Las grasas saturadas son buenas 🥓
El verdadero impacto de la carne roja en la longevidad

Hace poco anunciaba por las redes sociales que llevo un tiempo comiendo sólo carne. Que en pocas semanas había empezado a ver beneficios físicos y mentales y como no… un grupillo me saltó a la yugular.

Hablaban sobre la «mortalidad» de las grasas saturada, las carnes rojas «asociadas» al cáncer y falacias que hoy vamos a desmentir, analizando estudios científicos y sentido común para que podamos dejar de repetir como loros los mismos dogmas de siempre que hemos aceptado como verdades.

Hacer experimentos que desde fuera parecen extremos (como puede ser el de seguir esta dieta carnívora), me ayuda a descubrir cosas de mi cuerpo y mente que antes no conocía.

A los proponentes de dietas «balanceadas» ya veréis que no hay nada menos sano que una dieta balanceada. La dieta balanceada es el resultado de aceptar que el ser humano no entiende de nutrición y por lo tanto metemos un poco de todo.

cómic longevidad

Lo de la «dieta balanceada» es como tirar caca en el ventilador para ver que se engancha en la pared. El problema es que después tocará limpiarlo y nos costará mucho más trabajo.

Algunos con lo de «dieta balanceada» se refieren a que haya un poco de cada tipo de comida, o que haya los tres macronutrientes principales (grasas, proteínas y hidratos), pero…

¿Sabíais que no existe ningún alimento en toda la naturaleza que por sí sólo sea balanceado?

De las grasas, carbohidratos y proteínas no hay ningún alimento que contenga los 3. Como mucho tendrá 2 y uno siempre abundará más que el otro. Bueno sí hay una fuente que tiene los 3 (en toda la naturaleza) es la leche materna.

Y sí. Tiene grasas saturadas.

¿Cómo puede ser que las madres alimenten a sus hijos de la forma más natural que exista y que esa leche contenga algo que siempre nos ha dicho que «es malo»?

Esta falta de sentido común empieza en el año 1977, cuando se publicaron en Estados Unidos unas guías oficiales sobre como debería ser el consumo ideal del ciudadano medio. Para que os hagáis una idea había perlas como:

  • Subir los carbohidratos al 55-60% de la dieta diaria
  • Bajar el consumo de grasas y grasas saturadas en un 30-40%
  • Reducir el colesterol «malo»
  • Reducir el consumo de sal

Seré la persona nº 1 millón que desmienta todo esto, porque ha habido muchas instituciones y papers que han demostrado científicamente que todas esas recomendaciones son basura… pero de algún modo, la verdad no ha llegado al público.

Estas recomendaciones oficiales en EEUU, se fueron transmitiendo por todo el mundo cómo las guías a seguir. El problema es que estas instituciones que lo recomendaron no revisaron el «backstage». El desván.

No miraron de dónde vinieron las conclusiones de que se tenían que aumentar los carbohidratos y bajar las grasas.

recomendación dietaria
Gráfico: la recomendación que hiciera. De una dieta mala… a una dieta peor.

A día de hoy la mentira de que las grasas saturadas son malas sigue en pie como recomendación oficial (ejemplo 1 de info no actualizada + ejemplo 2) y se sigue recomendando que los carbohidratos sean muy altos.

Lo que nadie vio, es que estos supuestos estudios que favorecían los carbohidratos y dejaban en mal lugar las grasas fueron «investigaciones» financiadas por empresas como Nestlé y Kellogg’s.

O sea… que empresas de carbohidratos pagan estudios que serán recomendaciones oficiales y resulta que en los resultados se terminan recomendando carbohidratos y maldiciendo a las grasas…

La imparcialidad personificada señoras y señores (estoy siendo irónico).

Para mi, seguir mi «dieta de sólo partes de animales» me ha sacado la venda de los ojos. Me he sentido un poco cómo cuándo descubrí qué es Bitcoin y qué propósito servía.

Eso que te dices «pero, ¿cómo he estado tan ciego?»

Desde que nos dimos cuenta de la verdad de los carbohidratos, del fraude nutricional más grande de nuestra (#181), te haces preguntas…

«Porque claro si los carbohidratos son malos para los humanos, son un recursos de supervivencia, el único combustible que me queda son las grasas y estas siempre me habían dicho que son malas, especialmente las saturadas.»

