Insostenible: veganismo y medio ambiente
Una dieta a base de plantas es mala para la Tierra

Después de pasarme años gravitando entre dietas veganas y vegetarianas pensando que estaba haciendo el bien tanto para mi salud como para el medio ambiente, hoy expongo las razones por las que estaba equivocado.

Completamente equivocado.

En vez de datos y lógica, me dejé llevar por una narrativa romántica, por un sentimiento… Lo cuál es irónico porque la dieta vegana no contiene ninguna parte animal y a la vez su evidencia no tiene ni pies ni cabeza. Así que lo voy a decir…

El veganismo es insostenible para el medio ambiente.

Toqué todas las razones para no ser vegano pero lo hice a nivel (más o menos) superficial. Se me quedó la espinilla de profundizar en los peligroso que es para el planeta seguir una dieta basada en plantas, así que este es el plan de hoy.

Antes de que os tiréis a mi yugular sin dejarme continuar con los argumentos (ya os digo que el veganismo es sentimental, no lógico) quiero remarcar que también creo que la ganadería industrial es igual de insostenible a parte de una aberración.

Para mí, tanto veganismo como ganadería industrial deberían ser erradicados por igual.

«Entonces, ¿qué cojonez defiendes, Pau?».

Creo en una práctica, la única práctica que deberíamos adoptar a largo plazo para salvar el planeta. Se trata de la agricultura regenerativa y hoy, mientras desmontamos falacias del veganismo y medio ambiente, veremos cómo esta práctica será nuestra única salvación como especie.

Animaros a mirar fuentes y evidencia que utilizaré hoy, pero también os animo por igual a contrastar los datos que os dan estos documentales veganos tan chocantes. La mayoría se toman los vídeos o infografías románticas como «la última palabra» sin ni siquiera contrastar de si los datos son verídicos, o de si han mostrado sólo una parte de la verdad. Que para mí, es otra manera de mentir.

Hablando de datos, vamos a ver los que he usado yo para afirmar que el veganismo no es sostenible para el medio ambiente.

Es una hipocresía medioambiental

El veganismo no ayuda al medio ambiente. Según las instituciones estadísticas de impacto medioambiental, hacerse vegano es el equivalente:

  • A cambiar todas las bombillas por unas de bajo consumo.
  • A secar la ropa tendiéndola sin usar una secadora.
  • A reciclar todo lo que tocamos.
  • Y a lavar la ropa a mano en agua fría.

Todo esto combinado = ser vegano.

Pues bien, evitar tomar un vuelo transatlántico es el doble de efectivo que hacerse vegano. No tener coche es tres veces más efectivo que hacerse vegano. Incluso tener un hijo es lo peor que podemos hacer para el medio ambiente.

Los que eligen tener un hijo menos es el equivalente a 60 personas haciendo una dieta vegana para el planeta.

O en otras palabras: una persona no vegana, no teniendo 1 hijo es 60 más sostenible que un vegano. Así que… tenemos que empezar a apreciar más los feos.

acciones sostenibles
Foto: infografía de acciones para reducir el cambio climático.

Si alguien dice ser vegano por el planeta, espero que sea la misma persona que no tiene coche, no tiene hijos y nunca toma ningún avión.

De lo contrario decir que «soy vegano por el planeta» es una de las hipocresías medioambientales más grandes a menos que te esterilices y dejes de viajar en aviones para siempre.

Contaminación en nombre de «nutrición»

¿Otra manera de contaminar y matar por igual? veganos comprando en el supermercado.

El vegano medio no tienen su propio huerto o ni siquiera procura que los alimentos que consume sean locales. Nop. La mayoría compra en los supermercados y esta es otra razón por lo que no tiene sentido.

Dicen que lo que buscan es tener más variedad de alimentos para llegar a ciertos requerimientos nutricionales. Aquí ya no entraremos a que para empezar el cuerpo no absorberá ni la mitad de esos micronutrientes y que la mayoría les saldrá por el trasero «en nombre de la fibra».

Entonces, ¿cuál es el problema con comprar en el supermercado? hay varios motivos.

Se hacen platos que en la naturaleza sería imposible de crear al mismo tiempo porque los alimentos pertenecen a distintas partes del mundo y a distintas estaciones del año.

