Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Rey de la especulación
las lecciones del trader Jesse Livermore

▼Imagina haber llegado a amasar 100 millones de euros en los años 20-30.

El poder de compra traducido al valor de hoy sería de casi 2.000 millones (2 billions en EEUU).

Esta es la fortuna que Jesse Livermore fue capaz de amasar en las épocas del blanco y negro. Cuando los precios de una acción de bolsa era dictada por un señor con sombrero que leía de una cinta que se imprimía y dictaba en voz alta.

jesse livermore

Pero Jesse Livermore no sólo destacó por su fortuna, sirvientes, yates y mansiones…

Sino también porque lo perdió todo.

Y lo volvió a recuperar.

Cuatro veces.

Por esto hoy vamos a ver cuáles fueron sus estrategias de trading que usó para petarlo tanto en unos años donde no había plataformas, softwares o ni siquiera cuentas bancarias a las que mirar por el móvil.

Sin todos estos recursos, décadas más tarde de su muerte, Livermore sigue siendo la leyenda más grande del trading, inspirando a miles de traders de todas las épocas y generaciones.

La biografia de Jesse Livermore

Está verificado que durante el crack del 29, Jesse Livermore estaba vendiendo en corto.

Cuando llevaba ya 7 millones ganados, le llamó JP Morgan personalmente, pidiéndolo que por favor dejara de hacer short en ese mercado tan sangriento.

Y el bueno de Livermore le hizo caso.

Es irónico que Jesse Livermore estuviera tan tranquilo haciendo tantísimo dinero en una época donde esa crisis financiera llevó al suicidio a montones de inversores y brokers.

Endeudados hasta el cuello.

Y digo «irónico» porque aunque Jesse Livermore aprovechó esa crisis llena de suicidios para hacer más dinero que nadie, él mismo se terminaría volando los sesos en noviembre de 1940.

1 día antes del suicidio de livermore

Foto: Jesse Livermore en una fiesta, justo un día antes de suicidarse.

Siempre había luchado contra depresión.

No importaba que época estaba en su vida, que tanto si estaba ganando millones como si estuvieran quiebra, sus demonios siempre le acechaban.

Lo que le hacía tirar hacia adelante fue su obsesión por la bolsa. Por los mercados. Por tener razón.

Pero también tenía épocas en las que se retiraba unas semanas con su yate a pescar, su otra obsesión.

También las mujeres.

Se casó 3 veces y una de esas mujeres terminó disparando a su hijo Paul después de una discusión.

Lo que sería un shock para la mayoría, deja de serlo tanto cuando entendemos los problemas de desestructura que vivía esa familia por muy ricos y guapetes que fueran los hijos.

Y es que el otro hijo de Livermore, Jesse Jr, se empezó a acostar con las amigas de su madre a los 14 años sin que ella lo supiese.

Libros de Jesse Livermore

Pero hoy más que su vida, tenemos que hacer una mirada tanto a la mentalidad, como las estrategias de esta leyenda de la bolsa.▲

Memorias de un operador de bolsa

El libro más mítico no sólo sobre su vida sino del trading en general es una biografía de Larry Livingston, el pseudónimo de Jesse Livermore.

En el libro hay pepitas de oro sobre su forma de operar, pero más bien narra su vida combinando realidad y ficción hecha por un periodista de Wall Street.

Es un clásico del mundo del trading y lo recomendaría para empezar a engrasar esa mentalidad, errores y sentimientos humanos por los que pasa alguien que quiere operar en bolsa.

No es una necesidad como tal para el especulador porque tampoco empaqueta muchos conocimientos lógicos, pero sí muchos emocionales.

memorias de un operador de bolsa

¿Quieres motivarte con el libro para operar el bolsa y te molan las biografías?

Entonces es para ti.

Pero si lo que quieres es ir al grano sobre sus estrategias de operar, no sería el libro que más recomendaría aunque me lo leí en 8 horitas buenas de avión.

Cómo operar en la bolsa

Dónde tienes las pepitas de oro ya filtradas de Jesse Livermore es en el otro libro. Ahora ya sí, sin ficción.

