🧬 Blog de testosterona

Eres adicto al porno (y lo sabes)
Motivos, causas y síntomas

¿Crees que no eres adicto al porno? vale, te creo. Pero hazte un favor con un experimento: déjalo. Déjalo durante 30 días. No te estoy diciendo que dejes de tocarte la zambomba, pero deja de ver pornografía durante 30 días y me mandas un privado a ver que tal ha ido el experimento (sin fotopolla, gracias).

Cuidado si estás pensando eso «ya sé que no soy adicto porque lo puedo dejar cuando quiera», porque es lo mismo que dicen los adictos a cualquier otra substancia.

Si haces el experimento y no caes en la tentación de fallar, felicidades. Te acabas de demostrar que no eres adicto. Desgraciadamente las estadísticas nos dicen que al menos un 20% de vosotros tendréis más de una recaída antes de que pasen los 30 días.

Si te sucede algo así, tus alarmas tendrían que empezar a sonar.

Es verdad que la mayoría de personas que ven pornografía no tienen una adicción. O bueno. Eso dicen porque la adicción al porno es el tipo de adicción más común que existe. Hasta el punto de que se ha estimado que entre un 3-6% de la población es adicta. Llega a casi un 20% entre los jóvenes y apuesto a que este porcentaje va a ir subiendo porque los niños cada vez miran pornografía más jóvenes.

La adicción viene cuando no puedes controlar tus impulsos de bajarte la bragueta, y aunque parece una tontería que sólo haces un rato a diario, es increíble lo que termina afectando negativamente otros aspectos de tu vida personal.

Cuando la gente se da cuenta, se sienten avergonzadas, entonces pasan a querer «dejarlo» o «reducir el uso», pero de algún modo… no pueden. Ni si quiera de forma temporal.

En la encuesta que hice en Twitter +20% consumen pornografía a diario… diciendo que no es una adicción. Es como si los que fuman a diario dicen que no son adictos a la nicotina.

consumo pornografía estadísticas

Vimos lo malo que es ver porno para el cerebro (#368), afectando a la salud mental en general, marcadores de memoria, fuerza de voluntad y hasta con trastornos de orientación sexual.

O debería decir «transtornos» porque los adictos van subiendo el tono de los vídeos que miran con el paso del tiempo. Mirando cosas ilegales, o de orientaciones sexuales que no son las suyas para satisfacer la necesidad de estimulación que cada vez es más demandante.

Normal que después la satisfacción sexual en pareja (pareja real) caigan en picado entre los usuarios (y usuarias) que ven pornografía de forma recurrente.

Hoy, más que ver cómo afecta ver porno, vamos a aprender las causas y los motivos por los que es tan fácil volverse adicto, y sobretodo de una forma tan sutil y aceptada por nuestra sociedad.

Al fin y al cabo… todo el mundo lo hace. Debe ser algo bueno y natural, ¿no?

Motivos de por qué vemos pornografía

¿Algunas vez te has preguntado «por qué quiero ver porno»? que pasa por tu cabeza que tengas tantas ganas.

El efecto Coolidge describe cómo la novedad sexual estimula el cerebro masculino. Si una rata macho se encuentra con una rata hembra receptiva, copularán hasta que la rata macho haya tenido suficiente.

Ella querrá más… pero él no.

Lo que pasa es que cuando los científicos introducen a otra rata hembra (una nueva), el macho de pronto volverá a estar motivado para copular con la nueva. Al menos hasta que termine. Entonces volverá a quedar cansado. Sin ganas de meterla.. a menos que se introduzca una nueva rata.

No somos ratas, pero no estamos muy lejos de serlo (genéticamente hablando). Además de que yo también conozco más de un niño rata…

Sobreestimulación

Imagina que estas en un coche. El conductor es la dopamina, la hormona del placer, o más bien dicho, la hormona del «querer», porque la dopamina te hace querer llegar al orgasmo, pero el sentimiento de orgasmo viene de otro químico.

El incremento de dopamina viene cuando hay algo nuevo. Es la hormona que te hace babear cuando te traen el postre en el restaurante y tienes que esperarte a terminar el primer plato antes de poder hincar el diente en el pastel.

El truco es que en realidad la dopamina no nos recompensa por conseguirlo. Lo que nos hace es anhelar novedad porque se libera cada vez que hacemos cosas nuevas.

Cuando siempre hacemos lo mismo, no se libera más dopamina, dejando de querer hacer lo que estábamos haciendo. Nos aburrimos y desensibilizamos.

Como mínimo cuando se trata de comida hay un momento en el que nos sentimos llenos o saciados… y paramos de comer. Pero el problema con la pornografía online es que es ilimitada y esto hace, que de forma no natural, vaya satisfaciendo al cerebro porque es novedad y más novedad.

Es un efecto Coolidge hackeado para que no pare nunca esa nueva incorporación de ratas nuevas.

Estos estímulos sobrenaturales son los que nos dan x100 veces más estímulos que los que recibiríamos de forma moderada en la naturaleza.