Las fotos que vemos en las redes sociales son de comidas hechas con 15 alimentos distintos de distintas estaciones y zonas geográficas que han atravesado medio mundo para llegar a ese plato.

Vemos esa foto de una ensalada riquísima con tomates, moniato, abocado, garbanzos y ya pensamos que con todos esos colores, ¿como no va a ser natural, orgánico y nutritivo?

plato vegano
Adivinanza: ¿qué hay de malo en este plato vegano tan colorido?

Para empezar, la mayoría de veganos confunden colores con nutrición. Por esta regla de tres les saldría más barato comerse el pack de rotuladores de la vuelta al cole.

Y eso sin considerar esa poca biodisponibilidad de las vitaminas y minerales de la que hablábamos hacía un momento, o del impacto que tiene para el medio ambiente en el que entraremos en un minuto.

Si viéramos en blanco y negro irónicamente tal vez podríamos verlo todo más claro.

  • El tomate se cosecha a finales del verano siendo originario de Sudamérica.
  • Los garbanzos son de otoño-invierno, probablemente vendrán de la India.
  • La cosecha del aguacate empieza en marzo y probablemente viene de America.
  • El boniato es de otoño también de Sudamérica.

Nos hacemos a la idea.

Distintos alimentos. Distintas estaciones. Distintas partes del mundo. Mismo plato.

Aún así se nos intenta convencer que es lo mejor para el medio ambiente porque «no se consume carne» cuando estamos importando con barcos y aviones transatlánticos todo tipo de alimentos de fuera para que los tengamos disponibles los 365 días del año en el supermercado del lado.

En otras palabras, que con no querer dar soporte a la ganadería industrial el veganismo está dando soporte a la agricultura industrial y esto, aún tiene consecuencias más graves para el planeta.

Ningún vegano habla de que la agricultura industrial provoca más contaminación y más muertes. O tal vez es porque como yo en mis años veganos y vegetarianos simplemente no lo sabía y no verificaba los datos por esa narrativa romántica.

Los cereales no son para el ganado

Lo que encontramos en el supermercado está cultivado en masa vía monocultivos que es básicamente la práctica de hacer crecer cultivos de un sólo producto, de forma intensiva y a gran escala (lógicamente). La pela es la pela.

  • Arroz
  • Maíz
  • Soja
  • Trigo

La muerte de miles de millones de animales «menos achuchables» que hay en cada temporada de cosecha, es directamente comparable al impacto medio ambiental que tiene.

Todo en el nombre de los monocultivos. Y aquí más de uno estará a punto de explotar…

«Pero un momento Pau, ¡la gran mayoría de estas cosechas están destinadas a alimentar ganado cuando nos lo podríamos comer nosotros!».

Yo también lo he escuchado. La industria vegana nos quiere hacer creer que la mayoría de cultivos de soja, maíz o cebada son usados para alimentar al ganado.

Pero con datos oficiales en la mano vemos que esto es simplemente mentira.

En vez de tomarnos las infografías y estadísticas falsas de documentales como Cowspiracy o Game Changers como si estuviera escrito en piedra, validemos la evidencia antes de saltar a comprar suplementos veganos.

alimento del ganado
Gráfico: ¿cuánta «comida» de aquí puedes digerir? respuesta: un 13% de grano. Fuente: FAO, Naciones Unidas.

Según datos oficiales de la Organización de Comida y Agricultura (FAO) de las Naciones Unidas, los cereales sólo representan el 13% de la alimentación del ganado mundial. O en otras palabras:

El 86% de lo que se usa para alimentar al ganado no es apto para el consumo humano.

A menos que seas una cabra y puedas digerir césped, forrajes y subproductos de las cosechas, ningún animal te está robando comida.

Al contrario, te la están regalando.

El ganado está transformando productos que no podemos consumir a… comida animal: la proteína más completa, más biodisponible y más nutricionalmente densa que existe.

De lo que les damos de comer a las vaquitas, sólo un 13% es grano y no «+50%» como nos quieren hacer creer algunos documentales tipo Cowspiracy.

He mirado los llamados «datos» que utilizan para llegar a este porcentaje y al igual que su dieta, esta porcentaje no tienen ni pies ni cabeza. Tiene gracia porque han enlazado a la FAO como una de las fuentes pero la misma FAO en ningún apartado menciona un 50% de grano para alimentar al ganado.