Es una pequeña joya que comprime tanto los conocimientos lógicos y patrones que Jesse Livermore (esta vez sin pseudónimo) tenía en cuenta, pero también los conocimientos emocionales.

Incluso siendo corto (como sus ventas en corto), el libro se repite…

Lo que no va mal del todo porque todo lo que dice tiene todo el sentido del mundo y me vi subrayándolo una y otra vez en un tres horitas de tren ida y vuelta de Zaragoza.

libro de jesse livermore

Foto: prometo que lo leí de verdad.

Lo que muchos me preguntaréis es si la estrategia (en la que ahora entramos) serviría para la bolsa de hoy, y la respuesta es que sí.

El propio Livermore dice como los mercados nunca cambian y nunca cambiarán, porque los sentimientos humanos de miedo y avaricia siempre han sido los mismos a lo largo de la historia.

Estrategia de Jesse Livermore

La estrategia de Jesse Livermore es tan similar como la metodología de Stan Weinstein (#582).

Seguramente el bueno de Stan se leyó también su historia, sacó aprendizajes de Livermore, sacó lo mejor, pulió su estrategia y se lo hizo suyo.

TDT: Top down trading

La primera herramienta era el top down trading, que no es otra cosa que una lista de comprobación.

El checklist del piloto de avión, pero en este caso del especulador.

Dentro de esta lista, el bueno de Livermore comprobaba cada uno de los puntos que ahora os comento.

TM: The market

Lo primera antes de hacer cualquier operación era comprobar el mercado.

O más bien dicho… la dirección del mercado.

La base de Livermore era seguir la línea de menos resistencia, es decir:

  • Si era bajista, buscaba cortos
  • Si era alcista, buscaba largos
  • Si era lateral, se ponía en cash

Además nunca utilizaba las palabras bear/bull market para así forzar a su mente a que no fuese sesgada.

Para poder ser tan flexible como necesitaba ser si veía que tenía todo el sentido cambiar de opinión.

TIG: The industry group

Después se centraba en el grupo de la industria donde miraba la acción.

Del tipo que si estaba mirando General Motors, pues miraba qué hacía la industria del motor en general.

Si miraba el trigo, pues entonces miraba qué hacía el mismo tipo de productos.

Con esto quería asegurar cuál era el grupo potente y si las acciones que tenía en el punto de mira, estaban en grupos fuertes.

Si el mejor grupo se empezaba a debilitar de pronto, podía significar que el mercado estaba intentando decir algo.

FCL: Following the current leader

Livermore creía en ir simplemente a por el líder del mercado y el líder del grupo.

De ahí seleccionaba no la acción que fuese un chollo, la hermana débil… sino con el líder, el ancla.

La acción más fuerte.

Porque sí.

Ocasionalmente una empresa pequeña pero bien manejada asumía el liderazgo. Quizás por un nuevo producto o manera de hacer y tumba al antiguo líder.

Entonces tenía que ser lo suficientemente flexible, para aceptarlo e ir a por ese líder.

TT: Tandem trading

Después de esta vista de águila, hacia vista de paloma, y es que utilizaba lo que él llamaba tandem trading.

Es decir, buscar una «acción hermana» a la acción de bolsa que se estaba mirando, para compararlas lado a lado.

Lógicamente son acciones del mismo grupo, uno al lado del otro.

Si miraba General Motors, pues también miraba Ford al mismo tiempo.

Método de Jesse Livermore

Finalmente hacía ya una última comprobación, como un piloto antes de despegar sí o sí, y pasaba a considerar las formaciones que confirmaban las operaciones de Livermore.▼

RPP: punto de pivote

El punto más importante de una confirmación de compra para él, es lo que llamó el Pivot Point.

El punto de pivote.

Jesse Livermore lo describía como el momento psicológicamente perfecto para comprar.

punto de pivote

Es el punto justo que confirma un cambio de tendencia.

Para los familiarizados con Weinstein, sería la ruptura de la Etapa 1 a Etapa 2.

