Esta vendrá a ser una de las publicaciones personales en las que explico lo que he aprendido al viajar como voluntario en el extranjero. Una lista que espero que se vaya incrementando porque quiero hacer un voluntario por año, así que los iré documentando aquí.

Estas experiencias me han hecho darme cuenta de que prefiero viajar con un motivo. Se ha terminado eso de ir a un sitio para visitar lo que todo el mundo visita.

¿Vamos a Dinamarca?

Vale. ¿A qué?

En vez de decir: “fui a Macedonia”, prefiero decir “fui a macedonia a ayudar en un hostal porque me enamoré de una chica en Croacia”. En vez de decir: “viví en Finlandia”, prefiero decir “viví ahí ayudando en una granja finlandesa y en un intensivo de finés”.

Razones para viajar, venid a mí.

Experiencias de voluntariado en el extranjero. ¿Qué he aprendido?

Aunque no me ofrezco a hacerlo de forma muy constante, si que intento ayudar como mínimo una vez al año en distintos proyectos que encuentro por la red y que son totalmente gratis.

Granja cerca de Jyväskylä, Finlandia

En octubre de 2017.

Estuve haciendo de granjero una semana. Tenía vacaciones en las clases para aprender finés, así que decidí aprovechar e ir a algún otro sitio a hacer algo en concreto. Hacer este voluntariado en el extranjero, aunque pare ese entonces estaba en Finlandia, me hizo darme cuenta de que me gusta más viajar por algún motivo que por el mero hecho de moverme.

Cosas buenas de hacer de voluntario en una granja

vaca finlandesaLos animales eran adorables. Aunque la sensación general fuera que me querían sólo por la comida, había algunos que querían unas cuantas caricias cuando ya tenían la barriga llena. Como por ejemplo una vaca finlandesa típica que estaba preñada y que no la escuché decir ni “mu”. Literalmente.

Las criaturas no era lo único que me imaginaba que me gustaría. La vida de granja en general, aunque puede ser dura físicamente, también es muy desestresante mentalmente.

No hay nada como haber terminado el trabajo a las seis de la tarde, cocinar una buena comida, y comerla en familia con tres perros que vienen al regazo a ser acariciados.

Tener una granja no creo, pero si algo parecido. Un ambiente similar en el que uno se puede relajar, comentar las cosas que hemos hecho con las manos y apreciar el día, las horas de luz y el buen tiempo.

Cosas malas de hacer de voluntario en una granja

Lógicamente el trabajo físico. Cada granja será un mundo aparte, pero en la que estaba yo, no era únicamente alimentar y acariciar a los animales. Ya me hubiera gustado. Siempre hay trabajo extra que hacer. Reparar las vallas, construir algo nuevo, etc.

voluntariado en Finlandia

En mi caso tuve que mover bastantes piedras a golpe de herramientas y usando un pequeño tractor. Era duro pero se podía hacer. Pero también era algo que se podía hacer bastante monótono.

En mi caso he sido vegetariano y vegano, por lo que uno de los otros aspectos negativos es que uno se pueda apegar demasiado a los animales.

Para ponerlo en perspectiva, en este voluntariado había una cabra que era la más pequeña de todas. Nos dimos cuenta que no comía, que siempre estaba en el mismo rincón y que apenas se movía.

La tuvimos que coger, ir al veterinario y darle trato especial. El problema es que la propietaria de la granja, justo dos días después de que me fuera, me dijo que la cabra no pudo superar su enfermedad. Sólo me quedaron unas cuantas fotos como recuerdo y un mal sabor de boca.

No sé si tiene mucho sentido tener una granja dependiendo de lo que uno coma. En mi caso podría tener sentido si fuera sólo para alimentarme de lo que consumo. Algunas gallinas tal vez. Con la cantidad de huevos que como al día…

Hostal en Skopje, Macedonia

En septiembre de 2016.

Estuve en un hostal ayudando en el turno de noche. El trabajo fue muy fácil pero algo molesto para una persona como yo, con los horarios clavados. Se trataba de estar en el hostal a las 11 de la noche para dormir en un sofá de la recepción. En el caso de que hubiera más entradas.

Fue el primer voluntariado que hice. Los motivos de que fuera en ese país es que cuando viví en Croacia conocí una chica de Macedonia. Decidí irme a su ciudad para ver cómo se desarrollaba la cosa, y aprovechando que tenía bastante libertad, podía hacerlo sin problemas. Al cabo de unos día ya me di cuenta de que la cosa con esa chica no funcionaría, pero decidí sacar lo mejor de la experiencia de voluntariado en el extranjero.

Tenía todo el día absolutamente libre. Hice un poco de pick-up en la calle y en la cafetería. Quedé con una chica de Tinder. Hice salidas con los visitantes del Hostal y mucho más. Odiaba no poder dormir bien y ser despertado cada ciertas horas, pero saqué todas estas buenas experiencias.