En lo que sí estoy de acuerdo del movimiento vegano es que tenemos que terminar con la ganadería industrial.

El grano que le deberíamos dar al ganado no es 13% sino un 0% en la medida de lo posible porque la única carne que tendríamos que consumir es la de pasto o caza.

Y lo creo así porque los monocultivos son lo que generan más contaminación y muertes innecesarias mientras vamos creando verduritas que no nos llenan ni de calorías ni de micronutrientes.

Provoca más emisiones que del ganado

«Pero Pau, aunque no se coman nuestra comida lo que sí hace la ganadería es contaminar mucho».

Esta es precisamente otra de las afirmaciones que se hacen sin comprobar. Que los pedos o los eructos de las vacas tienen un impacto que flipas en las emisiones de metano para la atmósfera.

Deben ser los mismos que dicen que un saltamontes saltando es el causante de un terremoto en la otra parte del mundo.

Ciencia en su máximo esplendor, amigos.

El sector de la agricultura (donde se incluye toda la agricultura pero también la ganadería) fue la responsable de sólo el 10% de las emisiones totales del gas de efecto invernadero (GEI).

Empiezo a pensar que estos porcentajes que se tiran por ahí diciendo que el 20-30-40% de los gases se reducirían si dejáramos de comer carne, son sacados de documentales bonitos impactantes o infografías que se ven por Instagram o Pinterest.

He estado escarbando en la web oficial de la EU donde se presentan estos datos, y ellos mismos dicen:

«Sin embargo, es importante señalar que las reducciones de emisiones de la UE se han visto compensadas, al menos en parte, por el aumento de la producción fuera de la UE. Las importaciones de alimentos y bebidas en la UE, por ejemplo, han aumentado significativamente desde 1990.»

La misma Unión Europea nos está diciendo que hay menos contaminación en crear alimentos en Europa porque se importan de fuera.

Mi pregunta es, ese vuelo o barco transatlántico que se utiliza para traer a los alimentos a Europa, ¿contabiliza como gas contaminante para la UE? ¿o es para el otro país? ¿se hace una media con los quilómetros que hace ese transporte en territorio europeo? ¿o todas esas emisiones están en territorio internacional y no cuentan?

Lo pregunto porque en los informes oficiales no sale.

Aunque ha habido una bajada substancial de ganadería en todo el mundo, las emisiones de metano han ido aumentado año tras año desde el año 2006.

inventario ganadería
Gráfico: el total entre países sale a casi -4 millones de inventario de ganadería.

¿Y eso? pensaba que los pedos de vaca eran el único problema y aún así cada vez tenemos menos vacas que puedan tirarse pedos…

Estamos además comiendo más verduras que nunca y los gases siguen aumentando. Que misterio, ¿no?

La NASA nos respondió al enigma en 2018 con datos que son de todo menos veganos.

Del incremento total de 25 teragramos al año, a parte de los 17 en combustibles fósiles y 4 de incendios, ¿sabéis cuál fue el incremento responsable de 12 teragramos? la subida del cultivo de arroz, siendo responsable de casi la mitad de la subida de las emisiones de metano.

Culpas los animales por las emisiones de metano es no tener dos dedos de frente.

O debería decir… «dos pedos de frente».

Aunque esté de acuerdo que la ganadería industrial se debería erradicar por como se tratan los animales, primero deberíamos luchar a los monocultivos porque provocan aún más muertes y contaminación.

Se destruye la vida animal

¿Cómo puedo afirmar que los monocultivos provocan incluso más contaminación (y muertes) que la ganadería industrial de los cojonez?

En 2015 la FAO (Organización de Comida y Agricultura) de las Naciones Unidas afirmó que nos quedaban sólo 60 años de tierras fértiles y cosechas.

¿Preocupante? sin duda. ¿Verídico? no tanto.

El botánico James Wong desmentía la falacia de las 6 décadas de cosechas pero es verdad que estamos depletando los suelos a una velocidad abismal.

Es difícil estimar cuántos años nos quedan de cosechas y si me preguntáis a mí, este es nuestro problema más gordo para el cambio climático y cuando la tierra deje de tener nutrición es cuando podremos decir adiós al planeta.

