Tener una rutina diaria suena de los años de nuestros padres. Hoy lo que está de moda es el rollo de “ser espontáneo”.

Adelanto una primicia mundial: tener una rutina es vital para conseguir objetivos porque es sinónimo de organización y acción.

¿Y por qué querría algo así? porque las pequeñas cosas sumadas, llevan mucho más lejos que las acciones que cuestan más de ejecutar.

Todos somos muy listos y esto ya lo sabíamos. Por esto voy a documentar cómo organizo mi rutina diaria.

¿Por qué es tan importante tener una rutina diaria?

No es casualidad que muchos padres contaran a sus hijos la historia de la liebre y la tortuga. La constancia importa más que la intensidad. Por esto tener una rutina diaria es la clave para mejorar en cualquier aspecto.

Algo tan simple como beber un vaso de Cocacola diariamente puede llevar a diabetes y a hacer ganar 5 kilos en poco tiempo.

Ahorrar 100 euros al mes durante algunos años puede llevar a un chaval a comprarse el coche de sus sueños. En mi caso, una furgo en la que vivir.

El esfuerzo es mínimo, pero con un poco de paciencia la recompensa se multiplica mucho más. El problema que tenemos los millennials es que lo queremos todo ahora mismo.

Controlar el tiempo es una habilidad que pocos tienen, y esto considerando que es el único recurso que no se puede recuperar

Tener una rutina diaria me ayuda a dominar lo que quiero hacer con mi tiempo, sabiendo así a qué (o quién) quiero destinar minutos de mi vida.

Fase 1. Rutina diaria según el horario

En esta primera fase lo que designo son los espacios del día dónde establezco mis rutinas. Considero en qué momentos me siento con más ganas, inspirado y me noto mejor para hacer ciertas actividades.

Si creo que escribo mejor durante la noche tiene sentido que voy a reservarme un espacio antes de cenar o de ir a dormir para forzarme a hacerlo.

Lo bueno es que cuando se sobrepasa la resistencia para hacer algo por primera vez, después es mucho más fácil hacer más cantidad. Un poco como las estrategias de los maratonianos. Se dicen a sí mismos “voy a correr sólo 10km. Vale, venga 5km. Haré 5 más…” y así sucesivamente.

El momento del día es importante, y por esto creo que hay dos tipos de personas:

  • Los mañaneros o “de café en mano”
  • Los nocturnos o “de vino en mano”

Sí. Me gusta dar nombres raros y complicados. Lo que vengo a decir con esto es que si una persona se siente muy despierta por la noche y le cuesta horrores levantarse, lo mejor es maximizar esta característica.

Vale. Algunas personas simplemente son vagas para levantarse, pero hay otras que no empiezan a estar despiertos del todo hasta que no han pasado las 6 de la tarde. No hay que sentirse mal por no ser un mañanero.

Yo soy de los que se sienten muy despiertos y con ganas de comerse el mundo de buena mañana. Cuando estaba creando uno de mis negocios online en Suecia, me levantaba a las 5 porque quería. No es obligatorio, pero si me siento realmente bien durmiendo menos y con un café en mano tengo ganas de comerme el mundo, ¿por qué no? Sólo necesito una buena armadura para no procrastinar.

Si por el contrario alguien se inspira más por la noche con una copa de vino en vez de café, pues adelante. Que esa persona trabaje de noche, de lo contrario aún estaríamos capando al próximo Elon Musk sólo por un tema de horarios…

Lo importante es que el tiempo se aproveche de verdad.

Mi rutina mañanera

  • entre las 6:30 y 8:00: me visto, meo, bebo agua y me voy a la cafetería o biblioteca sin desayunar. Sólo café en mano. Ahí hago 1h-2h de rutina de lenguas + 2h-3h de rutina de proyectos dependiendo de las tareas del día.
  • entre las 11:00 y 13:00: cocinar y comer mientras miro una serie o parte de una peli.
  • justo después: siesta de 20-30 minutos (con alarma si hace falta)
  • entre las 13:30 y 14:00: me levanto, café en mano y me vuelvo a la cafetería o biblioteca. Si me noto un poco loco tal vez vaya a otro sitio… A poder ser, sin internet.
  • de 14:00 a 17:30 (o más): ahí hago unas 2-3-4h de rutina proyectos o lenguas en el caso de que tenga cosas bien avanzadas.
  • tarde con rutina de entrenamiento y más bien libre. Depende del país en el que esté y la proximidad de mi zona de entrenamiento pongo la sesión de deporte justo después de levantarme.

Mi rutina nocturna

  • llegar a casa: me siento y escribo un rato, ya sea para una futura publicación o ebook.
  • entre las 20:00 y 21:00: cocino y ceno mientras miro una serie o parte de una peli.
  • entre las 22:00 y 23:00: rutina de meditación y a dormir .
Como se puede ver no se trata de una rutina muy estricta en cuanto a las horas. Se trata de tener un umbral para maniobrar con ligereza sin sentirse estresado si voy un poco tarde.