Claro con el nombre de «grasas saturadas» ya te imaginas que se te van a saturar las venas y de aquí vienen los ataques al corazón.

Pues aquí el notición: las grasas saturadas no son malas. Es más, son buenas y totalmente indispensables para vivir y funcionar correctamente.

Estudios sobre la carne

Antes de ver ciencia más reciente que lo desmiente, es indispensable que entendamos como demonios hemos llegado hasta aquí.

A primera vista parece que hay varios estudios que vinculan directamente el consumo de carne en menos longevidad. O que tachan las grasas saturadas como «malas».

Todos estudios son los que conocemos como «estudios epidemiológicos». Este tipo de «ciencia» no mira con lupa una consecuencia y una causa tipo «si come más carne, le sube el colesterol». No. Lo que hacen es relacionar cosas que no se han estudiado específicamente, tipo «ostras, ¿has visto que esta población que consume más carne muere más? esto debe significar que la carne mata».

Esto es tal cual, no os engaño.

Lo ponen escrito en un documento con gráficos y bualá.

Este por desgracia ha sido el paradigma que hemos estado siguiendo y hay mucha hipocresía en todos los bandos de nutrición. No importa si son veganos o carnívoros, en serio. Siempre dicen que los epidemiológicos son estudios que no cuentan (y estoy de acuerdo) pero después de vez en cuando te cuelan algún estudio que ha llegado a conclusiones sólo relacionando datos.

Pero mi ejemplo favorito que refleja la información fraudulenta que publican los estudios epidemiológicos, es el caso de Nicolas Cage.

Que pasa, ¿que a al bueno de Nicolas le gustan mucho las grasas o estudios científicos?

Podría ser, pero para que veamos el poder de relacionar datos sin que se estudien las causas.

relación nicolas cage
Y es que salía una noticia hace un tiempo que decía que «mirar pelis de Nicolas Cage sube el riesgo de que te puedas morir ahogado en una piscina».

El artículo de El País era una burla a los estudios epidemiológicos en el que realmente se había podido ligar el número de muertes con las películas en las que sale Nicolas Cage.

Nuestro sentido común inmediatamente se activa y sabemos que son tonterías, pero claro… cuando juntamos cosas que suenan más auténticas o relacionadas, nos lo tragamos.

Esto es lo que hemos hecho con los datos oficiales que siempre nos han dicho que los carbohidratos son buenos y las grasas malas.

¿Os imagináis que esta institución sale un día a disculparse públicamente? Yo tampoco. El discurso tendría que ser algo rollo:

«¿Sabéis todas estas décadas en las que os hemos estado recomendado muchos hidratos y pocas grasas? bueno, pues era al revés. ¡Perdón por mataros!»

No sé. Tal vez todos estos estudios fueron publicados un 28 de diciembre y es la inocentada más larga de la historia.

Estudios antiguos

Pero con este tipo de «ciencia» se puede jugar tanto a favor como en contra de cualquier cosa, porque hay tantas estadísticas en el mundo que todo se puede relacionar.

¿Un ejemplo?

Puedo hacer referencia a un estudio epidemiológico que se publicaba en 1966 en el que se analizaba de cerca a 1 millón de indios que trabajaron en ferrocarriles. La India es enorme o sea que hay mucha variación en sus dietas.

Por ejemplo en el norte de india tienden a consumir 19 veces más grasa que en su mayoría además son saturadas de fuentes animales.

En cambio en el sur obtienen sus grasas de aceites y vegetales. Estas personas del sur con sus aceites eran 7 veces más propensas a morir de enfermedades que las del norte con su consumo de grasas saturadas más elevadas.

¿Lo veis? con estudios epidemiológico podemos contradecir lo que nos de la gana.

Ahora bien, para empezar con el juego de la cuestión también podemos ir a ciencia más concluyente con pruebas controladas aleatorias (randomized control trials). Aquí es cuando empiezan a salir conclusiones de verdad.

Uno de 1965 separaba a los participantes en grupos para que unos incluyeran cierto tipos de aceites en sus dietas. En el grupo a los que les hicieron incorporar aceite de maíz, hubo 5 muertes mientras hacían el estudio.