Hay que parar la industria del monocultivo.

Con los monocultivos destruimos el suelo, la tierra con cada maldita cosecha que hacemos porque para aumentar la productividad de cada una usamos montones de fungicidas, pesticidas y herbicidas.

Esto tiene un impacto directo en la disminución de polinizadores (aka, las señoras abejas).

Los desechos de estos productos físicos empiezan a filtrarse libremente por fuera de las zonas de cultivo y, ¿qué sucede? lo podemos ver claramente en la zona muerta que ha quedado en el Golf de México.

muerte golfo méxico
Fotos: filtro de polución al Golfo con la muerte de toda su vida marítima.

Una zona muerta de la medida de un Estado estadounidense entero que ha anquiliado toda su vida marítima.

Para que crezcan las plantas de forma natural, la naturaleza ya tenía el ciclo resuelto desde hace millones de años. Nutriendo las plantas con la caca y el pis de los animales: el fertilizante natural.

No labrando la tierra preservamos las plantas silvestres y cultivos de cobertura.

Esto preserva el suelo con las raíces actuando como enmiendas químicas biológicas y físicas del suelo. El contenido de nutrientes también se mejora enormemente cuando dejamos que el ganado vaya pastando por ahí.

Pero las muertes de animales por la contaminación de los cultivos no se detienen en el agua.

Para entender la relación pesticidas-contaminación-muertes tenemos que conocer el proceso de cosecha de los monocultivos.

  • Primero se matan animales de todo tipo como insectos y roedores.
  • Después se chorrea todo con pesticida y herbicidas para matar aún más.
  • Cuando la mayor parte de la fauna silvestre ha muerto, el ecosistema está hecho mi*erda, y ahí el monocultivo objetivo que se quiere hacer crecer en masa, empieza a crecer.
  • Precisamente por este crecimiento acelerado de la comida que se ha plantado, los insectos o animales que quedaron por ahí aún con vida se regeneran también muy rápido por la nueva fuente de comida.
  • Entonces el ciclo vuelve a empezar. Vuelven a cosechar los campos, vuelven a matar todo lo que hay por ahí, vuelven a rociar todo…

Es un proceso increíblemente horrendo, tanto por el medio ambiente pero también por los animales que hay por allí.

Parece que los veganos sólo se sienten atraídos por los animales achuchables pero se olvidan de todos estos miles de millones de pequeños animales que mueren por culpa de los monocultivos.

Entiendo que puede ser simplemente por desconocimiento, pero si los veganos entendieran como crece la comida de su plato tal vez abrirían los ojos.

Y lo que es irónico es que lo que les llega al plato es mucho menos nutritivo.

Provoca desertificación

Pero el problema no es sólo para la nutrición humana, también para la nutrición terrestre. Así es amigos, la tierra también quiere sus vitaminas.

Con cada cosecha en los monocultivos utilizando todos estos productos, vamos depletando más el suelo de todos estos nutrientes y esto provoca desertificación que es básicamente cuando en el suelo dejan de crecer plantas por falta de nutrientes. Y adivinad qué…

La desertificación es la causa humana más grande del cambio climático.

Desde que el mundo es mundo, el suelo ha ido prosperando divinamente sin humanos pero con enormes cantidades de animales. Los procesos naturales que utiliza hoy la naturaleza, son los mismos que hace millones de años atrás.

Con desertificación la temperatura del suelo aumenta porque no tiene la sombra de las plantas o el césped. Sube tanto que los nutrientes del suelo se destruyen aún más y este mismo calor «empuja» las nubes.

La evidencia estadística de la Organización de Comida y Agricultura (FAO) es que estos suelos mandan nada más ni nada menos que +78 Gigatoneladas de dióxido de carbono a la atmósfera.

Mucho pensaréis «pero Pau, ¿y si compro de monocultivos orgánicos?».

Si un granjero se preocupa por la nutrición de su tierra y por lo tanto de sus plantas, comprará estiércol, cacotas de una granja de producción animal masiva (que ya sabemos como se tratan los animales), lo usará en su tierra y el vegano de turno comprará ese producto creado con este monocultivo «orgánico».

O sea que el vegano consumidor de productos orgánicos acaba de «colaborar» indirectamente en la ganadería industrial porque no queriendo que el campesino use pesticidas, acaba de comprar estiércol animales vía ganadería industrial.

