y de aquí derivan todos los demás:

Motivo funcional o emocional de procrastinación Ejemplo
Una ansiedad que se puede traducir en frustración por el hecho de pensar que no somos lo suficiente buenos. El impostor, el perfeccionista, el estudiante, el ansioso, el soñador…
Una falta de claridad por no saber qué pasos hacer exactamente teniendo dudas respecto a por dónde coger la sartén. El distraído, la patata de sofá…

Fijaros en esto: ansiedad8Rabin LA, Fogel J, Nutter-Upham KE. Academic procrastination in college students: the role of self-reported executive function. J Clin Exp Neuropsychol. 2011 Mar;33(3):344-57. doi: 10.1080/13803395.2010.518597. Epub 2010 Nov 25. PMID: 21113838. y falta de claridad9Rabin, Laura & Fogel, Joshua & Eskine, Kate. (2010). Academic procrastination in college students: The role of self-reported executive function. Journal of clinical and experimental neuropsychology. 33. 344-57. 10.1080/13803395.2010.518597. , no pereza.

De hecho los estudios han visto como es más probable que procrastinemos cuando la tarea es importante y transcendente para nosotros como individuos. Cuando nos involucramos, importándonos lo suficiente para que salga bien10Deemer, Eric & Smith, Jessi & Carroll, Ashley & Carpenter, Jenna. (2014). Academic Procrastination in STEM: Interactive Effects of Stereotype Threat and Achievement Goals. The Career Development Quarterly. 62. 10.1002/j.2161-0045.2014.00076.x. .

Motivos por los que procrastinamos

¿Sabes por qué no somos productivos cuando queremos serlo?

Estas son las causas de tu procrastinación.

Cambios de contexto entre tareas

Te lo digo claramente: por los cambios de contexto.

Un término que se originó en la informática para describir como los ordenadores hacen varias cosas a la vez corriendo varios procesos al mismo tiempo. Cambiando de tarea y volviendo a la anterior.

Pero nuestro cerebro no es un ordenador.

Cada vez que interrumpimos una tarea para hacer otra pagamos algo al que vamos a bautizar como «impuesto de productividad». Un impuesto que pagamos en forma tanto de tiempo como de atención.

Ejemplo gráfico: cuando grabo un episodio del podcast.

¿Os imagináis que lo grabara durante todo el día de forma separada?

Cada vez que me volviera a poner delante del micrófono tendría que ver en qué parte estoy del guión, qué he dicho y qué no, volver a preparar todo el set up, intentar vestir igual, que la decoración fuera la misma que las otras veces que he grabado…

Por esto se graba del tirón.

Por esto quieres hacer tu curro del tirón, porque este «impuesto de productividad» que se hace tan evidente en algo audiovisual pasa más desapercibido en el ordenador.

Tienes que terminar informes pero terminas abriendo pestañas para el email, ver Twitter, escribir…

cambios de contexto en la productividad

Si se de personas que llevan semanas sin cerrar el mil trillón de pestañas que han ido abriendo.

Cuando cambiamos de contexto y nuestra cabeza recibe tantos estímulos de una sola vez, nuestro cerebro reduce la marcha de la toma de decisiones.

Somos buenos en cambiar a mil procesos a la vez y como yo en la cama: hacerlo rápido.

Pensamos que estamos manejándonos perfecto con multitarea, pero la realidad es muy distinta.

Estar ocupado no significa ser productivo.

De hecho le toma a nuestra mente una media de 23 minutos y 15 segundos antes de volver a estar enfocada en la tarea en la que estaba hace un momento, «robando» un 40% del tiempo productivo total de esa persona11Mark, Gloria & Gudith, Daniela & Klocke, Ulrich. (2008). The cost of interrupted work: More speed and stress. Conference on Human Factors in Computing Systems – Proceedings. 107-110. 10.1145/1357054.1357072. 12Rubinstein, J. S., Meyer, D. E. & Evans, J. E. (2001). Executive Control of Cognitive Processes in Task Switching. Journal of Experimental Psychology: Human Perception and Performance, 27, 763-797..