Y fijaros que ni siquiera hemos llegado a estudios actuales. La ciencia ya miraba la salud de las grasas mucho antes que EEUU extendiera esta falsa creencia en 1977 que comentábamos al principio.

Otro que se hizo en Australia unos años antes, analizaba ataques al corazón. Separaron por grupos a hombres que ya los habían sufrido y les dijeron que reemplazaran parte de sus grasas saturadas animales en su dieta por vegetales.

Pues bien, el estudio se terminó en 1973 pero los resultados nunca se publicaron… hasta 2013 (posiblemente porque el lobby del azúcar ya estaba en marcha cuando se terminó).

Cuando salió a la luz analizaron a fondo el estudio, encontraron que el grupo al que se le había dado el aceite vegetal incrementó por 62% la posibilidad de sufrir un ataque al corazón.

mortalidad grasa saturada

Y recordemos que este estudio fue controlado, aleatorio y a lo largo de varios años. El mejor tipo de estudios que hay en el cajón de los científicos después de los metaanálisis.

Hay estudios similares como uno que vi en el que sigueron a esas personas durante 16 años y aún así… no publicaron los ratios de mortalidad. Tampoco lo hicieron. No salió a la luz hasta 2016 en The British Medical Journal (BMJ).

Se ve que cuando le preguntaron a uno de los investigadores jefe, unos años antes de morir, por qué no hicieron públicos los resultados, dijo: «que habían encontrado los resultados decepcionantes».

¿En lenguaje ninja? que no encajaban con su narrativa.

Recordamos que esa época, era la época donde la industria y la mentira de los carbohidrato floreció más. O sea que lo más probable es que varios resultados de estos estudios se quisieran enterrar, y que a la vez no se haya vuelto a estudiar a fondo el efecto real de grasas saturadas porque ya se haya dado por sentado que son malas y se haya tomado como una verdad absoluta.

Pero como veremos, esto empieza a cambiar, aunque no haya llegado al público.

Tranquilos. Para esto me tenéis a mí.

Estudios recientes

Esto lo vemos claramente en los estudios más recientes. Uno traducido a «Patrón dietético bajo en grasas y riesgo de enfermedad cardiovascular» costó 700 millones de dólares americanos.

Se trata del estudio más caro de toda la historia.

Fue un estudio enorme y masivo que como veis costó una pasta, así que como mínimo esperaríamos que fuera imparcial… pero repito. Costó un montón de dinero… eso ya nos tendría que dar una pasta de dónde sale tanto dinero y a quien pretende beneficiar.

Siguieron a 48.000 mujeres durante 8 años y cuando miramos los resultados que se publicaron, a las conclusiones no encontraron resultados estadísticos que fueran relevantes… Y si miramos el estudio no vemos nada relevante en la sección de conclusiones.

Pero es cuando vamos a la página 661 (extracto) que nos encontramos algo muy interesante. Después de párrafos y párrafos, nos dejan con una línea sutilmente camuflada.

verdad escondida

Parece ser que realmente el estudio sí que había encontrado algo relevante. ¿El que? pues que las mujeres con historial de enfermedades del corazón, que se pasaron a una dieta baja en grasas, sus posibilidades de desarrollar complicaciones rollo ataques al corazón se incrementaron en un 26%.

Claro, ¿quien coj*nes llega a leerse más de 661 páginas de un estudio atentamente?. Pues el doctor australiano Paul Mason, que es el que encontró esa joya.

Como no, este incremento de ataques tan relevante nunca fue investigado porque no seguía esta narrativa. Tampoco fue mencionado ni de refilón en las conclusiones.

Así que no dudéis por un segundo que la ciencia no ha mirado si las grasas saturadas son seguras, o si las grasas de fuentes de plantas podrían ser potencialmente dañinas.

Hay evidencia substancial que las plantas no son buenas para nosotros. Pero ya entraremos en este fregado más adelante.