A destacar es que una de las mañanas me despertó un terremoto. Y no fue el único que se dió durante los próximos días. Me morí de miedo, y así lo hicieron toda la gente que estaba con nosotros.

Había rumores de que una tarde a las cinco habría un terremoto muy elevado. Buscamos información y decidimos que la mejor idea era ir al parque en una zona que no hubiera nada. No fuimos los únicos que lo pensamos.

Nada pasó, pero al menos tuvimos unas buenas charlas con australianos e italianos. Era lo bueno de tener los días completamente libres hasta las 11.

Cosas buenas de hacer de voluntario en un hostal

Cosas buenas de la experiencia a parte de las obvias de visitar otro país y demás, es que conocí mucha gente. A destacar el gran Rubén, también español. Estuvo alojado al hostal y al igual que yo se dedicaba al posicionamiento en Google. Nos fuimos a dar una vuelta, hablar y comparar puntos de opinión.

Trabajar en un hostal puede ser interesante para conocer mucha gente que viene y que va. Si uno es social le puede encantar, en mi caso, tengo fases de todo, pero a menudo que pasa el tiempo disfruto más estando con poca gente, pero con mucha conexión.

En mi caso no tuve que limpiar ni nada. Sólo organizar el desayuno de los clientes por la mañana. Dormir en el sofá de la recepción y registrar las entradas y salidas de los visitantes era mi única tarea en este voluntariado internacional.

Cosas malas de hacer de voluntario en un hostal

Aunque uno conozca mucha gente, tampoco hace las conexiones de un buen círculo social. Más que nada porque estos viajeros, aunque tengan buenas historias que contar, acostumbran a estar en la ciudad pocas noche. En muchas ocasiones una o dos.

Sería bueno si al trabajar en un hostal pudiera irme a mi casa, pero como era un voluntariado en el extranjero, tenía que quedarme ahí a dormir. Al fin y al cabo, la idea era no tener que pagar alojamiento. La gracia es que en esas épocas estaba haciendo unos 8.000€ al mes. Hubiera preferido pagar una habitación para mi mismo o un buen Airbnb. Decidí que el tener un voluntariado era la parte de la experiencia y que tenía que lidiar con ello.

Viajar como voluntario

Lo mejor de esto es que uno sólo se tiene que preocupar de los billetes del avión.

En la plataforma que uso para ir de voluntario, las comidas y el alojamiento están pagadas por los anfitriones.

Se puede elegir cualquier país para viajar como voluntario, y las únicas limitaciones serán pensar dónde quiero ir y dónde no.

Yo siempre utilizo este buscador de vuelos (mejor que SkyScanner).

¿Cómo hacer voluntariado?

Siempre he utilizado la plataforma Workaway.

Es tan fácil como hacer una cuenta y con esto ya se pueden ver los hosts. Es decir, las personas que ofrecen comida y techo a aquellos que quieran hacer de voluntario.

Los horarios que la plataforma pide a estas personas son unas 4 horas al día, 5 días a la semana. Algo que suena bastante bien. Sería un equivalente a tener una jornada partida.

Pero para poder contactar hace falta pagar. Aunque es muy poco. Creo que pagué unos 20€ por 1 año de suscripción.

Se puede encontrar un voluntariado internacional gastos pagados fácilmente. Y con esto de que se ofrece vivienda y comida en la mayoría de los alojamientos que hay en Workaway, uno puede encontrar experiencias únicas.

Cómo hacer un buen perfil

Hay muchas personas que quieren aprovecharse de la oportunidad de viajar como voluntario en el extranjero. Mi perfil lo he encarado de cierta manera que ha gustado a las personas que piden voluntarios.

Además de que haciendo voluntariados he preguntado a los anfitriones qué es lo que les ha gustado de mi perfil y qué cambiarían.

Vamos, que tengo una buena idea de lo que buscan la mayoría.

Hablar sobre uno mismo

Aquí va bien describir si uno es aventurero, positivo, adicto a la adrenalina, callado, tranquilo, filósofo, artista, friki de los ordenadores… En caso de dudas siempre va bien ponerse en el sitio de la gente que me conoce. La idea es escribir cosas que puedan ser vistas con buenos ojos.

Explicar por qué se quiere viajar a cierto país o región en particular, dónde nací, si hay ciertas visiones concretas con las que me identifico, mis hobbies favoritos y cómo paso el tiempo libre. No me retengo por lo que hace a las metas y objetivos que quiero conseguir. También explico un poco sobre mis experiencias pasadas y con los voluntarios por el mundo.

Por lo general intento que mi texto destaque sobre el resto. No lo explico todo de una forma monótona, pero intento hacerlo atractivo. Casi como si quisiera ligarme al host… ¿Que me hace diferente? Una pregunta que para hacer voluntariado en el extranjero acostumbra a responderse con una lista de experiencias y valores.