Menor densidad nutricional por recurso

Lo que está claro es que la industria agrícola utiliza todos estos productos químicos, y ¿cuál es el problema aquí? que alimentar la tierra con esto es como darle calorías vacías porque sólo le proporcionamos macronutrientes, no micronutrientes. Le damos:

  • Nitrógeno
  • Fósforo
  • Potasio

Con estos elementos sólo tenemos esto: energía.

Claro que la tierra necesita energía pero ni de lejos es lo único que le hace falta.

Es como alguien que sólo se alimenta de pan. Tendrá mucha energía, muchos carbohidratos, pero no podremos decir que esa persona esté bien alimentada.

Que se lo digan al ciudadano medio de hace 10.000 años cuando se descubrió la agricultura y nuestra dieta pasó a ser de carbohidratos exclusivamente.

hombre agricultura

Con los monocultivos para crear plantas hacemos exactamente lo mismo. Le damos nitrógeno, fósforo y potasio para que crezcan cosas, pero esto es el equivalente a sólo darle pan. Energía.

Lo que estos estos monocultivos necesitan son micronutrientes. ¿Cómo podrían obtenerlos? pues de la manera que la madre naturaleza lo orquestó todo. Con el pis y la caca de los animales que pastan por ahí.

Como consecuencia terminamos con frutas y verduras mucho menos densas nutricionalmente porque la tierra es de poca calidad.

Lo que necesitamos son micronutrientes que estos monocultivos no nos proporcionan precisamente porque en primera instancia sólo hemos alimentado esa tierra con energía, no con micronutrientes.

En otras palabras, nos llenamos la barriga de comida y energía vacía terminando con enfermedades y deficiencias nutricionales.

Normal que los que pasamos a una carnívora terminemos haciendo tres, dos o hasta una sola comida al día. Porque nuestras hormonas de hambre y saciedad vuelven a normalizarse.

Se alimentan menos personas

Todo esto no son opiniones e hipótesis porque ha sido comprobado una y otra vez pero sólo las noticias chocantes crean titulares.

Los científicos encontraron que eliminar por completo los productos animales no es la mejor manera de maximizar el uso sostenible de la tierra. Una conclusión a la que llegaron comparando:

  • 1 dieta vegana
  • 2 dietas vegetarianas (una con lácteos y la otra con lácteos y huevos)
  • 4 omnívoras (con varios grados de influencia vegetariana)
  • 1 baja en grasas y azúcares
  • Y la típica dieta amerciana

Después de hacer correr los modelos encontraron que la dieta vegana alimentaría a menos personas que todas las demás.

¿Por qué?

Pues porque la dieta vegana desperdicia tierra disponible que de otra manera podrían usarse para alimentar a más personas.

Me refiero a que hay ciertas partes donde no se puede crear un monocultivo pero en cambio los animales pueden pastar libremente, convirtiendo las malas hierbas para los humanos en proteína animal.

Sólo podemos usar alguna tierra para hacer crecer plantas de ciertos tipos:

  • Las tierras de pasto a menudo no son adecuadas para el cultivo de cultivos, pero son perfectas para alimentar ganado.
  • Las tierras de cultivo perennes sustentan cultivos que están vivos durante todo el año y se cosechan varias veces antes de morir, incluida gran parte del grano.
  • Las tierras de cultivo cultivadas son donde normalmente se encuentran verduras, frutas y nueces.

Lógicamente los insecticidas y pesticidas usados para hacer crecer las tierras de cultivo perennes y cultivadas también afectan negativamente al medio ambiente y a la vida animal, como hemos visto.

Al medio ambiente, a los animales… y a nosotros.

Hay más intoxicación por comida

Las personas viviendo cerca de monocultivos tienen más peligro de tener niveles altos de nitratos en su agua potable.

Los nitratos han llegado a titulares españoles porque pueden llegar a ser muy peligrosas. Se han visto casos de bebés que cuando eran alimentados con agua que lleva nitratos, se les adjuntaban estas moléculas a los glóbulos rojos, les roban el oxígeno, y los bebés se asfixian.

Y estos no son los únicos pequeños que están en peligro.

Las abejas son extremadamente susceptibles a las neurotoxinas en estos químicos.

