Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

El mito de (no) tener talento innato

El trabajo duro supera al talento cuando el talento no trabaja duro.

¿Qué tiene de verdad esta cita? ¿Qué es lo que hace que algunas personas sean tan amas y señoras de lo que hacen?

La ciencia ha podido responder a esta pregunta recientemente.

Me da igual si estamos hablando de un escalador, pianista, trader, gimnasta, escritor… siempre pensamos, que sí, se lo han currado, pero que hay este gen o don o talento detrás, que es lo que les ha hecho despuntar a ciertas personas.

En el libro Peak (número uno) el autor Anders Ericsson revelaba con estudios y datos si hay un supuesto gen detrás de esta gente que llegan a sus picos en sus disciplinas.

Para intentar arrojar algo de luz a la divergencia que hay entre talento y habilidad.

Para arrojar luz a si el talento es innato, o adquirido.

Como te puedes imaginar querido ninja de la vida, sus resultados extraordinarios poco tienen que ver con un talento innato que los separe de la media de humanos…

Mirando a los estudios nos damos cuenta que quizás estos atletas, artistas o empresarios sí tienen una especie de don, pero no el don que la mayoría cree. El talento innato.

Me explico.

Por ejemplo piensa en esas personas que tienen un tono/oído perfecto (son esas personas que saben cuál nota es cada sonido sin ninguna referencia musical), también se pensaba que era un talento innato. Con el que se nacía…

Hasta que más tarde algunos estudios confirmaron como se podía entrenar este perfect pitch.1Van Hedger SC, Heald SLM, Nusbaum HC. Absolute pitch can be learned by some adults. PLoS One. 2019 Sep 24;14(9):e0223047. doi: 10.1371/journal.pone.0223047. PMID: 31550277; PMCID: PMC6759182.

Entonces se argumenta que el verdadero don, es en realidad la habilidad de desarrollar lo que algunos confunden con «el don» (el arte, el talento que crees que alguien tiene).

Desde los 90 los científicos se han ido dando cuenta que el cerebro, incluso los cerebros adultos, son mucho más flexibles de lo que nos creíamos inicialmente.

Que todos tenemos el don de la adaptabilidad, como humanos que somos. Aprender a aprender (#454).

Aprender lo que sea, no es una manera de conseguir el potencial de cada uno sino más bien una manera de desarrollar este don.

De crear nuestro propio potencial.

O bueno, en este caso, nuestro multipotencial.

La pregunta es: entonces, ¿cómo potenciamos el don de la habilidad?

El talento no existe

Lo que parece un don o un talento por el resto de los mortales… Esas habilidades que parecen mágicas o que vienen directamente de Narnia, se convierten en totalmente creíbles cuando cambiamos el enfoque de la lupa.

Se cuenta la historia del compositor y violinista italiano Paganini, que murió sobre el año 1840.

Una de las historias más increíbles que se cuenta de su «talento» es que se ve que tocaba melodías increíbles incluso hasta cuando 3 de sus 4 cuerdas se habían roto de improvisto.

Dirás, «bua… menudo talento innato. No cualquier músico (ni siquiera profesional) podría hacer algo así.»

Estoy de acuerdo. De hecho, ni él mismo podía hacer algo así.

Y es que décadas más tarde se reveló, que el muy zorrudo componía piezas secretas con una sola cuerda y después rompía las cuerdas a propósito sólo para dar un show de alto nivel a los que iban a sus conciertos.

O también piensa en Mozart. Pensamos en él como un músico increíble, pero se omite la influencia de su padre. Un músico muy ambicioso.

Jeff Bezos empezó Amazon en el garaje de sus padres… Pero ese garaje formaba parte de una casa de 6 millones de dólares porque su padre ya era un emprendedor multimillonario que además invirtió contundentemente en el proyecto de su hijo.2Wikipedia Contributors. 2024. “Miguel Bezos.” Wikipedia. Wikimedia Foundation.

Lo que Peak nos viene a decir es que en el fondo el talento innato no existe, o más bien dicho, no crea una diferencia substancial.

Al menos cerebralmente hablando.

Quizás te motivas más si de buenas a primeras ya se te da bien y esto es lo que te hace practicar más. O practicar de forma diferente cuando llegas a una meseta.

Esto es lo que te lleva a afilar una habilidad hasta el punto que todo Dios te dice que tienes un talento innato, pero en el fondo:

Los sabios desarrollan sus habilidades debido a un interés obsesivo por las cosas, no a un gen innato.

La razón por la que la mayoría de personas que no cantan, pues «no cantan», es simplemente porque nunca han practicado de una forma que les lleve a desarrollar la habilidad de cantar.

Siendo una de las habilidades que más se cree que está 100% relacionado con un talento innato.

También pensamos que tener un coeficiente intelectual alto te ayuda a aprender rápido al principio, pero no es ningún seguro de que terminarás petándolo a la vida.