Bueno.

En realidad nos robamos a nosotros mismos pero vemos que estos cambios de contexto nos hace pagar el impuesto de productividad que pagamos con una atención fragmentada entre todas las tareas, programas y pantallas.

Por esto por ahora nunca he tenido una doble pantalla.

Porqué hay estudios que aseguran que en ciertas situaciones se incrementa la productividad13The Large-Display User Experience,” by George Robertson, Mary Czerwinski, et al, 2005, Microsoft Research14The Multiple Display Market and Consumer Attitudes,” Jon Peddie Research, June 1, 2009, jonpeddie.com15Productivity and Multi-Screen Computer Displays,” Colvin, Tobler & Anderson; Rocky Mountain Communication Review vol. 2:1, Summer 2004, pages 31-5316Examination of Dual vs. Single Monitor Use during Common Office Tasks,” by Justin. W. Owens, Jennifer Teves, et al; Proceedings of the Human Factors and Ergonomics Society Annual Meeting, September 2012, vol. 56, no. 1, 1506-1510, en otros se ve como +70% de usuarios terminan abriendo más aplicaciones y cambiando de contexto aún más a menudo17Mavelink (2019), «How Much Time is Your Company Losing Switching Between Applications?».

Simplemente tengo miedo en saber en cuál de las dos cestas caería yo.

Arrastrar residuo de atención

Cuando estás haciendo la tarea que te has marcado como la tarea más importante del día, pero tienes el email abierto, de pronto recibes un nuevo mensaje y te dices: «no pasa nada porque lo que estoy haciendo tampoco es que sea urgente…»

Ahí has palmado.

Es lo que en la psicología de la productividad se llama residuo de atención.

Crees que la interrupción del email te ha sacado sólo 5 minutos, pero en el fondo te ha sacado mucho más. Cuando vuelves a esa tarea en realidad parte de la atención de tu cerebro sigue en ese email.

residuo de atención

Por esto hablamos de que has pagado un «impuesto de productividad», porque se ha visto como ir cambiando de contexto nos puede bajar la productividad en un 40%18Hyman Ira E. Jr., S. Matthew Boss, Breanne M. Wise, Kira E. McKenzie, Jenna M. . “Did you see the unicycling clown? Inattentional blindness while walking and talking on a cell phone”. Applied Cognitive Psychology, December, 2009..

Causado (como no) por los cambios de contexto.

Los que experimentan residuo de atención después de cambiar de tareas les baja el rendimiento en la siguiente tareas1919Leroy, Sophie, 2009. «Why is it so hard to do my work? The challenge of attention residue when switching between work tasks,» Organizational Behavior and Human Decision Processes, Elsevier, vol. 109(2), pages 168-181, July..

A más atención dividida, más difícil se hace concentrarse.

Si alcanzar la zona mental de trabajo profundo, uno de los estados de flow (#483), es precisamente un estado de consciencia al que sólo entramos después de haber dirigido la atención en algo que nos hace luchar un poco, y se genera una bola de nieve para poder entrar en esa zona, entonces…

fases para alcanzar el estado de flow

Si vamos cambiando de contexto y arrastrando residuo de atención, a efectos prácticos estamos haciendo lo opuesto a entrar en flow.

Nos estamos alejando cada vez más20Mark, Gloria & Iqbal, Shamsi & Czerwinski, Mary & Johns, Paul. (2015). Focused, Aroused, but so Distractible. 903-916. 10.1145/2675133.2675221. .

Lo que más me h0de es que lo terminamos haciendo sin darnos cuenta.

Queremos hacer muchas cosas al mismo tiempo

Sólo podemos retener de 3 a 7 trozos de información al mismo momento21Miller, G. A. (1956). «The magical number seven, plus or minus two: Some limits on our capacity for processing information». Psychological Review. 63 (2): 81–97. CiteSeerX 10.1.1.308.8071. doi:10.1037/h0043158. hdl:11858/00-001M-0000-002C-4646-B. PMID 13310704.. Como un malabarista al que si le pones algunas pelotas más se van todas al suelo.