CPP: continuación del punto de pivote

El propio Livermore nos dice que a parte de los puntos de pivote, había las continuaciones, que no eran otra cosa que simplemente puntos que confirmaban que sí. En efecto. Lo anterior fue un punto de pivote.

Ahí él aprovechaba para añadir más pasta.

Entonces este continuation pivot point es un periodo de consolidación que hace dos cosas:

  • Confirmar que la tendencia básica de la acción no ha cambiado
  • Provee un lugar para comprar si se nos ha pasado (o meter otro cañonazo)

Porque Jesse no metía todo el dinero de golpe.

Según lo que se cita en su metodología en how to trade in stocks, el metía un 20% inicial, después otro 20%, después otro 20% y finalmente metía un cañonazo final de un 40%.

Claro que tampoco podemos saber si es una estrategia que siguió para el resto de sus días.▲▼

S: picos

Jesse Livermore también miraba los picos o spikes.

Una serie de subidas dramáticas al final de un movimiento. En sus propias palabras:

«A menudo la parte más grande del movimiento de una acción ocurre más o menos en las últimas dos semanas de su jugada. Lo llamo la fase de mercado final.»

Además afirmaba que tres (o más) días consecutivos de picos en cuanto al incremento del precio de la acción, si además estos picos iban acompañados de un volumen bien bestia, significaba una alerta de que se avecinaba algo no muy bueno.

Lo más probable indicaba que el mercado estaba terminando esa tendencia.

Porque al final de estos movimientos no es poco común para las acciones, que de pronto haya estos pinchos gordos de precio con mucho volumen, y de pronto se detengan y se vuelvan «vagos» en el precio máximo.

Como si estuvieran cansadas de haber subido tanto durante esas semanas o meses.

Como quien sube una pendiente sin parar.

Ahí se empiezan a retraer hacia abajo para no volver a hacer máximos nunca más, para empezar una sangrienta corrección.

Este último aliento de volumen gordo también nos da oportunidad de vender cualquier liquidez gorda que mantuviéramos porque Livermore ya nos decía que era tonto intentar cazar justo los picos y los culos.

Es siempre mejor vender durante el movimiento del mercado aún alcista cuando hay volumen que nos confirma que aún los peces gordos tienen posesión.

Y lo mismo con la venta en corto, del cuál Livermore era tan fan como las compras en largo.▲

  • Para ver cómo utilizar este indicador necesitas ser miembro.

DR: reversión de un día

De lo que no era tan fan eran de las reversiones de un día o one day reverals.

Días importantes para Livermore que ocurrían en las partes finales de un gran movimiento de una acción.

El bueno de Jesse los definía como esos días en los que el precio más alto de ese día concreto, es más alto que el precio más alto de el día anterior, pero cuando el día se cierra, el precio ha terminado por debajo al precio del día previo.

Además el volumen para ese día es más alto que el volumen del día anterior.

Con esto había que ir con mucho cuidado porque podía indicar una posible reversión de 180 grados a la tendencia que llevaba esa acción.

Livermore comentaba que claro. Roma no se construyó en un día, y del mismo modo los mercados nos van avisando de que habrá un cambio de tendencia.

Pero eso sí.

Que cuando va a haber un movimiento significante, es en las últimas 48 horas antes de que haya este cambio que los cambios más significantes ocurren.

  • Para ver cómo utilizar este indicador necesitas ser miembro.

BOCB: ruptura desde base consolidada

Otro de los factores en los que se fijaba eran las rupturas desde bases consolidadas o breakout from a consolidating base.

Una ruptura desde una base de consolidación (es decir, cuando la acción lleva lateral un tiempo), acostumbra a señalizar un cambio de movimiento de la acción si va acompañada de mucho volumen.

Claro que esta ruptura puede venir en distintos sabores, además de que hay que tener en cuenta que:

Si hay mucho volumen pero los precios están estancados y no van hacia arriba o hacen nuevos máximos y por lo tanto no hay una continuación fuerte de este movimiento… cuidado. Acostumbra a ser una señal de que el mercado ha llegado a su tope.