Algo de incerteza… Sin rutina por la tarde

Hay cosas en la vida que hay que visualizarlas como si estuvieran pasando de verdad para que ocurra. Los efectos de imaginarse algo de una forma tan nítida es algo que han hecho muchos profesionales de varios ámbitos. El último ejemplo que he visto últimamente es el de Conor McGregor.

Tengo muy claro como es mi día perfecto y cuáles son los pasos para conseguir la mayoría de cosas que quiero, pero también soy consciente que no quiero vivir como un robot. Es por esto que me dejo las horas de la tarde libres de rutina.

Quedo con amigos para tomar un café, comer, cenar, leer, pensar en nuevos proyectos, mirar alguna peli… La idea es tener espacio suficiente para que la mente divague.

Apuntar que aunque mis horarios son sagrados, también me permito ser flexible de vez en cuando. En 2017 viajé bastante aún queriendo conseguir muchos objetivos, pero considera que unos dias de salirse de la rutina no es la norma general y me puede hacer bien.

Experimentar nuevas cosas nunca tiene que ser una carga mental, aunque es cierto que en los últimos días de cada viaje mi cerebro tiene ganas de ir a lo que conoce. Cuando he viajado con gente y todos duermen, me levanto antes que todos y me voy a la primera cafetería que encuentro para darle un par de horas de trabajo. Con muchas ganas siempre.

Fase 2. Rutina diaria según mis proyectos

En los espacios de tiempo designados anteriormente tendré ciertas cosas que hacer ya sea de forma diaria o semanal. Estas tareas están divididas según los proyectos en los que estoy trabajando.

Rutina de negocios online

Cómo conté en mi historia de emprendimiento online, si no hubiera sido por las horas sagradas y productivas sentado delante del ordenador, no tendría este estilo de vida y la independencia financiera que tengo actualmente.

El éxito de cualquier emprendedor no viene por la idea, sino por la acción que se toma. Ningún negocio, producto o servicio sale de la nada o en unos cuantos días de trabajar 14 horas. Sale de la pequeña creación y mejora constante que se le dedica con una rutina diaria, de manera individual o con equipo.

A continuación un ejemplo de mi rutina diaria por lo que hace a los negocios y projectos online.

Posicionamiento web

1 artículo al día.

Acostumbro a externalizar a los freelancers este tipo de artículos, de modo que en mi rutina diaria sólo tengo que programar la publicación. Aunque es una tarea que a veces puede llevar una hora, dependiendo del tipo de artículo.

Escribir libros

1 página al día (seis páginas haciendo mi reto).

Lo que mejor me ha sido dividir el número de palabras o páginas que quiero escribir por día. Si quiero sacar un ebook de 200 páginas en 30 días, sé que tendré que hacer casi 7 páginas por día. Por lo tanto me lo pongo en el calendario y a la lista de cosas que hacer.

Uno de los motivos por el que decidí publicar y escribir 12 libros en 12 meses es precisamente para presionarme a hacer algo así. Gracias a esto he estado poniendo “escribir X páginas” en mi rutina diaria. Algo que acostumbro a hacer cada mañana ya que es el momento del día dónde me encuentro con más ganas para hacerlo.

Grabación podcast

1 episodio al día.

Algo de lo que aún soy bastante nuevo, por esto mismo me fuerzo a grabar aunque sea una pequeña nota de audio para colgar públicamente en alguno de mis canales de YouTube.

Me encanta todo lo relacionado con el audio sin vídeo, y me gustaría en un futuro poder hacer de un podcast mi negocio absoluto. Es decir, que el 80% de mis ingresos vinieran de un podcast y el 20% del resto de negocios y proyectos que tengos entre manos. Sé que si me fuerzo a incluir un episodio (por muy esquematizado que sea) en mi rutina diaria, me ayudará a mejorar y a tener más ideas relacionadas con la mejora de estos.

Publicación reseñas

Tengo una red de varias webs en una plataforma dónde los clientes me piden que publique ciertos artículos con enlaces a sus páginas. Cuando tengo algún pedido, lo redacto al mismo día ya que soy bastante rápido escribiendo y me gusta dejarlo hecho para no tener que preocuparme.

Responder emails

El fallo que veo a muchas personas que tienen sus propios negocios, es que tienen el email abierto o las redes sociales. Esto es bastante similar a cuando describí mi adicción a internet.

La idea aquí es de tener un espacio de tiempo asignado para atender al email. Por ejemplo 5-20 minutos cada 4 horas.

Si algo realmente es importante, más le vale a dicha persona llamar al móvil, de lo contrario no es tan relevante como lo puede hacer parecer de forma escrita.