Estamos hablando del animal más imprescindible por la función que tienen en nuestro ecosistema. Por culpa de estos productos que usamos en los monocultivos ya hemos aniquilado más del 90% de las especies de estos animales «menos achuchables».

Este es el dilema medioambiental vegano, amigos ninjas de la vida.

«Está bien matar miles de millones de animales pequeños y feos que no podemos tener como mascotas, por el bien de tener monocultivos que arruinan el ecosistema, el medio ambiente y nuestra salud, pero no está bien comprar carne local de pasto que equivale a 1 sola muerte.»

Comprar vegetales de un supermercado es menos vegano que matar un animal.

Sigo pensando que no se habla suficiente de los pesticidas y herbicidas en humanos.

Los agroquímicos a base de glifosato son los herbicidas más comerciales, y sí, se usan en España, la Unión Europea y el mundo aunque varia evidencia ya ha demostrado ser tóxico por debajo de los límites de seguridad.

Estamos hablando de alteraciones en la microbiota de ratas creando ansiedad y depresión. Una herbicida que cualquiera puede comprar en Amazon. O sea, la regulación no es que esté a la orden del día.

Un artículo de El Confidencial también etiquetaba a «España como campeona del mundo» en el uso agrícola de atrazina. Un químico que ha demostrado castrar químicamente y feminizar todos los vertebrados.

Estrógenos puros.

Para que lo entendamos, con cada animal que probaron este herbicida, básicamente quedó castrado químicamente.

Y sí, los humanos entran en esta categoría.

Las plantas gastan más agua por caloría

Encima estamos gastando más recursos en las plantas que en los animales. Tal cual. Lo que no se sabe es que la mayoría de estos vegetales necesitan más recursos por caloría que la carne de pasto.

La lechuga misma es tres veces más perjudicial que el bacon para el medio ambiente en el estudio que se hizo en Carnegie Mellon University.

¿Y esa supuesta cantidad de agua que usamos?

El mismo ministro de Consumo del Gobierno de España decía hace nada que se necesitan 15.000 litros de agua para hacer 1kg de carne.

¿Por qué dicen lo que cuesta en peso pero no en calorías, energía o micronutrientes? ¿o por qué no dicen de dónde sale esta agua?

Menos del 3% de agua que se usa en la ganadería se va a desperdicio.

¿Podemos llamarlo desperdició si 1kg de ternera nos está dando muchísimas más calorías y densidad nutricional que 1kg de lechuga?

fuente agua carne de pasto
Infografía: fuente de agua que se usa (twitéalo). Fuentes en la imagen.

En pastos, el ganado bebe de 30 a 57 litros de agua al día y tarda 21 meses en llegar al peso del mercado. A la hora de sacrificar esa ternera estamos hablando de más de 200kg de carne.

Con toda su proteína, todas las vitaminas y minerales que el humano necesita.

Y eso sin contar los órganos…

Pensad que esta agua no se destruye, se transforma. El estiercol en forma de miegda y pis riega y nutre el suelo para que gane nutrientes.

Si hacemos los cálculos, la media real de agua que se gasta por 1kg de carne son 462 litros (máximo).

¿Suena a mucho?

No os sonará a tanto cuando os diga que la misma cantidad de arroz (1kg) necesita 2.460 litros de agua.

Y esto sin contar los regalistos probables en forma de pesticidas y herbicidas dentro del paquete de arroz.

Más vegetales no significa más nutrición

La contaminación cruzada es sólo la punta del iceberg. Claro que no queremos meternos cosas tóxicas, pero si comemos es por nutrirnos y estos monocultivos nos destrozan por dentro y encima no nos nutren.

En el mundo de la alimentación 1 + 1 no son 2.

Para empezar una vaca que ha vivido toda su vida en libertad pastando por los campos como hace cualquier otro animal en la naturaleza, se traduce en 1 sola muerte para generar de 280 a 360kg de carne.

En comparación con las miles de muertes que provocamos en cada cosecha, esta «vaca libre» (suena a superhéroe reivindicativo) no sólo tenemos una comida asegurada durante 1 año, también tenemos densidad nutricional asegurada.

Lo digo porque 1kg de carne no equivale a 1kg de arroz a nivel nutricional.