Cuando tenemos el cerebro estimulado, se protege a sí mismo al disminuir de forma natural la fuerza de la recompensa, lo que nos hace llevar a la frustración haciendo que busquemos pornografía cada vez más extrema (más dura) con el paso del tiempo.

Educación

Otro efecto secundario es la educación sexual que recibimos viendo tantos y tantos vídeos. Los adolescentes (ojo porque ahora hemos llegado a un punto donde el primer contacto con la pornografía es sobre los 8 años), son chicos que nunca han tenido relaciones sexuales y terminan creyendo que lo que hay en los vídeos es como las mujeres reaccionan, hacen o les gusta de verdad en la vida real.

Pensad que cuando miramos estos vídeos, nuestro cerebro «se enciende». Se activa. Lo hace para asociar lo que estamos viendo con un aprendizaje.

Por esto se piensa que hay una relación directa entre la adicción de un adulto al porno y la edad que lo ven por primera vez.

Y aunque sea tan malo para nuestra mente (demostrado con cientos de estudios), las restricciones de edad de portales (rollo PornHub) son sólo un botón «¿tienes 18 años sí o no?». Ojalá hubiera sido la única barrera que hubiera tenido que pasar para entrar a la discoteca cuando tenía 16 años.

Comportamiento

Y si tiene tanto impacto en nuestra educación, no es descabellado pensar que lo tiene en nuestra manera de comportarnos. De relacionarnos con el mundo.

Algo que bueno… ya ha dejado de ser una hipótesis. Sabemos que mucha pornografía es violenta. Un estudio de 2021 encontró que 1 de cada 8 títulos en los vídeos de webs pr0n eran títulos con descripciones de actividades que una persona de a pie puede categorizar como «violenta».

Adicción

La educación y comportamiento no sería un problema si el porno no fuera tan altamente adictivo por los motivos que hemos mencionado.

Pensad que la sobreexposición ilimitada es la que lleva a la adicción que «secuestran» nuestros cerebros con los mismos métodos que lo hacen la cocaína o heroína.

Literalmente… pero la cosa se pone aún peor.

En el caso del sexo, que sea adictivo es algo que la madre naturaleza ingenió para asegurarse que la especie siga reproduciéndose. Si fueras un Dios y quieres que la especie tenga continuidad, no vas a crear la característica de reproducción como algo voluntario… no. Lo harás lo más adicto posible para asegurarte el tiro (literalmente).

Como ahora tenemos abundancia de la cantidad de porno que podemos mirar, el proceso de adicción sigue el mismo proceso como en cualquier otra substancia.

  • Antojo
  • Pérdida de control
  • Consecuencias negativas

Pensadlo. La evolución nos ha obligado a buscar comida y sexo para la supervivencia de la especie, lo que significa que somos muy susceptibles a tener una sobreestimulación de comida y sexo cuando hay abundancia.

Esto hace que la pornografía sea el estímulo más fácil al que caer adicto. Y está respaldado por datos.

Causas de la adicción a la pornografía

¿Te has parado a pensar por qué el porno es adictivo? Realmente suceden los mismos cambios cerebrales que los que son adictos a las drogas:

  • Desensibilización: la necesidad de una estimulación cada vez mayor para alcanzar la recompensa deseada.
  • Sensibilización: cuando las neuronas se conectan entre si para detectar las señales de que se va a recibir el sobreestímulo tan esperado.
  • Hipofrontalidad: que es cuando el cerebro cambia para debilitar la fuerza de voluntad que necesitaríamos para resistir al antojo, lo que hace que no tengamos otra que sucumbir al deseo y al estímulo.
  • Circuito de estrés disfuncional: que activa los antojos sin importar lo que pase.

Este es el mecanismo por el que el porno nos hace adictos. Como en cualquier otra droga… la diferencia con las otras drogas es que la sociedad no cree que la adicción a la pornografía sea un problema… porque la mayoría es adicta al porno.

Y no empecemos a hablar de como se trataría una adicción así si te vas al médico. Como mucho saldrás con una receta para aliviar los síntomas sin que se quiera corregir la raíz del problema.

Síntomas de la adicción a la pornografía

Es importante remarcar que la adicción a la pornografía no está reconocida como un problema o trastorno de salud mental por asociaciones de psicólogos del rollo la Asociación Estadounidense de Psicología (APA). De la misma manera que clasificaríamos la adicción a las drogas o al alcohol.

Pero, que no esté reconocida no significa que no sea una adicción «oficial». De hecho me extraña que no se hayan tomado cartas en el asunto. Bueno, no me extraña si consideramos esa teoría conspiranoica (…).

¿Cómo sabes si eres adicto?

No ser capaz de dejarlo

El primer síntoma es la típica mentira que también se cuentan los adictos al tabaco, a la cocaína o al alcohol. Eso de «lo dejo cuando quiera», diciéndose que no tienen porque dejarlo «porque no son adictos».

A ver, alma de mi vida.

Si de verdad no eres adicto entonces no tendrías ningún problema en dejarlo 30 días para demostrarte que realmente no tienes ninguna adicción a la pornografía.

Si no eres adicto no lo echarás de menos, pero si resulta que sí lo eres, pues acabarás de descubrir que tienes un problema.