Cada vez que cambiamos de contexto y vamos arrastrando este residuo, llenándonos la cabeza de nueva información, es como si sacáramos las pelotas con las que ya estábamos lanzando del medio.

En una encuesta a más de 1.000 trabajadores hasta se especuló que aquellas personas que trabajan mientras responden mensajes al mismo tiempo tenían una pérdida de cuociente intelectual de 10 puntos.

Lo que sería el equivalente a no dormir durante una noche y más del doble de fumar maría.

Aunque ya sabéis que no soy muy fan de llamar estudios a los cuestionarios, por mucho que se hagan en masa, sí que me ha hecho gracia ver otros experimentos donde se veía como las personas que hablaban por el móvil mientras caminaban se topaban con más personas por la calle y eran menos conscientes de lo que sucedía a su alrededor22Hyman Ira E. Jr., S. Matthew Boss, Breanne M. Wise, Kira E. McKenzie, Jenna M. . “Did you see the unicycling clown? Inattentional blindness while walking and talking on a cell phone”. Applied Cognitive Psychology, December, 2009..

Digo que me hizo gracia este experimento porque una de las cosas que los investigadores hicieron para ver si los sujetos se daban cuenta de lo que sucedía a su alrededor es que disfrazaron a alguien de payaso y le hicieron cruzar por ahí con un monociclo.

La estadística salía que si estaban ocupados hablando por el teléfono era menos probable que vieran o se acordaran del payaso.

Herramientas digitales diseñadas para interrumpirnos

Pero aunque sea involuntario hay toda una industria detrás que se lucra de que procrastines.

El hecho de que interrumpas tu trabajo es probable que sea por el hecho de ir a alguna red social que se va a lucrar con la publicidad del rato que vas a pasar mirando la pantalla.

Por poco rato que tengas.

Recordemos que estas empresas gigantes no sólo tiene supernecios trabajando para programar apps con buena usabilidad para el usuario… sino también equipos de psicólogos para hacer que sean lo más adictivas posibles.

Cada nueva app o herramienta que incorporamos en nuestros portátiles o móvil, significa una nueva red de colaboraciones, notificaciones, interdependencias y complejidades.

Más carne de cañón para que nuestro cerebro consuma más energía haga cambios de contexto y vaya arrastrando más residuo de atención.

Por esto yo abogo por la filosofía minimalista también en el mundo digital.

Personalmente pensaba que sólo con no responder cuando veía una notificación ya tenía más que suficiente, pero después vi un estudio de la Universidad de Florida de que incluso sin responder, ver ese nuevo mensaje o llamada perdida, desvía la atención del cerebro lo suficiente como para no enfocarse en cuerpo y alma a la tarea que tiene delante23Stothart C, Mitchum A, Yehnert C. The attentional cost of receiving a cell phone notification. J Exp Psychol Hum Percept Perform. 2015 Aug;41(4):893-897. doi: 10.1037/xhp0000100. Epub 2015 Jun 29. PMID: 26121498..

Porque el autocontrol es como un músculo al que podemos agotar por usarlo demasiado.

H0der.

Si mis bíceps se agotan con una sola serie.

Mirad si lo han hecho bien esos supernecios que estudios han visto sólo como por el hecho de tener el móvil a la vista el cerebro se siente atraído hacia él24Ward, Adrian & Duke, Kristen & Gneezy, Ayelet & Bos, Maarten. (2017). Brain Drain: The Mere Presence of One’s Own Smartphone Reduces Available Cognitive Capacity. Journal of the Association for Consumer Research. 2. 000-000. 10.1086/691462. .

Es lo mismo que las mujeres en el gimnasio. Siempre terminan rodeadas de tíos que casualmente les toca hacer los ejercicios a una zona próxima de dónde están ellas.