Estudios actuales

Por suerte a partir del 2013 empezaron a salir estudios actuales que sí miraban en el consumo de carne y de grasas saturadas específicamente. No a si la grasa era buena… pero si de verdad era mala. Y voy a hacer una referencia rápida a lo que concluyeron:

  • Uno de 2015 decía: «las grasas saturadas NO están asociadas a mortalidad, CVD, CHD, ataques al corazón, o diabetes de tipo 2.»
  • Otro en el 2016 titulado «re-evaluación de la hipótesis del corazón en la dieta tradicional» concluía: «hubo un aumento del 22% en el riesgo de muerte por cada 0.78 de reducción del serum de colesterol».
  • Venga pongamos otro más del 2017, la reducción de grasas saturadas es poco probable que mejore la mortalidad. La sugerencia de los beneficios (de consumir menos) que se reportó en metaanálisis anteriores es debido a la inclusión de pruebas controladas inadecuadas.

El problema es que estos estudios no se han mostrada correctamente ni a la comunidad médica ni al público.

Hoy tenemos toda la información del mundo (menos de la biblioteca de Alexandria) en las puntas de los dedos. A dos clics. A dos botones.

Por un lado esto sirve para que se nos tiren a la yugular en Twitter, pero a la otra cara de la moneda a parte de silenciarlos les podemos citar estudios (no epidemiológicos, claro).

Todos tenemos accesos a todos los estudios y llegar a nuestras propias conclusiones si nos atrevemos a ser imparciales, y sobretodo a estar equivocados.

Porque yo estuve equivocado.

comiendo churrasco
Foto: yo mismo comiendo churrasco con hígados por primera vez después de más de 6 años con dietas veganas y vegetarianas.

Estuve equivocado y por eso decidí no ser vegano. Me dejé llevar por una narrativa muy romántica y bonita pero que es totalmente mentira y creada para venderme suplementos y productos para suplir carencias nutricionales que ese tipo de dieta llevaba.

Y me reitero a lo que acabo de decir incluso en la ética de los animales y medio ambiente al que ya entro de pies y cabeza cuando os explico la experiencia de ser vegano Vs carnívoro.

Pero ya os puedo adelantar que todo está al revés.

vegano vs carnívoro

Estuve equivocado y sin duda aún hay cosas que no entiendo o que no he podido investigar más de lo que me gustaría, pero sin duda me siento en un camino que tiene mucho más sentido en las «tres patas» de la nutrición (así las llamo yo):

  • Ciencia fiable
  • Sentido común
  • Experiencia

Por esto os anuncio que consumo carne roja cada día sin comerme la cabeza (en vez de esto me como un bistec).

Empecé comiendo carne roja con remordimientos, básicamente por el tema de las grasas saturadas, pero a medida que me he ido informando más he tirado todas las inseguridades por la ventana.

Motivos por los que la carne es sana

Hay evidencia que nos muestra (muy claramente) como las grasas saturadas no sólo son buenas, pero incluso necesarias para funcionar bien.

Somos un público muy aferrado a la pirámide alimentaria tradicional que recomienda pan y cereales como base de toda alimentación sana.

pirámide nutricional

Si como vimos en la falacia de los carbohidratos (#181), la pirámide nutricional tendría que ser al revés, esto por lógica debe significar que habrá bastantes conceptos que los tengamos al revés.

¿Ejemplos que tenemos al revés?

  • Carnes rojas y grasas saturadas (lo que vemos hoy)
  • La fibra
  • Los carbohidratos en general
  • El colesterol «malo»

Después de haber estado en la dieta carnívora ya un tiempo y de las mejoras que he notada, me he dado cuenta de lo sana que es la carne.

De hecho me atrevería a decir que es el alimento más sano. El súper alimento de verdad.

Por cierto, que cuando hablo de «carne» siempre me estoy refiriendo a ganado 100% de pasto, tratado con respeto, con 0 antibióticos. Totalmente eco.

Porque sinceramente si no puedo acceder a carne eco de ganado libre, prefiero comer otra cosa. Aunque tenga el mismo nombre, son cosas muy distintas nutricionalmente.

Estando en la dieta carnívora me he encontrado con muchos beneficios de comer carne de este tipo.

La grasa saturada es buena

El Journal of the American College of Cardiology, sacó en los inicios de 2020 un paper sobre el consumo de las grasas saturadas y después de un análisis completo de toda la literatura, ¿sabéis que concluyeron?

Después de haberlo analizado, el Journal of the American College of Cardiology concluyó que no hay limite de grasas saturadas al día que podamos comer.

Que deberíamos consumir libremente tantas grasas saturadas vía animales como quisiéramos sin preocuparnos de su ingesta.