Rutina de idiomas

Esas personas que pueden hablar varios idiomas fruto de su pasión, son aquellas que son capaces de tener una rutina diaria y son perseverantes. Los ficharía para un negocio conjunto sin dudarlo, porque los respeto un montón.

Hablar un idioma que he estudiado y con el que me puedo comunicar es una de las mejores sensaciones que he experimentado en la vida.

Para mi el estudio de lenguas es el ámbito más productivo que existe, porque cada pequeña palabra que se aprende es útil. Aunque algunas lo son más que otras.

¿Lo difícil?

Sentarse y ponerse a estudiar. Es mucho más fácil pasarse horas leyendo artículos sobre cómo ser más productivo que sentarse y aprender lo que toca.

Por esto mismo mi rutina diaria tiene que incluir idiomas. Porqué sé que al final del año, esas pocas palabras que he aprendido semanalmente sumarán, y harán que sea capaz de hablar y entender una lengua que antes me sonaba a élfico.

Lo que recomiendo en una rutina diaria para aprender lenguas, es hacerlo todo de golpe. Es decir, reservarse un espacio del horario para hacer todas las tareas que uno quiere hacer para estudiar.

No voy a estudiar 5 minutos aquí y 10 allá, porque estudiarlo todo en un espacio de tiempo comprimido lleva al momentum. El efecto de bola de nieve en el que todo sale de forma más fluido y el cerebro entra en un estado de flow en el que aprende más rápido.

Otro de los puntos claves en mi rutina para estudiar esto o cualquier otro tema que tenga en mente, es la variación de los materiales.

Saber más o menos cuanto tiempo de estudio necesito, hace que pueda ponerlo en mi calendario de una forma más sencilla. Aunque como ya he comentado varias veces, lo mejor es que siempre esté en la misma hora del día para que haya menos resistencia a la hora de ponerse manos a la obra.

Este es el aspecto que ha tenido mi rutina durante varios meses de los que he vivido en Finlandia.

Finés

Tiempo diario en la rutina: unos 60 minutos (+ 30 minutos opcionales)

Glossika (plataforma)

  • Dónde. En plataforma. Descuento aquí de $5 al comprar primera suscripción
  • Cuanto. Unos 10 minutos
  • Cómo. No tengo que hacer nada. Le doy “play” a la plataforma y repito las frases del día.
  • Por qué. Enfocado como una rutina de gimnasio, se trata de hacer repeticiones para ejercitar la memoria muscular. Mis sesiones son de 10 minutos porque he probado de hacer más pero se hace demasiado aburrido. Con 10 minutos recuerdo las frases y no se me hace pesado (algún día más que otro).

Glossika (frases)

  • Dónde. En Anki
  • Cuanto. Unos 10 minutos
  • Cómo. Creo las flashcards de forma manual de vez en cuando y pongo tanto frases completas como espacios en blanco. Recorto el audio con Audacity de modo que por cada frase que no entiendo del todo termino creando 2 o 3 tipos de flashcards nuevas (bidireccionales). Las frases de esta rutina las extraigo del producto antiguo de Glossika que creo que han descontinuado ya que ahora se cnetran en la plataforma.
  • Por qué. Gracias a esto puedo repetir ciertas frases con facilidad y aprendo bastante vocabulario dentro del contexto.

Notas de clase

  • Dónde. En Anki
  • Cuanto. Unos 15 minutos
  • Cómo. Creo las flashcards con las notas de clase que tengo en la libreta para asimilar más vocabulario.
  • Por qué. Mientras he hecho vida en Helsinki, he ido a clases diarias. No entro en cartas todo lo que hacemos, porque considero que algunas palabras no son muy útiles.

Traducir canciones

  • Dónde. En Anki
  • Cuanto. Unos 10 minutos
  • Cómo. Creo flashcards de canciones en finés que me gustan. Incluso recorto las frases de la canción en audio y las inserto en las cartas.
  • Por qué. La idea es aprender letras que me gustan y que incluso pueda cantar mientras aprendo la frase y las palabras en contexto. De este modo uso bastantes sentidos y emociones que me ayudan a retener más en mi rutina diaria de lenguas.

Extras. Lo que aprendo de más si veo que estoy motivado o tengo tiempo de sobras.

  • Assimil (unos 30-45 minutos + 10 minutos extras para entrar un capítulo nuevo). Estudiar las flashcards que tocan hoy y cada dos o tres días inserto un capítulo nuevo.
  • Crear más flashcards (de 5 a 30 minutos)

Sueco

Tiempo diario en la rutina: unos 20 minutos

Duolingo

  • Dónde. En plataforma (aquí mi usuario)
  • Cuanto. Unos 10 minutos
  • Cómo. Con el ordenador, de este modo no hay pistas (en el móvil te da las palabras y hay que ordenarlas). Voy creando nuevas flashcards para revisar después si no entiendo algo.
  • Por qué. Algo que seguiré haciendo hasta que llegue al máximo nivel (25). Ya terminé el árbol dorado pero lo sigo haciendo para validar gramática y aprender algunas palabras de vocabulario que no entiendo.