Por esto os recomiendo una de esas cajas para bloquear el teléfono o cualquier cosas con las que os acostumbráis a distraer.

Son unas cajas con un temporizador que hacen que no las puedas abrir hasta que ha pasado el rato que has puesto en el temporizador.

Premiamos la capacidad de respuestas inmediatas

Un estudio ha visto como más del 80% de los trabajadores tienen su email abierto en el fondo, en los camerinos de su ordenador y más del 70% responde en menos de 6 segundos cuando recibe un mensaje nuevo25Jackson, Thomas & Dawson, Ray & Wilson, Darren. (2003). Understanding email interaction increases organizational productivity. Communications of the ACM. 46. 10.1145/859670.859673..

distracciones que impiden concentrarse

Si incluso antes de la era de las aplicaciones como tenemos ahora, ya había estudios que indicaban que el trabajador medio tenia una media de 3 minutos de foco antes de cambiar de contexto26Gloria Mark (2004), Work fragmentation as common practice: The paradox of IT support.

Aquí ya no es por el sólo hecho de que se hacen estas apps lo más adictivas posibles, sino que es porque nuestra cultura premia la máxima rapidez en las respuestas.

Lástima que esta rapidez no se valore igual en la cama…

Lo digo por un amigo.

Porque si mandas un email al soporte, al equipo de algo que acabas de comprar o si tienes una duda, querrás que te respondan inmediatamente.

La paradoja es que aquí tanto el que contesta al instante como tú que estás esperando la respuesta, habréis cambiado de contexto. Arrastrando un buen residuo de atención.

Rebozamos de (demasiada) información

¿Y cómo no nos va a subir la ansiedad por procrastinar? Si hemos gastando toda nuestra energía siendo «inmediatos» pero en el fondo no hemos hecho nada relevant en todo el día.

Pero no es penséis que esto es cosa de la era en la que vivimos exclusivamente…

Aunque vale.

Necesitaríamos 3 vidas eternas para consumir toda información a la que estamos expuestos ahora, pero fijaros que el fraile dominico Vicente de Beauvais ya decía en el 125527Roetzel, P.G. Information overload in the information age: a review of the literature from business administration, business psychology, and related disciplines with a bibliometric approach and framework development. Bus Res 12, 479–522 (2019).:

«La multitud de libros, la brevedad del tiempo y lo resbaladiza que es la memoria no permite que todas las cosas que están escritas se puedan retener en la mente».

Si un fraile que lo único que hacía era consumir libros ya estaba ansioso por toda la información… hubiera tenido un ataque si hubiera vivido en los años 70.

Donde el ejecutivo medio recibía 1.000 comunicaciones al año.

Pero esto para nosotros es calderilla ninjas de la vida. Si actualmente los directivos de 2010 ya estaban recibiendo 30.000 notificaciones al año. Lo equivalente a una comunicación cada 4 minutos28https://www.okta.com/sites/default/files/Okta_BW_2019v3.pdf29(2016). Information Overload: Causes, Consequences and Remedies – A Study. Philosophy and Progress. 55. 49. 10.3329/pp.v55i1-2.26390. .

Pero según estadísticas es tan probable como que nos interrumpan de nuestro foco como el hecho de que seamos interrumpidos.

Lo que tiene todo el sentido del mundo si lo piensas.

Nuestro cerebro quiere novedad

Imagina que vuelves a la jungla.

Un entorno que no deja de cambiar constantemente y al que tú, tu cerebro y tu tribu os tenéis que ir adaptando a la misma velocidad porque el cerebro está hecho para querer novedad y adaptarse a ella a través de la llamada neutroplasticidad.

Básicamente las adaptaciones en respuesta a los cambios del entorno.

Algo que lógicamente también aplica con tecnología disruptiva, cultura y lo que sea que estimule nuestra necesidad de conectar con otras personas.

Acceder a información novedosa también lo es porque antiguamente en la jungla, si tenías información (de dónde estaba un nuevo río, la caza, los peligros), entonces eras un miembro de la tribu con alto valor porque esa información se beneficiaba todo el poblado.