Estamos hablando de una organización que acostumbraba a estar (muy a saco) a favor de dieta muy bajas en grasas.

Me parece un paso muy importante porque sabéis que una de las narrativas para hacerse vegano y no carnívoro es «lo malas que son las grasas saturadas».

La carne no da cáncer

Si os fijáis, ya hemos aceptado en nuestra cultura (de manera más o menos fuerte) de que la carne da cáncer o cosas peores, pero ¿de dónde hemos sacado estas conclusiones?

Lo habéis adivinado: de estudios epidemiológicos, y recordemos:

Correlación no significa causalidad.

Es por esto, que si nos da la gana, podemos coger nosotros también algunos estudios epidemiológicos que digan lo contrario. Que vayan en la otra dirección como hicimos en ese de la India que hemos visto antes.

Por ejemplo un estudio de la Universidad de Oxford concluyó que las posibilidades de los vegetarianos de contraer cáncer colorrectales se incrementó un 38% comparado con los sujetos que sí comían carne.

¿Veis? los estudios epidemiológicos son como un videojuego del tipo «crea tu propia aventura». Y sin duda da para titulares chocantes.

No tiene toxinas ni antinutrientes

Lo que no sale tanto en los medios son las partes negativas de consumir plantas y frutas. Os lo digo en serio, las plantas tienen:

  • Lectinas
  • Isotiocianatos
  • Polifenoles
  • Oxalatos

Toxinas y antinutrientes que causan deficiencias en lo que comemos. Personalmente me redujo un montón la hinchazón y sobretodo inflamación que tenía en mi sistema digestivo que ya pude comprobar que era por culpa de estos componentes.

El hecho de consumir grasas saturadas implica que estamos consumiendo menos verdura y fruta y esto es bueno.

Es el alimento más completo

Todo esto me llevó a un cambio de paradigma y darme cuenta de que las distintas partes de los animales tienen muchos más micronutrientes que las plantas.

Más cantidad, más calidad y ¿lo mejor de todo?

Que no se contrarrestan como pasa con las verduras. Con «contrarrestar» me refiero a que si comes (por ejemplo) mucho zinc, si tomas alguna planta o legumbre, puede inhibir más del 50% de la absorción de este zinc. De hecho si lo combinas con tortillas, la absorción es de un 0%.

En los animales obtenemos absolutamente todos los nutrientes que necesitamos.

tipos de carne roja
Foto: yo con una bandeja llena de carne roja y unos huesos de vaca.

Es importante remarcar que no sólo se trataría de comer un chuletón, pero distintas partes de la vaca y también distintos animales.

  • Huesos
  • Hígados
  • Corazón
  • Riñón

Cuando se come una dieta completa de carne (realmente completa) con todas esas partes se obtienen todos los minerales y vitaminas, y sobretodo se absorben bien.

A toda esta lista de vitaminas también incluyo a la temida Vitamina C, que la gente se piensa que no hay vitamina C en los animales, y esto es una mentira como una casa.

Toco a fondo el tema de la Vitamina C en la carne.

La carne roja es buena para el colesterol

Pero Pau, ¿no sube el colesterol «malo» (LDL) si comemos grasas saturadas?

La respuesta es que sí.

Parece que en eso no nos engañaron… pero si que nos engañaron en la narrativa. ¿Por qué? porque comer carne roja y grasas saturadas  nos subirá el colesterol LDL… pero resulta que el colesterol LDL no es malo.

De hecho más colesterol LDL se ha asociado a más longevidad. A vivir más años.

Eso lo podemos confirmar «lo giramos» un poco, porque nuevos estudios mirando a casi 70.000 ancianos han demostrado que no hay relación de mortalidad y colesterol «malo».

A parte de este, hubo un estudio reciente de 2016 (systematic review mirando a 19 estudios), que miraron a la mortalidad y los niveles de LDL.

La conclusión fue la misma.

El 92% del total de participantes encontraron una relación inversamente proporcional al colesterol «malo» (LDL).

En otras palabras, encontraron que como más alto fueran tus niveles de colesterol, más probabilidades de que vivieras más tiempo.

Y de nuevo esto no son epidemiológicos, pero un análisis sistemático.