Aunque en la encuesta que hice saliera un 22% de mis seguidores que miran pornografía a diario, no quiere decir que los que reportaron que lo miran 3-5 veces a la semana no sean adictos.

Me refiero a que puedes tener una adicción que no es diaria.

Fetichismos cada vez más extremos

Otro de los síntomas es que los usuarios adictos, compulsivos de pornografía describen que con los años, han ido «escalando» el uso del material que han estado viendo.

¿En qué se traduce esto? en pasar más tiempo buscando y viendo nuevos géneros de pornografía para satisfacer una necesidad del cerebro de: conmoción, sorpresa y hasta la ansiedad puede que les funciona per aumentar la excitación sexual.

Es un fenómeno muy común que los estímulos que reciben son cada vez más débiles por culpa del uso excesivo.

Esto sucede porque la sexualidad humana es mucho más «condicionable» de lo que muchos expertos creen. Un estudio de 2016 confirmaba que la mitad de los consumidores de porno online escalaron y terminaron viendo material que tiempo atrás habían etiquetado de «repugnante o asqueroso».

¿Para que tendría un hombre de las cavernas sentirse sexualmente atraído por unos pies o pegar a la mujer con la que está copulando?

Estos estudios (que no son pocos) confirman que la mayoría de fetiches son inducidos por la pornografía. Se le llama «escalada de contenido» y es el resultado del proceso cerebral impulsado por la búsqueda de dopamina. El famoso «Coolidge effect» que vimos al principio del episodio.

Reducción de la satisfacción sexual

Normal que otro de los síntomas de la adicción sea tener una satisfacción sexual reducida en la vida real.

Hay una pérdida de interés en el sexo real porque las fantasías sexuales son poco realistas para los consumidores compulsivos.

¿Y si tienes pareja? pues los estudios demuestran una y otra vez que disminuye significativamente el deseo, o más bien dicho, disminuye mucho el interés si no se involucra pornografía.

Puedo entender que estar con una misma persona 10 años haya una disminución de las veces que «se hace» semanalmente, pero aquí estoy hablando de tener cero interés.

Algo que también afecta a los que están solteros. En la última década se ha incrementado la cantidad de hombres entre 18 y 30 años que tienen cero sexo.

declive sexual hombres

¿Cero sexo porque no tienen oportunidades? quizás, pero es que hay cero interés de entrada según las estadísticas. O sea, prefieren tocarse la zambomba en casa antes que salir al mundo real a buscar mujeres de verdad.

Cómo superar la adicción a la pornografía

  • ¿Cuándo estás to-burro mirando porno buscas vídeos que cuando «acabas» te das asco a ti mismo?
  • ¿Buscas categorías de vídeo que años atrás te hubiera parecido perturbador?
  • ¿Empiezas a tener cada vez menos interés en el sexo real?

Pues compra mi curso de… no. Que eres un adicto a la pornografía, coño.

O en el mejor de los casos, usuario compulsivo. Lo que no mejora mucho las cosas porque la diferencia entre ser compulsivo y adicto es minúscula.

El compulsivo mira vídeos de forma repetida sin una motivación específica, que usa para reducir la ansiedad. En cambio ser adicto significa no poder parar el comportamiento aunque ese comportamiento acarree consecuencias negativas.

Me da igual si te tachas de compulsivo o de adicto, estarás de acuerdo conmigo a que el comportamiento compulsivo o adicto es un sinónimo de falta de control.

Paso 1) hacer un test de adicción a la pornografía

Aunque para mí, el mejor test siempre será dejar dejar la pornografía durante 30 días o hasta 90 días para ver claramente si tienes síntomas de abstinencia y necesitas dejarlo permanentemente.

Paso 2) tratamiento para dejar la adicción a la pornografía

  • Terapia: si eres adicto «fuerte» puede valer la pena que veas un profesional de la salud mental que puede ser especialmente útil si notas ansiedad, depresión o trastorno obsesivo compulsivo.
  • Grupos de soporte: porque si vas a terapia estás aceptando que tienes un problema gordo, así que muchos tiran de foros de internet o del canal de #no-porno-no-fap de nuestra comunidad. Pero esto es más rollo casual, tiene que haber algún grupo de apoyo en tu metrópolis más cercana.
  • Medicación: te pueden llegar a recetar medicación similar a los que tienen depresión o TOC, pero esto yo siempre lo dejaría como último recurso.
  • spotify
  • apple podcast
  • youtube

Conviértete en un ninja de la vida

¿Sientes que eres un aprendiz de todo pero maestro de nada?
Nosotros también somos multipotenciales.

Únete a Sociedad Ninja

  • Comunidad: comparte inquietudes con otros multipotenciales.
  • Podcast premium: escucha episodios sólo para miembros.
  • Boletín privado: recibe los únicos correos que mando.
pau ninja sketch

Pau

Investigo, experimento y divulgo. Multipotencial con curiosidad intelectual "secuencial": mis pasiones e intereses van a épocas. Como una mamá pájaro, engullo información y la vomito en pedazos coherentes de contenido vía blog y podcast para otros ninjas de la vida.

Escucha mi podcast