Redes sociales, email, noticias o lo que sea, podría está genial, pero por como están estructuradas (adicción), ha ido disminuyendo el foco y las habilidades de procesamiento que los libros o los periódicos en papel de antaño habían creado para nuestra cabeza.

Normal que un estudio de Microsoft enseñara como hemos pasado de 12 segundos a 8 segundos de capacidad de atención30Gausby, A. (Spring 2015). Attention Spans (Download PDF). Microsoft Canada.31Pilieci, V. (May 12, 2015). Canadians now have shorter attention span than goldfish thanks to portable devices: Microsoft study. National Post..

A nivel porcentual es muy preocupante.

Un tratamiento para la procrastinación

Las decisiones que tomamos están basadas en emociones32Antoine Bechara and others, Emotion, Decision Making and the Orbitofrontal Cortex, Cerebral Cortex, Volume 10, Issue 3, March 2000, Pages 295–307.. Es nuestra corteza prefrontal la encargada de tomarlas. La parte pensante más rápida de nuestra cabeza. El llamado Sistema 1.

Y tiene todo el sentido del mundo que la naturaleza nos hiciera evolucionar así. Delante de una situación de vida o muerte no quieres estar pensando de forma lógica porque el león ya se estaría tomando un festín con tu carne.

El problema entonces es que cuando todas estas distracciones adictivas del entorno apelan al Sistema 1 (al sistema rápido), aparecen la ansiedad y/o falta de claridad que comentábamos al principio como problemas bases de la procrastinación.

O sea. En el fondo nuestro cerebro está inundado de Sistema 1 y no podemos apelar a nuestro pensamiento más racional (#476). Al Sistema 2.

Un truco muy simple que se usa cuando eres consciente de tu procrastinación es contar hasta 5 segundos.

Suena a una tontería, pero no es placebo.

Pensaba que lo era cuando Steve-O de J4ck4ss comentaba en un video que cuando hace alguna de sus locuras para la cámara y empieza a tener dudas, cuenta hasta 3 misisipis y entonces lo hace. Que haciéndolo así nunca se ha achantado de hacer nada en su vida.

Volví a pensar en esta historia cuando leí la neurociencia que hay detrás de algo así, y cuando lo volví a aplicar durante los veranos en nuestras sesiones de daygame.

Cuando vienen todos los miedos instintivos… cuenta a 5 segundos, las excusas sin sentido empiezan a disiparse y toda la racionalidad vuelve a aparecer.

Por cierto recomiendo contar a la inversa como si fuera un lanzamiento de la NASA. Es más motivante.

¿Y por qué funciona?

Esto es porque sólo por el hecho de contar el Sistema 2 se acopla a la corteza prefrontal ventrolateral que en lenguaje ninja se le llama los «frenos» del cerebro.

Estos segundos en voz alta que parecen una tontería enloquecida, estás haciendo trabajar la parte ventrolateral que hasta ahora estaba en el banquillo porque tu yo emocional estaba tomando las riendas.

Esto hace que el proceso del Sistema 1 se ralentice un poco y el Sistema 2 pueda tomar el volante aunque sea desde el asiento de copiloto.

Desgraciadamente no siempre somos conscientes que estamos procrastinando.

Somos el copiloto mirando el móvil.

Algunas veces sí nos damos cuenta y otras no, pero para esto lo trataremos a fondo próximamente. Para saber como hackear adecuadamente nuestro entorno y nuestro cerebro para hacer de la procrastinación un hábito del pasado.