En absoluto.

¿Por qué? Pues porque el coeficiente intelectual sólo mide el potencial de éxito académico.

Lo mismo ocurre con las habilidades visuoespaciales. La capacidad de poder manipular, representar o analizar con la mente los objetos.

Por esto en algunos test de IQ hay preguntas en las que te enseñan por ejemplo un cubo que está abierto/diseccionado. Con distintos números o letras y entonces, visuoespacialmente, tienes que deducir cómo quedará cada cara si lo doblas y lo vuelves cubo.

No poder hacerlo, ¿definiría que no puedas petarlo en la vida? El punto del libro es que:

Nadie nunca en la historia ha podido descubrir cómo identificar personas con talento innato.

El poder de la práctica con propósito

Un experimento que el bueno de Ericsson hizo con un estudiante universitario del montón, refleja esta idea muy bien.

Le hizo memorizar montones de secuencias de números hasta darse cuenta que cada vez que este chico, Steve, llegaba a un techo de memoria del que se pensaba que no podía sobrepasar, siempre encontraba una manera de sobrepasarlo.

Se ve que cada vez que llegaba a esta meseta, el estudiante desarrollaba otro manera de acordarse. De metodología. De sistema.

Si nos lo paramos a pensar, es muy raro encontrar algo de evidencia (en cualquier campo) que nos pudiera indicar que una persona ha llegado a un techo, a una meseta potencial intelectual.

Me refiero a que normalmente las personas lo que hacemos, no es que llegamos a un techo confirmado, sino que paramos de intentarlo. Dejamos de intentar volvernos mejores.

Porque al llegar al techo piensas que «hast aquí», pero que en el fondo, es algo emocional y psicológico, porque cualquiera que decidiera dedicarse a X superando sus techos, lo podría conseguir.

Eso sí (y es vital): siempre que encontrara la metodología adecuada, claro.

Y sobretodo, a seguir practicando esta metodología.

Entonces una de las claves es preguntarnos: ¿qué nos motiva para querer superar esta meseta y seguir practicando? Porque

En el 99% de las veces, abandonamos porque la metodología que usábamos nos deja de funcionar.

Proponerse una cosa con obstinación

Lo primero es una retroalimentación positiva.

Puedes ser externa (alguien que nos anima), o también funciona muy bien con la que me nutro yo personalmente, que es la interna.

Una retroalimentación positiva interna es reforzada por el orgullo o incluso el ego de querer mejorarme a mí mismo como persona a través de ir mejorando en este proyecto con el que estoy actualmente.

No es casualidad que para entrar y alcanzar el estado de flow (#483, #486), esta retroalimentación sea vital. Porque necesitamos un estado emocional positivo retroalimentado para seguir avanzando.

Digo que esa retroalimentación es vital porque nos ayuda a evaluar lo que estamos haciendo. Si estamos progresando adecuadamente o no.

Como en la primaria.

Por esto se vio que cuando los científicos probaron el mismo experimento de memorización pero con otro estudiante, este no recordó tan bien como Steve. ¿Por qué? Por un motivo interesante.

Y es que el bueno de Steve tenía una estructura de recuperación.

¿Qué significa esto? No es ningún talento especial, sino un sistema.

Steve decidía con antelación qué método para retener mejor la información (#588) iba a usar para memorizar las secuencias de números que se le daban en el experimento.

Porque intentarlo no es suficiente.

Trabajar duro para sobrepasar los límites, no era suficiente.

Con este experimento lo que se quería probar era que los sujetos que no sobrepasaban sus límites, no era porque no lo intentaran mucho y con muchas ganas, sino porque no lo intentaban de una forma diferente.

O sea que cuidado con proponerse una cosa con obstinación, porque el hecho de poner visión de burro, es lo que puede hacer que nos haga hacer círculos en ese techo, esa meseta en la que no queremos estar.

Adaptabilidad

Esto es porque nuestro cerebro se adapta al entrenamiento y la práctica de la misma forma que lo hacen los músculos.

De hecho en algunos principios como la metodología de greasing the groove en la fuerza (#362), veíamos y confirmábamos como la fuerza es una habilidad porque empieza en las conexiones neuronales que tenemos antes que en los músculos.

Haciendo esas conexiones más eficientes, somos potencialmente más fuertes sin tener que recurrir a la parte física de la musculatura.

Es el cerebro que se adapta al entorno y a la práctica al que le sometemos. Algo que también veíamos en:

  • Los hipocampos posteriores de los taxistas, que son mucho más grandes que los de una persona promedio.
  • Los cerebros de personas ciegas y sordas se reconfiguran para encontrar nuevos usos para las partes no utilizadas.
  • Los músicos que comenzaron a tocar temprano tenían regiones cerebrales más grandes reclutadas para controlar las manos.3Rodrigues AC, Loureiro MA, Caramelli P. Musical training, neuroplasticity and cognition. Dement Neuropsychol. 2010 Oct-Dec;4(4):277-286. doi: 10.1590/S1980-57642010DN40400005. PMID: 29213699; PMCID: PMC5619060.

