Vivir viajando
El problema de viajar sin destino fijo ni rumbo

Desde 2016 he vivido viajando gracias a los negocios online.

Unos viajes que han tomado distintas velocidades según lo que sentía en ese momento. Eso sí, confieso que algunas veces (sobretodo el primer par de años) por culpa de auto-etiquetarme nómada digital, había momentos en los que tal vez no tenía muchas ganas de ir a otro país pero era «nómada» me forzaba a visitar otros sitios cuando en verdad me hubiera quedado más tiempo en un lugar.

Por eso en 2021 no tuve ningún reparo en vivir casi 1 año enterito en Estonia y quien sabe si algún día me quedaré un día aún más tiempo.

Ser com una maldita tortuga con mi casa a cuestas: slow travel, amigos.

comic arrastra mochila

En Estonia conocí gente muy rápido, buenas sesiones de daygame, buena carne, gimnasios comerciales abiertos 24 horas por 15€/mes, hacía clases de baile (lindy hop)… para romper con esa rutina tuve que romper con mi etiqueta de nómada.

Lo difícil que es romper una etiqueta identitaria es directamente proporcional al tiempo que llevemos identificando nuestra persona a ella.

Por esto digo que lo único que nos previene tener la vida que queremos son las milongas que nos contamos. Ni tu madre, ni el cura, ni lo que dicen en televisión. Es tu culpa. Son tus milongas.

Yo en su momento me había contado la milonga de que era uno de esos, que podemos llamar de mil maneras distintas.

  • Nómada digital
  • Ciudadano del mundo
  • Ciudadano global
  • Turista perpetuo
  • Viajero perpetuo

Aunque cuando hacemos referencia a estas dos últimas etiquetas (turista y viajero perpetuo), ya se da por hecho que es un emprendedor que genera pasta y se preocupa de sus finanzas y situación fiscal.

Muchos «turistas perpetuos» viven viajando para no pagar impuestos. O para pagar menos. Para obtener unos buenos servicios por el precio que pagan (no como España).

cómico impuestos

Para evitar estos impuestos viven en una zona gris siguiendo la llamada «teoría de las banderas» bajo el lema de «ve dónde te traten mejor».

Por eso el viajero perpetuo es la evolución del nómada digital. Es aquel que tiene un plan burocrático para mejorar su vida. No sólo su estilo de vida, pero el horizonte de sus finanzas personales.

Recordemos que el dinero es el tiempo encapsulado. Si tienes dinero, a efectos teóricos (que no prácticos) tienes más tiempo Porque puedes estar X tiempo no trabajando para generar dinero.

Hacer dinero para vivir viajando es el sueño húmedo de muchos, y con los tiempos que corren, más que nunca, casi todo Dios tiene la posibilidad de vivir así.

Pero… dejemos la parte económica aparcada por hoy y fijemos porque este estilo de vida es una arma de doble filo. Porque podría ser otro sueño que crees querer, pero cuando lo tengas, puede que te plantes ahí y digas… ¿y ahora qué?

Cómo vivir viajando

He conocido a varias personas que vivían viajando y no necesariamente teniendo negocios online y haciendo pastizales. Por eso digo que está al alcance de muchos.

  • Algunos vivían de ahorros.
  • Algunos afortunados sí que estaban retirados y/o jubilados. Vía Estado, o vía inversiones. Vamos, personas que tienen la independencia financiera.
  • Otros buscaban trabajo en el sitio donde viajaban y cuando se cansaban lo dejaban e iban a buscar trabajo en otro país.
  • Otros hacían voluntariados a cambio de alojamiento y comida.

Yo nunca consideré vivir viajando basándome en los trabajos que encontraba por allí, aunque cuando mis manos me pedían hacer un trabajo físico, me hice cursos como el intensivo de barista que hice en Italia o el de coctelería en Australia.

En otras épocas también hice de voluntariado un par de semanas en Nueva Zelanda, Finlandia y Macedonia del Norte para sentir que estaba haciendo algo físico, cuando el culo se me estaba volviendo carpeta.

Hechando la vista atrás cuando quería hacer voluntariados o cursos siempre había sido cuando no tenía muy claro mi propósito en ese momento. Sin dirección. No sabía dónde iba o dónde quería ir.

Utilizaba estas experiencias como catalizador para calmar la mente y descubrir más cosas sobre mí, pero esta manera de vivir viajando nunca tuvo un rol central en mi plan de descubrir el mundo. ¿Por qué?

Porque siempre he reiterado la búsqueda de libertad. Estar en un lugar físico cierto tiempo comprometiéndote no me daba libertad precisamente. Para mí:

Viajar no da liberad. Lo que da libertad es tener la opción de hacerlo si te da la gana.

Por este preciso motivo tener mis propios negocios online ha tomado un pilar central en mi estilo de vida. Porque como siempre digo, no me gustan los negocios online. Me gustan mis negocios online.