¿Significa esto que ver subir el colesterol mal-llamado «malo» es algo… malo? No necesariamente en si mismo, porque se tendrían que mirar otros factores que darían una visión más clara de su riesgo de enfermedades cardiovasculares, pero no el «colesterol malo» en sí mismo.

Necesitamos colesterol para vivir. Forma parte del 30% de la membrana de nuestras células. Si no tenemos colesterol, nos morimos.

Es tan esencial que incluso alrededor del 75% de colesterol que necesitamos es creado por nuestro cuerpo. Lo necesitamos para las hormonas, para formar las bases de la vitamina D… es totalmente esencial.

La carne con Omega 3

Otra de las cosas esenciales a las que apoyan las grasas saturadas es el omega3, que muchos piensan que sólo se encuentra en el pescado o en los suplementos.

Me encanta el pescado por su calidad nutricional, pero cada vez se hace más difícil diferencias el pescado que ha crecido en aguas que no están llenas de plástico o en piscifactorías ecológicas donde han tenido espacio y se han alimentado bien.

No es sabido por todo el mundo pero el omega 3 también se puede obtener en abundancia de los animales de granja, aunque aquí será totalmente determinante la vida que han tenido los animales.

Esto se ve por ejemplo en un estudio en Australia donde se miraba a la cantidad de Omega 3 y Omega 6 en los animales según si alimentaban con una dieta 100% de pasto, 2/3 de pasto o 1/3 de pasto.

omega3 animales pasto

Adivinad cuál es mejor… el de 100% pasto, claro.

En ese grupo vemos que los animales tenían una cantidad de Omega 3 y Omega 6 muy similares, al contrario que las que se alimentaron de más grano.

Ahí el Omega 6 se dispara y como el Omega 3 y Omega 6 compiten por los mismos transportadores en el cuerpo, aún se reduce más la habilidad de nuestro cuerpo de usar el Omega 3 (encima de que tenemos menos cantidad inicial).

Y esto no se termina aquí.

También miraron la cantidad de Omega 3 disponible a medida que se les cambiaba la dieta a las vacas y se las empezaba a alimentar exclusivamente con grano (como por desgracia sucede en la mayoría de carne que se compra al supermercado).

¿Qué encontraron? pues que al cabo de 196 días, la cantidad de Omega 3 en la carne había pasado a ser cero.

En otras palabras:  hay omega 3 de calidad en la carne de corral pero sólo si han podido pastar libremente.

Pero no nos engañemos con el pescado. Un estudio vio como los salmones de piscifactoría tenían 73% menos omega 3 que los salvajes. Seguramente por el hecho de haber sido alimentados con mierda, al igual que estas vacas del estudio anterior.

Tal vez lo ideal si tiramos por la vía del pescado sería pescado de piscifactoría (para evitar el plástico del océano) pero que haya sido alimentado rollo eco.

Para los que saben inglés y a la vez les mola la nutrición a nivel más técnico, os dejaré el vídeo de un seminario del Dr. Paul Mason.

Allí explica por qué las grasas saturadas son buenas, y va mucho más al detalle y a lo técnicamente científico en el tema de los Omegas y el consumo de carne de calidad.

Impacto de la carne en la longevidad

Hemos visto como tener más colesterol «malo» significa vivir más.

¿Sabéis que me pasó por la mente cuando me informé de esto? Pensé: «y esos sitios del Planeta donde hay más centenarios».

Más de uno tiene en mente que el consumo de carne está ligada a vivir menos años, a menos longevidad… y claro es inevitable pensar en las famosas  «Blue Zones» (Zonas Azules). Esos lugares del Planeta en los que hay el mayor número de personas que viven +100 años por habitante.

«¡Esa gente come poca carne!», dicen.

En teoría sí… pero claro, vincularon que las personas de las Zonas Azules vivieran tanto tiempo al poco consumo de carne o grasas saturadas en vez de asociarlo también a otros factores que si se han podido ligar directamente a más longevidad, como:

  • Gran implicación en su comunidad, familia y círculos sociales
  • No abusan de alcohol
  • No tienen preocupaciones
  • Si les toca el sol
  • No fuman…

Todas estas cosas también contribuyen a que tengamos buena salud, y tienen un impacto mucho mayor a lo que muchos pensamos.