Flashcards

  • Dónde. En Anki
  • Cuanto. Unos 10 minutos
  • Cómo. Si he sido bueno el día anterior no acostumbran a haber muchas palabras a revisar, ya que es una lengua que empiezo a ser fluido.
  • Por qué.  Es la única baraja de sueco que tengo en Anki, ahí voy metiendo todo lo que voy aprendiendo con podcast, youtubers, series o el mismo duolingo.

Extras. Lo que hago cuando tengo más tiempo o me encuentro con un rato muerto y los materiales en mano.

  • Leer escuchando audiolibro (unos 15 minutos).  Utilizo mi libro electrónico con diccionario de un texto en sueco. Normalmente es Harry Potter.
  • Mirar videoblogs en sueco (unos 10 minutos de media). Algo que hago cuando tengo un rato muerto y estoy en un sitio con wifi. Como entiendo la mayoria, me va bien parar cuando no entiendo una palabra, y crear una flashcard nueva con la frase que se ha dicho.
  • Escuchar podcast (ilimitado). Algo que me gusta hacer de forma pasiva mientras trabajo para no sentirme mal si no miro vlogs o leo libros con el audio libro. Es mi “material de garantía” para asegurarme que habré estado lo suficientemente expuesto a la lengua en mi rutina diaria.

Rutina de entrenamiento

Desde que empecé a ejercitarme en el 2009 nunca he dejado de hacerlo al completo. Había estado muy viciado, pero ahora me lo tomo como una adición a mi rutina diaria que me ayuda a moverme y darle un poco de cuidado al cuerpo. Antes era para lucir mejor, ahora es para sentirme mejor.

Las rutinas que he estado siguiendo de forma cronológica han sido las de Chad Waterbury. Por su enfoque poco convencial, variente y divertido.

He subido las rutinas de Waterbury de forma pública por si alguien las quiere ojear. Van bien acompañadas con el sitio oficial en caso de dudas.

En el caso de quererse tomar la rutina diaria de entrenamiento muy a pecho y aprender a más no poder, no puedo recomendar a otro entrenador y estudiador que David Powerexplosive. Antes de hacerse famoso en este ámbito, ya rondaba por varios foros en el que yo estaba, dejándonos a todos impresionado por su fuerza y conocimiento. Aunque para ese entonces se tapaba la cara… De taparse la cara a conquistar el mundo del vídeo de entrenamiento.

Rutina de meditación

Sé que si tengo que sentarme a meditar por mi cuenta, acabaré frustrado al cabo de 2 minutos. Me siento incómodo, sin ganas y todo duele. Por esto me va muy bien incluir en mi rutina diaria alguna forma de meditación guiada. Personalmente utilizo la aplicación Headspace antes de ir a dormir, que me da instrucciones sólo durante 10 minutos. Lo que considero una duración ideal.

¿Por qué incluir meditación en una rutina diaria? Honestamente no se necesita meditar para conseguir metas. Aunque ha estado algún tiempo de moda porque Tim Ferriss y esta gente llamada “éxitosa” (no me gusta nada la palabra) lo hacían. Pero nadie se ha parado a contar la gente que si que cumple lo que quiere pero no medita.

¿Por qué medito? Bueno. La pregunta sería más bien “por qué lo intento”, porque alguna noche me olvido… O me acuerdo pero sólo quiero caer rendido en la cama.

La sensación después de esos 10 minutos es genial, y con una vida agetreada en el primer mundo me sienta bien olvidarme de todo aunque sea sólo por un rato. Dejar que la mente vaya dónde quiera durante un rato, escuchar mi respiración y olvidarme de todo lo que ha pasado durante el día durante un corto periodo de tiempo.

Comentarios, opiniones y valoración

¿Cuál es la tuya? ¿Quieres opinar sobre la mía? Puedes hacerlo en las redes sociales.

Mi rutina diaria es ESTA (por esto mejoro en lo que me propongo)
5 (100%) 10 votes

¿Te ha gustado mucho? ❤

¿Qué dices? ¿que quieres hacer una donación? pues gracias pero no hace falta. Y tampoco pongo publicidad, pero si te quieres implicar de algún modo:

  1. si vas a usar alguno de los mismos servicios que yo, pulsa mis enlaces con los que me gano una pequeña comisión sin que a ti te cueste nada extra
  2. contáctame por email con un mensaje ligado a una donación que al final del año destino al 100% a los animales
  3. compra uno de los libros que he publicado recopilando la información de lo que te interesa

Parece una manera de apoyar lo que escribo más acorde con lo que hago, ¿no?