Al final de un movimiento de mercado, el volumen alto es pura distribución.

Ahí es cuando las acciones van de manos fuertes a manos débiles.

BONH: ruptura de máximos

Uno de los favoritos y más provechosos económicamente hablando, ya no sólo por Jesse Livermore sino que los que habéis escuchado mi podcast (concretamente el #151) sabéis por qué.

Porque los pocos que se hacen ricos con esto, es no teniéndole miedo a cuando hay una ruptura y encima es a precios máximos.

Livermore nos decía que cuidado con las rupturas con mucho volumen que establecen un nuevo precio máximo histórico en el precio de la acción.

Cuando una acción hace un nuevo máximo significa que ha sobrepasado a la oferta que había por arriba. Esto es relevante porque muchos inversores:

  • Compran acciones a precios altos
  • Entonces el precio baja
  • No venden
  • Esperan a que haya una subida para vender la acción al precio donde lo compraron para «no perder dinero»

Es por esto que en nuevos máximos siempre hay mucha distribución. Porque hay esos vendedores que estaban esperando a vender con ansias.

Pero claro si una acción es capaz de superar esta barrera, ¿qué significa?

Que ya quedan pocos vendedores y la acción sólo puede volar hasta quien-sabe-dónde porque nadie está en pérdidas a ese precio.

BV: mucho volumen

Finalmente uno de los indicadores más importantes en la estrategia de Jesse Lauriston Livermore que sigue igual de vigente hoy en día fue el volumen.

El volumen representa el número de acciones siendo comprado/vendido en un marcado particular o grupo industrial.

O sea que no deja de ser simplemente un indicador de oferta y demanda.

Si el volumen incrementa acompañado de un movimiento alcista, significa que hay un interés que aumenta y esa acción está siendo acumulada en masa.

Pero lo opuesto también es cierto.

Si hay una bajada repentina y además acompañada con volumen masivo es que una distribución bien heavy está sucediendo.

Pudiendo ser un posible indicador de que la acción está pasando de manos fuertes (los grandes) a manos débiles.

De los profesionales, al público.

De acumulación, a distribución.

El público acostumbra a confundir este volumen alto como que el stock está vibrando y bien sano, siendo una corrección normal. Cuando en realidad muchas veces indica un top o un bajo bien marcado.

Livermore vigilaba el volumen de (muy) cerca para ver si se incrementaba un 50% o más que el volumen medio semanal.

Calculaba este número en su cabeza y apuntaba los números del volumen de la acción que vigilaba cuando el día bursátil cerraba.

El volumen tiene que ser vigilado tanto en semanal, como en el gráfico diario. Para poder pillar a tiempo cambios de comportamiento.

  • Para ver cómo utilizar este indicador necesitas ser miembro.

Memorizar estrategias de análisis técnico

  • Puedes descargarte las tarjetas de memorización que uso personalmente para operar con análisis técnico
  • Para acceder a ellas necesitas ser miembro

Consejos de Jesse Livermore

Pero una de las cosas más características de Livermore fue su mentalidad a la hora de alinear su dinero con lo que pensaba.

Como decía Sócrates, saber significa hacer, y así lo vivía esta leyenda del trading.▼

Sincronízate con el mercado

Empezando con el famoso market timing, al que el bueno de Jesse hace tanta referencia en sus libros. Diciendo cómo él no buscaba ganarle al mercado, sino simplemente seguirle.

No quería tener más razón o avanzarse, sino simplemente seguir la corriente. Ser el velero que sigue las condiciones que el océano dicta.

Livermore comentaba como en cada movimiento mayor de mercado, hay una fuerza irresistible.

Esto es todo lo que necesitamos saber.

No está bien ser demasiado curioso sobe las razones detrás de esa fuerza, más allá de que simplemente suceden porque nublamos la mente con detalles no esenciales.

Simplemente tenemos que reconocer que estas fuerzas ocurren, y son más fuertes que nosotros.