Un quilo de carne nos aporta mucha más energía con grasas saturadas buenas, proteína, calorías y tiene un perfil vitamínico y mineral más completo que el cuerpo absorberá sin remilgos.

Una persona puede vivir toda una vida sólo con carne, pero una que viva sólo con arroz morirá por malnutrición. Que se lo digan a las primeras generaciones agrícolas sobreviviendo con carbohidratos del trigo.

Eso ya no sale tanto en las noticias porque entonces se venderían menos suplementos veganos.

Y hablando de suplementos veganos (que se tienen que comprar sí o sí si se sigue una dieta vegana), los suplementos de algas que se venden como «indispensables» de omega 3 (aunque no sirvan para nada porque tienen un estrés oxidativo de la hostia), son suplementos totalmente insostenibles como comentaba el Professor Napier por temas de infraestructura a escala global.

No sólo eso sino que para extraer este omega 3 de las algas y ponerlo en un suplemento se necesita hexano. ¿Qué es este hexano? una sustancia elaborada a base de petróleo. ¿Petróleo? básicamente animales muertos. No muy vegano que digamos.

Que sí. Que nos ponen en el potecito que es «100% vegano» pero se refiere a los productos del interior, no a lo que se ha usado para fabricarlos.

Tampoco es que estas empresas incumplan la ley porque la etiqueta de «vegano» no tiene que cumplir ningún tipo de condición a nivel legislativo.

¿Será que sólo buscan provecho económico? No me lo puedo creer…

Sigue una agenda comercial

Tal vez (tal vez), el veganismo es un negocio que se vende muy bien con una narrativa puramente sentimental. Sin datos que lo respalden: ni en nutrición ni medio ambiente.

Se preve que en 2025 la industria vegana sea de 24.000 millones de dólares, mientras que la proyección de la industria de carne de pasto para el mismo año (2025) sea de 13.000 millones de dólares, casi la mitad.

No hay nada malo en ganar dinero (a mi mismo me encanta), lo que me saca de quicio es que algunos piensen que son la nueva Madre Teresa de Calcuta por no comer carne cuando en realidad (tal vez sin saberlo) sí que están siguiendo una «agenda verde».

Pero ese color verde no es del medio ambiente, sino color «verde dólar».

Una narrativa basada en datos falsos, medias verdades y mentiras mucho más gordas que incluso la ganadería industrial.

Todos sabemos las atrocidades que comete la ganadería industrial en nombre del dinero, pero las atrocidades y muertes o contaminación de los monocultivos a nombre del veganismo quedan barridos debajo de la alfombra terrestre.

Sólo desperdiciamos comida vegana

Una vez hemos barrido las atrocidades (malnutrición, muerte de animales y contaminación incontrolada), ¿saben a dónde van? a la basura.

Porque encima tiramos la mitad de todas estas plantas que producimos.

Los datos oficiales nos afirmaban que el año pasado, los hogares españoles tiraron un 46% de frutas, hortalizas y verduras mientras que la carne de vacuno supuso sólo el 0,4% sobre el total.

Casi nulo.

Vamos, que a penas se tira nada de carne pero en cambio la mitad de los vegetales terminan en la basura. O en otras palabras, la mitad de las cosechas se van a la porra.

Como bien me comentaron por Twitter, nos sabe a poco tirar unas zanahorias que se están pudriendo pero  nos aseguraremos que el entrecot lo congelamos o nos lo comemos sí o sí.

Si los monocultivos serán nuestra perdición, somos unos malditos hipócritas por encima tirar el 50% de lo que nos llega a los hogares.

Conviértete en un ninja de la vida

Apoya mis horas de trabajo y accede a contenido exclusivo uniéndote a mí y a otros multipotenciales.

  • Boletín privado: recibe los únicos correos que mando.
  • Comunidad: comparte inquietudes con otros multipotenciales.
  • Podcast premium: escucha episodios sólo para miembros.

Únete a Sociedad Ninja

pau ninja sketch

Pau Ninja

Investigo, experimento y divulgo. Multipotencial con curiosidad intelectual "secuencial": mis pasiones e intereses van a épocas. Como una mamá pájaro, engullo información y la vomito en pedazos coherentes de contenido vía blog y podcast para otros ninjas de la vida.

Mis proyectos