En el estudio más largo que se ha hecho sobre longevidad (Ted Talk) se concluyó que lo que nos hace vivir más tiempo, el pilar más importante, son los círculos sociales. Los amigos, la familia, la comunidad.

Así que, ¿cómo podemos estar seguros que esta gente vive más de 100 años por la falta de carne cuando tienen todos estos factores que sí se han demostrado ser importantes para longevidad?

De hecho en Okinawa se ha visto que cuando se reduce la carne no hay absolutamente ningún beneficio en cuanto a mortalidad.

Y es que las Zonas Azules aunque se vendan muy bien, son en base a estudios epidemiológicos, y además se dejaron atrás a otras comunidades que sí que viven más de 100 años consumiendo mucha carne.

Un claro ejemplo es Hong Kong.

Los habitantes de Hong Kong tienen una esperanza de vida de 85 años. La más alta del mundo. ¿Y sabéis qué? Hong Kong es el país del mundo donde se consume más carne del mundo. No sólo esto, pero también es donde gastan menos dinero en asistencia sanitaria.

¿Asociaremos esta esperanza de vida y buena salud a la carne y las grasas saturadas?

No vamos a ser hipócritas, pero con esto podemos ver que lo de las Zonas Azules de los centenarios y los estudios epidemiológicos hay que cogerlos con pinzas.

Esto es lo que hicieron ellos. Seleccionar los países que cumplían con una narrativa.

Los suplementos no son necesarios

Os digo que después de haber estado con dietas veganas, vegetarianas, de culturismo, etc. He tenido que ir suplementándome al milímetro para que no tener deficiencias. En cambio…

Con la dieta carnívora he necesitado cero suplementación.

Lo siento para las marcas de nutrición deportiva a las que siempre compraba, pero es tal cual.

Era la dieta de nuestros ancestros

Por eso comer grasas saturadas tienen todo el sentido del mundo. Una dieta carnívora basada en comer solo carne es la que está alineada con la manera en cómo comían nuestros ancestros.

En un entorno en el que el acceso a comida es incierto, ¿qué elegirías?

  • Un mamut o cualquier animal lleno de calorías y con una cantidad y calidad nutricional que te dejará lleno durante 24 horas y que está presente todo el año.
  • O pequeños frutos y trozos de vegetales o frutas, con antinutrientes y toxinas que seguramente se te pondrán mal en el estómago, que te dejarán con hambre al cabo de 1 horas, y que además son escasos la mayoría del año.

Los cazadores recolectores seguramente se colgaron el título de «recolector» en épocas muy concretas. Tal vez cuando en la primavera se encontraban con un árbol lleno de fruta la tribu se llenaba los morros.

O tal vez no, porque las frutas de ahora poco tienen que ver con las de nuestros antepasados. Ya hablaré de porque la fructosa es fructosa, y no glucosa.

Porque además las hemos ido modificando genéticamente para que sean cada vez más dulces y poco saciantes para que queramos comprar y comer más y más…

¿Entonces qué? ¿de bote pronto hace 10.000 años cuando descubrimos la agricultura, la naturaleza decidió que el micronutriente principal que nos servía para combustible de pronto ya no servía?

Las carnes rojas y grasas saturadas han sido el combustible que ha hecho prosperar el ser humano desde hace 1.5 millones de años.

Hoy hemos visto los estudios que daban soporte a que esto sigue siendo así. Pero utilizando el sentido común y sabiendo el tiempo que se toma la naturaleza para hacer cambios evolutivos, sería muy extraño pensar que en 10.000 años de pronto las grasas saturadas son malas para nuestro cuerpo.

Conviértete en un ninja de la vida

Apóyame en mis horas de investigación y accede a contenido exclusivo uniéndote a mí y a otros multipotenciales.

  • Boletín privado: recibe los únicos correos que mando.
  • Comunidad: comparte inquietudes con otros multipotenciales.
  • Podcast premium: escucha episodios sólo para miembros.

Ver la Sociedad Ninja

pau ninja sketch

Pau Ninja

Investigo, experimento y divulgo. Multipotencial con curiosidad intelectual "secuencial": mis pasiones e intereses van a épocas. Como una mamá pájaro, engullo información y la vomito en pedazos coherentes de contenido vía blog y podcast para otros ninjas de la vida.