Por esto me encanta hacer la analogía de que tenemos que ser la vela que sigue al viento (mercado). De que no gastaremos energía con todo el proceso de vela si no estamos ya seguro de que el viento existente nos guiará en la dirección que necesitamos.

No intentes discutir con la condición del viento, y sobretodo, no intentes combatirla.

Sabiendo, claro, que no podemos saber si nuestras asunciones sobre el mercado estaban en lo correcto hasta que metemos dinero de verdad.

Dejaba muy claro que el dinero de verdad, el de las fortunas, se hace esperando, no pensando o actuando. Es la paciencia la que hace el dinero.

Alegando a la disciplina de ser paciente. De no salirse (o entrar) simplemente por puro instinto emocional.

En comprometerse a un acción que muestra beneficios desde el inicio que le hemos inyectado pasta.

En esta sincronía con el mercado él mismo había encontrado que el mercado nunca cambia. En sus palabras:

Durante la historia, las personas han actuado y recreado las mismas maneras en el mercado como resultado a la avaricia, miedo, ignorancia y esperanza. Es por esto que las formaciones numéricas y patrones ocurren de forma constante.

Que todos los patrones se repiten y que lo único que cambia son los jugadores. Las generaciones de nuevos y viejos traders que entran y salen en el mercado.

Y claro, que por esto los nuevos jugadores no tienen recuerdos de cómo fueron los otros mercados. Haciendo que siempre se repita todo.

«Puede que X sea nuevo para el especulador, pero no es nuevo para el mercado», decía.▲▼

Gestiona tu dinero

El money management era entendido por Livermore como un hombre de negocios que requiere de inventario.

En el caso de un especulador de bolsa, el inventario son sus reservas de dinero.

Un vendedor sin inventario (dinero) no tiene nada, así que se ponía como regla no perder nunca más de un 10% en cada operación.

jesse livermore trading

De todas formas se reitera una y otra vez en sus libros, como él intentaba entrar en el mercado sólo cuando sabía que iba a estar en verde nada más entrar.

Decía eso de que cash is king. El efectivo es el rey.

El dinero efectivo es la munición de tu arma, y no quieres estar vacío cuando toque pegar un balazo.

Al bueno de Jesse le hubiese gustado haber seguido esta regla más a menudo, siendo uno de sus mayores arrepentimientos.

Mirad el respeto que le tenía al efectivo que la historia dice que Livermore se encerraba en la cámara acorazada del banco donde tenía todo su dinero, con sus libretas, para estudiar una vez al año sus operaciones perdedoras para ver en qué había fallado.

Pero en los libros también explica cómo lo hacía para sentir su dinero. Para sentir que era real.

Que no era lo mismo tenerlo en el broker. Que tenemos que sentir ese sentimiento de posesión para respetar cada operación que hacemos.▲▼

Controla las emociones

Es irónico que el último consejo fuese de control emocional cuando él mismo se voló la cabeza de un balazo.

Supongo que no terminó aplicando en su vida lo mismo que le hizo tener éxito en los mercados.

En este aspecto lo que Livermore alegaba era en tener un plan de batalla bien estructurado.

Casarte con una sola estrategia que se ajustara a ti, y ceñirte siempre a ella como si fueras un comandante que se va al campo de batalla.

Por esto mencionaba algunas de las emociones más vistas en el campo de batalla,

  • Avaricia
  • Miedo
  • Esperanza

Pero sobre este último decía que teníamos que remover la palabra esperanza de nuestro diccionario.

Que «esperar» a que el precio de una acción hará algo, era pura ludopatía.

Por esto en este plan de batalla no sólo era una estrategia lógica y probada basada en los comportamientos repetidos del mercado, sino también que fuese un plan que funcionara para nosotros a nivel tanto emocional como intelectualmente.

Las características mentales que se necesitan para tener éxito en la bolsa según el bueno de Livermore eran:

  • Observación
  • Memoria
  • Matemáticas
  • Experiencia

Y ojo porque para él también importaban los mensajes subliminales, como él los llamaba.