Ten tus finanzas controladas

La libertad de poder generar mis propios ingresos online y a la vez crear contenido expresivo que nadie más puede hacer como hago yo. Esto es lo que ha dictado las épocas en las que he vivido viajando.

¿Quiero moverme y que esto inspire y nutra lo que hago? pues lo hago. ¿Me quiero quedar 1 año en un sitio y hacer foco en proyectos más estáticos? pues lo hago. Pero como digo, hay muchas maneras de hacerlo:

  • Trabajar remotamente, deslocalizado: con tu propio negocio, o para otros, pero no dejan de ser
  • Trabajar viajando por el mundo: con voluntariados
  • Estar jubilado o retirado: lo que se conoce como tener la independencia financiera

Hace unos años en los 100 montaditos, conocí a un par de finlandesas que su «afición» era viajar sin dinero a posta. Se comían los restos de los platos de las mesas donde ya no había clientes.

Cada uno tiene su manera, no existe una que sea la correcta. Por eso, el pilar no es tener tu negocio online, pero generar ingresos.

O bueno, en el caso de estas chicas ya no les hacía falta ni ingresos porque lo que recibían ya era comida.

Encuentra propósito en cada viaje

El mío. Mi manera personal, va ligada a tener mis negocios propios, porque hacer algo expresivo y monetizarlo, es lo que me da propósito y me centra en experimentar cosas, porque va de mi vida o al menos de lo que sea que esté investigando en ese momento.

Hace unos años, en un viaje que hice en Bulgaria, tuve la epifanía de que sólo estaba rellenando listas vanidosas. Listas interminables que nunca iba a poder rellenar.

Nunca iba a poder visitar todos los lugares del mundo. Digo «lugares» y no «países» porque unas pocas personas podrán ser capaces de poner un pin en cada país del mapa y tener los santos huevos de decir que los han visitado todos.

A ver.

¿Si visitas Berlín puedes decir que has visitado Alemania? permitidme dudarlo. De hecho a penas puedes decir que has visitado Berlín. Vale has puesto los pies en territorio alemán, pero no me digas que te has visto la ciudad entera.

A penas puedes decir que te conozcas tu ciudad natal como la palma de tu mano.

Que sí, que sí. Que si «sientes» que lo has visitado, entonces es ya puedes decir que lo has vivido, ¿no? Yo me siento un Boeing 737 y no por pensarlo voy a ser un maldito avión comercial.

Lo que pasa es que hemos normalizado el copito-de-nieve-ismo.

En vez de estas listas lo que intento hacer es buscar un propósito en cada destinación. Me gusta asociar los sitios a algo en concreto que he hecho. Me da igual si es:

  • Hacer unas clases de baile
  • Probar el «daygame» local para ligar en la calle
  • Abrir una cuenta bancaria
  • Apuntarme a cualquier tipo de actividad

Por eso me remarco siempre un: ¿a qué voy? ¿qué voy a hacer a este sitio?

Cuando asocio una destinación a un propósito, en el 99% de casos acostumbro a tener de las mejores experiencias. Claro que vivir así, incluso durante un tiempo, tiene sus partes negativas, y quiero centrarme más en eso hoy para bajar de la nube a algunos iluminados.

Desventajas de vivir viajando

Cuando alguien sigue a ciertos youtubers, podcasters, instagramers o lo que sea, en el 99% de los casos no puede evitar pensar que tienen una vida envidiable. Que quieren lo mismo. Montar sus negocios y saltar a viajar, conocer tías o lo que sea que sea su propósito. O más bien, el propósito que creen que tienen.

Si piensan así, es porque en el 99% de casos son personas que simplemente no estén haciendo (en ese momento) cosas que disfruten.

La mayoría de sus días no les aportan felicidad, que recordemos que lo felices que nos sentimos es el subproducto de nuestro estilo de vida.

Antes me apuntaría a mil trillones de actividades o intentaría montar mi rollo desde casa antes que lanzarme a «oficialmente vivir viajando».

No todo es tan bonito.

Viajar para vivir

En este error común es pensar que viajar es un propósito en si mismo.

Viajar no es un propósito.

El error es pensar que vivir viajando es la única salida para tener un estilo de vida que disfrutemos. O que, entonces ya sí, «cuando esté viajando seré feliz».

Son los mismos que cuando están en una relación tóxica piensan que teniendo hijos harán de parche y todos los problemas de su relación quedarán solucionados.

Después ese hijo resulta ser un parche temporal pero un multiplicador a la toxicidad que estaban viviendo. Una negatividad que no se hará evidente hasta al cabo de unos años.

Me di cuenta de que viajar podía incluso ser tóxico para mí, cuando sobre el segundo-tercer año, me encontraba igual de triste y desesperado aún generando una cantidad de dinero online que nunca me hubiera imaginado que haría.

Como si fuera cosa del destino (o tal vez porque subconscientemente busqué ayuda de los grandes), encontré con una cita de Emerson que me tocó aquí… en el corazón.