Bibliografía: fuentes, referencias y notas

Pulsa aquí para plegarlas/desplegarlas.
  • 1
    Ophir, E. Nass, C., & Wagner, A. (2009). Cognitive control in media multitaskers. Proceedings of the National Academy of Sciences, 106(37)
  • 2
    Wintour, P. (2009). Facebook and Bebo risk of ‘infantilising’ the human mind. Guardina. Retrieved from http://www.guardian.co.uk/uk/2009/feb/24/ social-networking-site-changing-childrens-brain
  • 3
    Wilson TD, Reinhard DA, Westgate EC, Gilbert DT, Ellerbeck N, Hahn C, Brown CL, Shaked A. Social psychology. Just think: the challenges of the disengaged mind. Science. 2014 Jul 4;345(6192):75-7. doi: 10.1126/science.1250830. PMID: 24994650; PMCID: PMC4330241.
  • 4
    Parkinson’s Law Publication: The Economist Publisher: The Economist Group Limited Date: Dec 31, 1969
  • 5
    Clarry H Lay, At last, my research article on procrastination, Journal of Research in Personality, Volume 20, Issue 4, 1986, Pages 474-495, ISSN 0092-6566.
  • 6
    Steel, Piers. (2007). The nature of procrastination: a meta-analytic and theoretical review of quintessential self-regulatory failure. Psychol Bull 133: 65-94. Psychological bulletin. 133. 65-94. 10.1037/0033-2909.133.1.65.
  • 7
    Asikhia, Olubusayo. (2010). Academic Procrastination in Mathematics: Causes, Dangers and Implications of Counselling for Effective Learning. International Education Studies. 3. 10.5539/ies.v3n3p205.
  • 8
    Rabin LA, Fogel J, Nutter-Upham KE. Academic procrastination in college students: the role of self-reported executive function. J Clin Exp Neuropsychol. 2011 Mar;33(3):344-57. doi: 10.1080/13803395.2010.518597. Epub 2010 Nov 25. PMID: 21113838.
  • 9
    Rabin, Laura & Fogel, Joshua & Eskine, Kate. (2010). Academic procrastination in college students: The role of self-reported executive function. Journal of clinical and experimental neuropsychology. 33. 344-57. 10.1080/13803395.2010.518597.
  • 10
    Deemer, Eric & Smith, Jessi & Carroll, Ashley & Carpenter, Jenna. (2014). Academic Procrastination in STEM: Interactive Effects of Stereotype Threat and Achievement Goals. The Career Development Quarterly. 62. 10.1002/j.2161-0045.2014.00076.x.
  • 11
    Mark, Gloria & Gudith, Daniela & Klocke, Ulrich. (2008). The cost of interrupted work: More speed and stress. Conference on Human Factors in Computing Systems – Proceedings. 107-110. 10.1145/1357054.1357072.
  • 12
    Rubinstein, J. S., Meyer, D. E. & Evans, J. E. (2001). Executive Control of Cognitive Processes in Task Switching. Journal of Experimental Psychology: Human Perception and Performance, 27, 763-797.
  • 13
    The Large-Display User Experience,” by George Robertson, Mary Czerwinski, et al, 2005, Microsoft Research
  • 14
    The Multiple Display Market and Consumer Attitudes,” Jon Peddie Research, June 1, 2009, jonpeddie.com
  • 15
    Productivity and Multi-Screen Computer Displays,” Colvin, Tobler & Anderson; Rocky Mountain Communication Review vol. 2:1, Summer 2004, pages 31-53
  • 16
    Examination of Dual vs. Single Monitor Use during Common Office Tasks,” by Justin. W. Owens, Jennifer Teves, et al; Proceedings of the Human Factors and Ergonomics Society Annual Meeting, September 2012, vol. 56, no. 1, 1506-1510
  • 17
    Mavelink (2019), «How Much Time is Your Company Losing Switching Between Applications?»
  • 18
    Hyman Ira E. Jr., S. Matthew Boss, Breanne M. Wise, Kira E. McKenzie, Jenna M. . “Did you see the unicycling clown? Inattentional blindness while walking and talking on a cell phone”. Applied Cognitive Psychology, December, 2009.
  • 19