Haciendo referencia a alguien que ha hecho tantas horas de algo, que los patrones o los detalles imprevisibles para los demás, le cantaban como a un músico experimentado que encuentra melodías en los rincones más insospechados.▲

Frases de Jesse Livermore

Hay algunas frases que me he llevado a casa de los libros de Livermore.▼

La única cosa que puede hacer una persona cuando está equivocada, es empezar teniendo razón: dejando de estar equivocado.

Alegando a que si invertimos, y vemos que el mercado no va en la dirección que creía que iba, lo más sensato es salirse al instante, porque según él.

Los mercados nunca están equivocados. Las opiniones, sí.

Especulación VS inversión

Livermore estaba francamente orgulloso de hacerse llamar especulador, en vez de inversor.

Para él, ser inversor era mucho más arriesgado porque no tenía ningún sentido aguantar una acción en las buenas y en las malas.

Algo que terminaba siendo un coste de oportunidad demasiado alto.

Recordemos que como explica O’neil, especulador viene del latín speculātor: que investiga, que espía, que observa… No sé a vosotros pero a mí me encaja más.

Si justo en la comunidad lo que alegamos es a avanzarnos a los cambios y esto es justo lo que hace un especulador.

La especulación es muy similar a un juego de cartas como el poker o bridge. Todos estamos poseídos por una debilidad común: el querer jugar cada mano sea buena o mala.▲▼

La personalidad de cada acción

Y qué mejor manera de estar atento a esto que el hecho de prestar atención a la acción que nos interesa para entender su personalidad.

Su caracter.

Livermore nos comenta como cada valor tiene una personalidad distintiva. Es este cambio de carácter, por ejemplo en una subida, que le ayudaba a ver que algo malo iba a suceder.

caricatura de jesse livermore

Livermore se ahorró pérdidas y ganó mucho dinero gracias a verlo así.

En el sentido de que si fuéramos a caminar por las vías del tren y viéramos a un AVE que se acerca a toda velocidad, seríamos tontos de no apartarnos para que pasara el tren, ¿no?

Después de que haya pasado, podemos volver a caminar por las vías.

Una analogía que en su libro usaba para describir este cambio de personalidad en la acción en la que está invertido (o que quiere invertir).

Según él estamos tan arraigados en los movimientos menores, que la mayoría pasan por alto los movimientos que de verdad importan.

«Los movimientos reales no terminan cuando el día empieza. Completar el movimiento del final de un abismal toma su tiempo. Mirándolo de lejos, estando arriba de la montaña estoy en una posición de ver y dar a esos movimientos todo el tiempo y la atención que necesiten.»

Que el especulador que insiste en intentar hacer dinero en «lo menor» nunca estará en una posición de aventajarse del siguiente cambio importante cuando suceda.

Y por esto muchos terminan sacando su dinero antes de tiempo. Algo con lo que él también había fallado, dejando una perla como

¿Por qué tuve miedo de perder lo que en realidad nunca había tenido?

«Nunca trato de predecir o anticipar el mercado, sino que simplemente intento reaccionar al comportamiento que el mercado me dice que está tomando. Sin importarme su dirección.»

«No hay una mejor dirección (long o short), sólo hay la dirección de hacer dinero.»▲

  • spotify
  • apple podcast
  • youtube

Mira mis otros artículos sobre: Inversión

Conviértete en un lector premium

Si te gustan mis publicaciones abiertas, te encentará la suscripción premium con acceso a:

  • Boletín privado
  • Secciones desbloqueadas
  • Artículos cerrados

Accede inmediatamente a mi contenido cancelado por los medios sobre ideas, datos y corrientes sobre salud ancestral, estrategia de inversión, mi cartera personal, mentalidad, psicologa, impuestos y estilo de vida.

Ser lector premium

Acceder a mi cuenta

pau ninja sketch

Pau

Investigo, experimento y divulgo. Multipotencial con curiosidad intelectual "secuencial": mis pasiones e intereses van a épocas. Como una mamá pájaro, engullo información y la vomito en pedazos coherentes de contenido vía blog y podcast para otros ninjas de la vida. ISNI: 0000 0005 1425 6653

Suscríbete