Viajar es un sueño para los tontos. Nuestros primeros viajes nos van descubriendo la indiferencia de los lugares. Cuando estoy en casa sueño que en Nápoles, en Roma, para poder embriagarme de belleza y perder la tristeza. Empaqueto mi baúl, abrazo a mis amigos, me hago a la mar, y un día por fin me despierto en Nápoles… y allí a mi lado está el hecho severo, el yo triste, implacable, idéntico, del que huí. Busco el Vaticano, y los palacios. Finjo estar intoxicado con visiones y sugestiones, pero no estoy intoxicado. Mi gigante va conmigo a donde quiera que vaya. – Ralph Waldo Emerson

Mi error fue viajar para vivir, en vez de vivir para (si quiero) viajar.

Asocié los viajes a mi identidad, porque cuando no estaba feliz o conforme con mi propósito me pensaba que cambiando de destino lo remediaría todo, pero me llevaba mi «despair», mi desesperación conmigo.

Esto fue más que evidente en Bulgaria, cuando abrí mi primera empresa en el extranjero.

Lo bueno de esa época es que saqué un pequeño libro escrito en inglés que comparto con los miembros de la comunidad. Folleteo, desesperación e ingresos online. Eso es lo que encapsulé en «I’m not Jack Kerouac».

Estaba en Sofia, completamente solo. Únicamente con el portátil y pensaba que esto era lo que necesitaba. Ahorrar en impuestos y estar alejado de mi pueblo natal.

Dejarlo todo y cambiar de vida

Quizás lo que quería era dejarlo todo y empezar de cero.

El problema de empezar de cero es que «llegar a uno» es lo más difícil. Me refiero a hacer ese primer paso antes de empezar a correr o a ponerse al trote.

Es difícil hacer relaciones

Crear relaciones de cero es muy fácil si son superficiales, los círculos sociales sólidos ya es otro tema. Lo que encuentro es que esas viejas amistades que se han cultivado durante años, se van marchitando a la misma velocidad a la que las hemos cultivado: poco a poco. Y para crear de nuevas son exactamente lo mismo, poco a poco.

Es difícil crear relaciones sólidas. Aún más crear relaciones sólidas nuevas. Tanto amistades como relaciones sentimentales.

Conoces personas durante semanas o hasta meses en los que encajas perfectamente. Personas que también viven viajando y que como tu, se ponen ese pertado en el culo para salir de los sitios antes de encapsularse en la rutina. Una rutina que temen porque tienen el recuerdo de sus rutinas cuando llevaban esas vidas antiguas de la que no podían esperar salir.

Y se van.

Tu también te vas.

Os decís que estaréis en contacto. Os lo decís de verdad, pero pasan las semanas y por cosas de la vida, eso que habíais empezado a cultivar os olvidáis de regarlo porque estás por otras plantas.

Los círculos sociales no son cosa de broma. Ya he mencionado más de una vez que están estrechamente ligados a la esperanza de vida. La longevidad y la felicidad.

La evidencia científica lo ha dejado más que claro.

En algún momento se deja de viajar

Pasa el tiempo y te vas dando cuenta de estas cosas. Tu mochila queda llena de experiencias, sitios y personas, y vuelves a casa pensando que bueno, como mínimo has vivido.

Otros no tienen tanta suerte y nunca quedarán satisfechos. Con migración existencial nunca podrán estar contentos en el sitio donde nacieron.

Pero en el 99% de casos siempre, todo el mundo deja de viajar de forma permanente.

Si es importante recordarlo es para no asociar nuestra identidad con los viajes.

De lo contrario os podéis esperar una buena crisis existencial.

La identidad, el carácter de alguien tiene que venir por aquello que hace recurrentemente. La crisis puede venir si hemos asociado nuestra identidad a una única cosa como los viajes, que son altamente dependientes de otros factores como las fuentes de ingresos, nuestro estilo de vida, maneras de vivir, y relaciones.

Si tus relaciones están estrechamente ligadas con otros viajeros… ya sabes que esto termina como el rosario de la aurora en el momento en el que dejas de viajar.

Por esto con el tiempo he llegado a la siguiendo conclusión:

No vivas viajando. Viaja viviendo.

pau ninja sketch

Pau Ninja

Investigo, experimento y divulgo. Multipotencial con curiosidad intelectual "secuencial": mis pasiones e intereses van a épocas. Como una mamá pájaro, engullo información y la vomito en pedazos coherentes de contenido vía blog y podcast para otros ninjas de la vida.

Escucha mi podcast

Conviértete en un ninja de la vida

Apoya mis horas de trabajo y accede a contenido exclusivo uniéndote a mí y a otros multipotenciales.

  • Comunidad: comparte inquietudes con otros multipotenciales.
  • Podcast premium: escucha episodios sólo para miembros.
  • Boletín privado: recibe los únicos correos que mando.

Únete a Sociedad Ninja