Qué habilidades tengo

Se puede hablar de la educación que se tiene para ayudar a entender a aquellos que miren mi perfil en qué estoy interesado. O si no, la idea es que se demuestre algún tipo de pasión. Viajar y probar cosas nuevas cuenta como tal.

Los idiomas y el nivel que se tiene me parecen un punto interesante que hay que mencionar, ya que se va como voluntariado y es probable que estén alojando a otros. Saber inglés es bastante básico (hay métodos para aprender idiomas rápido si no se sabe), pero hay voluntariados dónde se busca gente que hable español con niños por ejemplo. El inglés es necesario para poder elegir cualquier opción.

Por lo que hace a habilidades especiales, no hace falta ser un experto en algo concreto, pero a veces hay algún voluntariado en el extranjero que quieren alguien con conocimientos previos en algún campo. Por ejemplo alguien manitas con las carpintería o construcción para ayudar a renovar un corral. O alguien que sepa de ordenadores para ayudar a lanzar un negocio online.

En el caso de que uno no sepa en qué tipo de habilidades es bueno, va bien pensar cosas que ha hecho en la vida. Por ejemplo esa pared del dormitorio que pinté, la silla rota que reparé, o aquella aplicación que programé. Vale, no he hecho nada de esto, pero otras cosas sí.

También cuenta esa vez que le corté el pelo a mi padre, saqué el abuelo a pasear, bañé al perro, cocine esa increíble cena para toda mi familia o… Bueno. Se entiende. Cualquier cosa que no sea sentarme sin hacer nada cuenta.

Se trata de compartir la experiencia de las cosas que se me dan bien o he probado. Pero nunca está de más mencionar que no me gusta para evitarme voluntariados en el extranjero que no son de mi agrado y no sirvo para ninguna de las partes.

Foto de perfil

No hace falta ser un modelo. Una buena foto siempre depende de la actitud, y al fin y al cabo se está aplicando para ser uno de estos voluntarios por el mundo, a poco les preocupa la cara que tenga, pero quieren saber quien soy. Algunos consejos pueden ser:

  • Sonreír
  • No subir una foto del DNI o pasaporte
  • Una foto en la que hago algo práctico o divertido. Por ejemplo si muestro mis habilidades, hobbies y demás

No hace falta mucho más que esto en las fotos que suba al perfil de Workaway. Al fin y al cabo tampoco estoy haciendo un perfil de Tinder.

Más consejos

En el perfil es importante incluir únicamente países que se quieren visitar de verdad. Si sé que voy a ir a un solo país o a un par, es mejor ponerlo en la lista y aplicar para voluntariados de ese sitio. Siempre se puede actualizar la información si cambio los planes. Cosas de viajar como voluntario.

Un buen truco es poner las fechas de los viajes que tengo programados. Porque lo cierto es que la gente que ofrece voluntarios también busca voluntariados activamente. No son sólo la gente como yo que busca dónde hay un voluntariado internacional con los gastos pagados. También es la otra parte.

Si se está disponible inmediatamente para tomar un voluntariado en el extranjera, siempre filtro por los “last minute” porque en la mayoría de casos necesitan de alguien para ya.

Finalmente, hay que verificar el perfil añadiendo el perfil de Facebook y algunos datos de más para ayudar a la gente que busca voluntarios a confiar más. Sobretodo si no se tienen referencias y estrellas de voluntariados anteriores.

Decir que no hay que preocuparse porque aún no se haya hecho ningún voluntariado. Normalmente se buscan aquellos con perfiles bien hechos y con habilidades que se buscan.

Cómo ser un buen voluntario

Hay algunas cosas básicas que a muchos se les olvida:

  • Los buenos se apuntan a voluntariados con bastante tiempo de antelación
  • Son honestos sobre lo que saben hacer y lo que no. También están dispuestos a aprender nuevas habilidades
  • Se llevan bien con el grupo sin causar daños físicos o emocionales

Los mejores voluntarios son aquellos con los que uno se lo pasa bien pasando tiempo con ellos, sin olvidar que están ahí para ayudar.

Por lo que he visto en el blog de Workaway, los perfiles más visitados son aquellos de personas que les interesa una vida sostenible, que tienen la localización y los sitios dónde irán actualizados y siempre están dispuestos a aprender cosas nuevas.

No hay que ser el típico hippy (yo obviamente no lo soy), pero lo que si es importante es no mentir. No sólo para llegar ahí y no encontrarse con lo uno se espera, pero también porque aquellos que van a un voluntariado con puntos de vista similares tienen las mejores experiencias socialmente.