    19Leroy, Sophie, 2009. «Why is it so hard to do my work? The challenge of attention residue when switching between work tasks,» Organizational Behavior and Human Decision Processes, Elsevier, vol. 109(2), pages 168-181, July.
  • 20
    Mark, Gloria & Iqbal, Shamsi & Czerwinski, Mary & Johns, Paul. (2015). Focused, Aroused, but so Distractible. 903-916. 10.1145/2675133.2675221.
  • 21
    Miller, G. A. (1956). «The magical number seven, plus or minus two: Some limits on our capacity for processing information». Psychological Review. 63 (2): 81–97. CiteSeerX 10.1.1.308.8071. doi:10.1037/h0043158. hdl:11858/00-001M-0000-002C-4646-B. PMID 13310704.
  • 22
    Hyman Ira E. Jr., S. Matthew Boss, Breanne M. Wise, Kira E. McKenzie, Jenna M. . “Did you see the unicycling clown? Inattentional blindness while walking and talking on a cell phone”. Applied Cognitive Psychology, December, 2009.
  • 23
    Stothart C, Mitchum A, Yehnert C. The attentional cost of receiving a cell phone notification. J Exp Psychol Hum Percept Perform. 2015 Aug;41(4):893-897. doi: 10.1037/xhp0000100. Epub 2015 Jun 29. PMID: 26121498.
  • 24
    Ward, Adrian & Duke, Kristen & Gneezy, Ayelet & Bos, Maarten. (2017). Brain Drain: The Mere Presence of One’s Own Smartphone Reduces Available Cognitive Capacity. Journal of the Association for Consumer Research. 2. 000-000. 10.1086/691462.
  • 25
    Jackson, Thomas & Dawson, Ray & Wilson, Darren. (2003). Understanding email interaction increases organizational productivity. Communications of the ACM. 46. 10.1145/859670.859673.
  • 26
    Gloria Mark (2004), Work fragmentation as common practice: The paradox of IT support
  • 27
    Roetzel, P.G. Information overload in the information age: a review of the literature from business administration, business psychology, and related disciplines with a bibliometric approach and framework development. Bus Res 12, 479–522 (2019).
  • 28
    https://www.okta.com/sites/default/files/Okta_BW_2019v3.pdf
  • 29
    (2016). Information Overload: Causes, Consequences and Remedies – A Study. Philosophy and Progress. 55. 49. 10.3329/pp.v55i1-2.26390.
  • 30
    Gausby, A. (Spring 2015). Attention Spans (Download PDF). Microsoft Canada.
  • 31
    Pilieci, V. (May 12, 2015). Canadians now have shorter attention span than goldfish thanks to portable devices: Microsoft study. National Post.
  • 32
    Antoine Bechara and others, Emotion, Decision Making and the Orbitofrontal Cortex, Cerebral Cortex, Volume 10, Issue 3, March 2000, Pages 295–307.
  • spotify
  • youtube

Mira mis otros artículos sobre: Productividad

Boletín de píldoras multipotenciales

Cada domingo = 1 email (corto)
Leerás antes que nadie un cóctel combinado de:

  • Salud ancestral
  • Dinero y negocios
  • Mente y sociedad

* Ver política de privacidad

* Responsable: Micromedia LLC Finalidad: Gestión y envío información, artículos, textos y promociones a través del correo electrónico. Legitimación: Consentimiento como interesado. Destinatarios: Jamás ceredermos tus datos a terceros salvo obligación legal. Derechos: Podrás ejercitar tus derechos de acceso en cualquier momento, supresión, oposición, rectificación y demás derechos legalmente establecidos a través del enlace en el pie de cada correo que recibas de mi parte o contactando con mi equipo. Información adicional: Tienes toda la información legal al completo al pie de página de este mismo blog, en el enlace de políticas y legalidad.

pau ninja sketch

Pau

Investigo, experimento y divulgo. Multipotencial con curiosidad intelectual "secuencial": mis pasiones e intereses van a épocas. Como una mamá pájaro, engullo información y la vomito en pedazos coherentes de contenido vía blog y podcast para otros ninjas de la vida.

Suscríbete