Ser un microemprendedor significa tener un pequeño negocio que me permite disfrutar del trabajo que quiero, manteniendo un estilo de vida balanceado.

Sin gente a mi cargo, ni oficinas, ni llamadas constantes de clientes y tampoco papeleos que no tienen nada que ver con mi actividad.

Sólo veo ventajas en tener un business de una sola persona, y aún más si son negocios pasivos, claro.

En lo que me centro es en hacer que mi hora se pague a más para tener más tiempo (y pasta) para disfrutar de la vida.

Me puedo centrar en mí y aunque es verdad que trabajar hay que hacerlo igual, a diferencia del gran empresario, no sueño con oficinas y gente a mi cargo.

Por qué decidí ser “microemprendedor”

Otros tendrán distintas motivaciones pero estas son las mías. Todas hacen referencia a algún tipo de libertad.

1# no quiero que mi empresa crezca

Como microemprendedor busco la libertad financiera absoluta. Esto significa que mi negocio trabaje para mí y no al revés.

Poder elegir mis horarios y que terminen siendo menos de 20 horas semanales. Este siempre ha sido mi único objetivo laboral.

En algunos meses dónde el dinero ha sido abundante, también lo ha sido el estrés. Es por esto que he vendido blogs y partes de mis negocios que me hacían preocupar demasiado.

Aunque esto significara hacer menos dinero.

En uno de los episodios del podcast de Tim Ferriss con Derek Sivers, Tim empezó diciéndole: me encanta hablar contigo porque cuando te llamo preguntándote como hacer crecer mi negocio, tu me contestas “bueno pero ¿para qué quieres hacer crecer tu empresa?”.

Así es el microemprendedor. Un “nuevo rico” (joder con las etiquetas).

Alguien que valora más su tiempo que su dinero, aún considerando este último como un factor vital. Pero supongo que queremos actuar de forma inteligente para conseguirlo sin prostituirnos.

2# quiero trabajar desde dónde me de la gana

Como microemprendedor puedo ser nómada digital

Estoy ya cansado de este concepto. Voy a decir que puedo viajar y pasar varias semanas o meses en un sitio y después cambiar.

O no.

Puede que sólo quiera ser un trabajador remoto o que tenga una oficina, pero por lo general las ansias de ser un microemprendedor, están asociadas a la libertad que se tiene al poseer una empresa pequeña y trabajar para uno mismo desde cualquier sitio.

Como si me da la gana de hacerlo desde la casa de la montaña.

3# quiero enfatizar lo simple

Para continuar siendo pequeño y hacer que mi hora se cobre más, necesito ser más efectivo y centrarme en los pilares de cada actividad.

Aquí no vale, hacer hojas infinitas de Excel para el jefe porque el cabrón soy yo mismo.

No soy una gran empresa que cada minuto tiene 1.000€ nuevos y pueden permitir derrocharlos en material, empleados o actividades que no importan.

Cada minuto cuenta y por lo tanto tengo que enfatizar la filosofía minimalista.

En resumen: tener y hacer sólo lo que importa.

No sólo económicamente, pero también para mi alma para los que se ponen religiosos y farrucos.

4# quiero ver dónde me lleva mi “migración existencial”

Mi sentimiento de “hogar” viene de interacciones a mi alrededor, y no de un lugar geográfico en concreto.

Dr. Madison lo bautizó como “migración existencial” y es la razón por la que tengo un impulso que parece salirse de mi control. Con un deseo de ser extranjero ahí dónde esté. Una afinidad con alteridad.

Como microemprendedor con migración existencial sigo queriendo sentirme como en casa, pero me da igual dónde vivir mientras tenga mi actividad laboral querida y lo haga por mi mismo.

Y trabajando online sin tener que preocuparme del dinero, tiempo o temas burocrático (menos cuando me puse a crear empresa en el extranjero).

Definiéndome como microemprendedor

La definición oficial de un microemprendedor es: emprendedor dispuesto a tomar el riesgo de empezar un negocio pequeño, que le permita hacer el tipo de trabajo que quiere, teniendo un estilo de vida balanceado.

¿Y si quiero tener una granja sin ánimo de expansión?

¿Y si quiero servir café en un micro local?

En estos casos también sería microemprendedor.

Se ha puesto de moda esto de “pensar en grande” y por esto me gusta tanto el concepto de “micropreneur”. Rompe con estas reglas y vuelve al minimalismo.

A lo básico.

Romper con las jornadas laborales de 40 horas y volver a disfrutar del tiempo libre. Con la familia, con hobbies, aficiones, con retos para hacer con amigos, leyendo, aprendiendo idiomas…

¿Microemprendedor, solopreneur o entrepreneur?

Las diferencias son bastante sutiles, pero nos encanta encajar dentro de un grupo en concreto.