Tener habilidades domésticas básicas

Cómo hacer un voluntariado en el exterior no tiene que ser algo para que uno tenga que aprender montones de cosas antes de aplicar. Yo mismo no tengo mucha idea de cocinar o cosas básicas, pero siempre hay trabajos físicos y cosas en las que resulto ser bueno aunque no las haya probado con anterioridad, por esto está bien estar abierto a probar cosas nuevas.

Algunos voluntarios con los que he coincidido tampoco tenían mucha idea de cosas domésticas pero resulta que se habían infravalorado. Y si uno se lo para a pensar muchas de estas cosas se aprenden cuando se hacen por primera vez. No es que haya un manual en cómo limpiar un WC por ejemplo.

La verdad absoluta es que la mayoría de voluntarios estamos entrenados desde pequeños para hacer cosas del hogar. A no ser que uno tuviera sirvientes que se lo hicieran todo, en algún momento hemos tenido que ordenar, limpiar o cocinar.

Mientras que no hace falta ser vegano, en algunos sitios especifican sus ideales relacionados con los animales. Por ejemplo dicen, queremos que seas vegano o no te podemos aceptar. O, no podemos tener vegetarianos porque siempre compramos mucha carne. Dependerá de cada uno leer los perfiles.

Recomiendo aprender a cocinar platos de el área de la que se es originario. Son puntos a favor para sorprender a los anfitriones.

Tener experiencia de trabajos manuales

Trabajé en un almacén durante bastantes años, y la mayoría de voluntarios en el extranjero también han tenido algún tipo de trabajo manual en el pasado, por esto una persona que nunca ha hecho algo físico en su vida lo encontrará demandante. Por suerte la capacidad muscular se adapta rápido, volviendo a casa to cachas.

Me acuerdo en la granja de Finlandia, picando piedra durante unas horas, el día siguiente tenía unas agujetas abdominales que en la vida había tenido en ningún entrenamiento de gimnasio. Le dije a Johanna que ya me podía empezar a cobrar la mensualidad del gym.

Las personas que no tienen ningún tipo de experiencia de trabajo no hace falta que lo digan. Los anfitriones y los otros voluntarios lo ven porque acostumbran a ir “algo” más despacio que la mayoría incluso con los trabajos simples. En caso de ser uno de ellos no desmotivarse, puesto que se coge el ritmo rápido.

Hay que considerar que el rato que los anfitriones enseñan a los voluntarios a cómo hacer un trabajo, es un tiempo que no se actúa productivamente. Yo me he sentido mal un par de veces por ralentizar el trabajo en grupo… Pero como digo, uno se adapta rápido y se considera ese tiempo perdido como una inversión de voluntario en el extranjero.

Recomiendo pues poner cualquier tipo de experiencia de trabajo físico en el perfil. Por pequeña que sea.

Ser proactivo

Si el anfitrión tiene mucho que organizar para el voluntariado en el extranjero, lo que se tiene que preguntar es “te gustaría que me…” en inglés “would you like me to…”.

Algo tan simple como esta frase quiere decir que el voluntario se siente suficientemente seguro para hacer una tarea, y lo puede hacer sin tener supervisión.

Del mismo modo si no puedo hacer algo, pido que me acompañen. Prefiero hacerlo de la manera que el host quiere, que no cagarla del todo.

Si puedo identificar algún tipo de trabajo que se necita hacer cada día como alimentar los animales, preparar el desayuno e ir a comprar, lo digo y lo hago por mi cuenta.

Honestidad y positividad

Los anfitriones esperan que las cosas se rompan y salgan mal (hasta cierto grado). Aquellos voluntarios por el mundo que avisan de que algo se ha roto, nunca son pegados hasta morir.

Se aprecia que las cosas se digan y que no se intentan esconder. Esto ayuda a que los problemas no se vuelvan más grandes.

Algún compañero que ha ido a hacer de voluntario en el extranjero y el amigo tenía más dinero que el anfitrión (zona de los Balcanes en Europa. Pasa bastante), se ofreció por pagar algún par de cosas.

Yo soy un poco catalán y esto no lo hago a menudo…

Hay que ser una persona que…

  • Que se pueda confiar
  • Investiga a dónde va y lo que va a hacer
  • Pregunta y escucha
  • Se compromete
  • Se adapta
  • Sabe relajarse de vez en cuando
  • Ayuda con las tareas más pequeñas
  • Dice “no” si tiene que hacerlo
  • Está en contacto con anfitriones y compañeros

Y sobretodo, no enamorarse de otr@ voluntari@… Uno se puede enamorar de la cultura, el trabajo, la sensación de comunidad y otras cosas, pero esta última es peligrosa.

Comentarios, opiniones y valoración

Si quieres comentar tus experiencias y voluntariados u opinar sobre los míos, puedes hacerlo a través de las redes sociales.

Experiencias de viajar como voluntario. ¿Qué he aprendido?
5 (100%) 7 votes