Así que a la que alguien crea una pequeña variación, ya piensa con un nombre chulo al respecto. En mi caso:

  • Soy emprendedor pero no lo soy. Porque no quiero trabajar con más personas que conmigo mismo.
  • Soy un solopreneur pero no lo soy. Porque no tengo la idea de hacer crecer mi negocio.
  • Soy microemprendedor porque quiero seguir siendo pequeño para tener más tiempo para mí.

Empezando un negocio

Micropreneur, solopreneur y entrepreneur emprenden una actividad económica. Todos los tres conceptos llevan algo de innovación y ganas de hacer las cosas por uno mismo.

Sea el que sea el modelo de negocio, lo necesitan. Al fin y al cabo van a empezar un negocio. Esto no cambia.

Lo que si es diferente es la parte final de esta idea.

En la parte trasera de la mente del solo y el emprendedor, ya empiezan a pensar como escalarán… El micro sólo quiere una buena pirámide y estar tranquilo. Libre de estrés.

Tomar riesgos

Todos toman riesgos. En todas las fases de un negocio, especialmente en la inicial.

Lo bueno del microemprendedor es que tomamos menos riesgos.

Joder, yo empecé mis negocios online con menos 100 euros cuando me puse a buscar cómo crear una pagina web desde cero.

Si quiero empezar algo con mi portátil me puede ir mal, pero no habré perdido tanto como un emprendedor que quiere abrir un gran local.

Si soy un micropreneur y quiero abrir un negocio físico de algún tipo, lo más probable es que sea pequeño y sostenible.

Esto no quiere decir que a este tipo de propietarios de negocios les vayan más los gatos… Yo soy de perros.

Wat.

El emprendedor “solo” está en las mismas que el “micro” al principio, pero cuando la costa empieza a ir bien ya piensa en escalar.

Capital inicial

Los tres tipos de emprendedores empiezan en pequeño. Nadie empieza con un capital inicial grande a no ser que hayan plantado uno de los árboles de dinero.

El empresario “micro” no necesita tanto capital como los otros modelos de propietarios. Su idea es tener una base sólida y bien fundada con la que sostenerse durante mucho tiempo. Por esto es probable que empiece con un pequeño local o un portátil para trabajar de forma remota.

Creando un equipo

El microemprendedor y solopreneur quieren hacer las cosas por uno mismo, sin grupos. Emprendedor busca ayudar, ser ayudado y hacer crecer un equipo.

La naturaleza del soloemprendedor es ir saltando de Coworking Space para ir trabajando con otros freelancers. Tal vez hacer una buena network para cuando tenga que escalar, pero esto no pasa por la mente del micropreneur. Y el emprendedor… Bueno. Esto él ya lo pensaba mucho antes de tener su idea inicial de negocio.

Escalando el negocio

El solopreneur y entrepreneurquieren crecer, pero el microemprendedor quiere ser siempre pequeño.

El emprendedor per se tiene que tener en mente un equipo que le ayude a crear su empresa, lo que significa muchas horas dedicadas pensando en escalar.

En su mente no cabe otra cosa que crecer (como yo, que era el más bajito de la clase) y ganar más y más dinero. Alcanzar el “éxito financiero” es lo único que oye ahí donde va…

El soloemprendedor también tiene esto en mente, pero no de una manera tan drástica. Lo que quiere primero es tener una buena base, y a la que puede escalar su negocio pero sin arriesgarse a formar un equipo fijo. Trabaja más con freelancers solopreneurs que tienen la misma idea.

El microemprendedor no quiere ni oír a hablar de hacer crecer su negocio. Le ha pasado por la cabeza, pero sabe que lo que quiere es un estilo de vida sostenible.

Pagando impuestos

Y como no… Todos tienen que pagar impuestos.

De esto no se salva nadie.

¿O no?

He hecho una publicación de cómo no pagar impuestos legalmente. Para decirle adiós a Hacienda en caso de ser un ciudadano del mundo.

Fuentes y referencias

  • Leí el concepto por primera vez en el blog de Ignacio
  • Episodio de podcast con Sivers
  • Las existencial migrations según Madison
  • Info en inglés sobre los knowmads

Comentarios, opiniones y valoración

¿Eres un microemprendedor, quieres serlo o quieres comentar algo al respecto? Puedes hacerlo en las redes sociales:

Decidí ser “microemprendedor” por estas 4 razones (o principios)
5 (100%) 8 votes

¿Te ha gustado mucho? ❤

¿Qué dices? ¿que quieres hacer una donación? pues gracias pero no hace falta. Y tampoco pongo publicidad, pero si te quieres implicar de algún modo:

  1. si vas a usar alguno de los mismos servicios que yo, pulsa mis enlaces con los que me gano una pequeña comisión sin que a ti te cueste nada extra
  2. contáctame por email con un mensaje ligado a una donación que al final del año destino al 100% a los animales
  3. compra uno de los libros que he publicado recopilando la información de lo que te interesa

Parece una manera de apoyar lo que escribo más acorde con lo que hago, ¿no?