Porque cuando practicamos algo lo suficiente, el cerebro reclutará las neuronas para ayudarnos a hacer el trabajo más eficientemente.

Es parte del ADN humano: la adaptabilidad y resiliencia al entorno.

Es esta plasticidad neuronal (neuroplasticidad), que significa que ni la estructura cerebral ni tampoco su función, están fijas.

No lo están.

Porque cambian en respuesta al uso que le damos.

Por esto vemos como el ejercicio físico no sólo nos cambia físicamente sino también neuronalmente por el deseo del cuerpo de llegar a esta homeostasis.4“Diccionario de Cáncer Del NCI.” 2024. Instituto Nacional Del Cáncer. Cancer.gov.

Que es cuando empujas a tu cuerpo durante una actividad difícil, más allá de lo que los mecanismos homeostáticos (el estado de equilibrio del cuerpo) que no puedes compensar.

Entonces, ¿qué sucede? La naturaleza humana saca a relucir su activo más valioso: la adaptabilidad.

Las células activan distintos genes del ADN y te cambian. Para que ese sobreesfuerzo vaya siendo más fácil de hacer.

Eso de «el ejercicio me ha cambiado», es una expresión que podemos tomar como literal.

Es por esto que en los círculos de desarrollo personal se dice tanto esto de salir de la zona de confort.

En el 99% de los casos los influencers lo repiten porque dicen que esto te hace mentalmente más fuerte o algo así, pero en realidad es por el mecanismo biológico de la homeostasis.

Porque aprender cualquier habilidad nueva es mucho más efectivo a restructurar el cerebro que el simple hecho de practicar una habilidad que ya conoces.

A esta idea de neuroplasticidad se le llama el efecto de la ramita doblada (bent-twig effect), en el que si doblamos una rama cuando es joven y aún está creciendo, se doblará. En cambio si es una rama adulta no se verá tan afectada.

Pues lo mismo ocurre con el cerebro humano.

Más difícil, sí. Pero se puede hacer perfectamente.

Es un poco yendo en contra de la educación y el aprendizaje tradicional, porque no se trata de desafiar a la homeostasis: la búsqueda de balance del cuerpo.

Lo digo porque la educación tradicional cree que hay que potenciar el talento innato de cada uno en vez de hacernos salir de nuestra zona de confort intelectual para que se produzcan estos cambios de los que hemos hablado hoy.

De impulsarnos a probar distintas metodologías, para confirmar(nos) que las mesetas, los techos intelectuales o artísticos pueden ser superados, cuando se camba el sistema o la metodología.

Imaginaros a niños descubriendo, que su potencial en cualquier cosa, puede convertirles en alguien con talento adquirido. En vez de ser dicho «no vales para esto», o «tienes que encontrar una disciplina no que te guste, sino que te encaje».

Haciendo posibles ciertas acciones y éxitos que antes eran imposibles. Especialmente psicológicamente.

Porque en realidad, la práctica de aquello que ponemos atención con propósito, lo que hará, no es ayudarnos a alcanzar nuestro potencial, sino construirlo.

Bibliografía: fuentes, referencias y notas

Pulsa aquí para plegarlas/desplegarlas.
  • 1
    Van Hedger SC, Heald SLM, Nusbaum HC. Absolute pitch can be learned by some adults. PLoS One. 2019 Sep 24;14(9):e0223047. doi: 10.1371/journal.pone.0223047. PMID: 31550277; PMCID: PMC6759182.
  • 2
    Wikipedia Contributors. 2024. “Miguel Bezos.” Wikipedia. Wikimedia Foundation.
  • 3
    Rodrigues AC, Loureiro MA, Caramelli P. Musical training, neuroplasticity and cognition. Dement Neuropsychol. 2010 Oct-Dec;4(4):277-286. doi: 10.1590/S1980-57642010DN40400005. PMID: 29213699; PMCID: PMC5619060.
  • 4
    “Diccionario de Cáncer Del NCI.” 2024. Instituto Nacional Del Cáncer. Cancer.gov.
  • spotify
  • youtube

Mira mis otros artículos sobre: Desarrollo personal

Conviértete en un lector premium

Si te gustan mis publicaciones abiertas, te encentará la suscripción premium con acceso a:

  • Boletín privado
  • Secciones desbloqueadas
  • Artículos cerrados

Accede inmediatamente a mi contenido cancelado por los medios sobre ideas, datos y corrientes sobre salud ancestral, estrategia de inversión, mi cartera personal, mentalidad, psicologa, impuestos y estilo de vida.

Ser lector premium

Acceder a mi cuenta

pau ninja sketch

Pau

Investigo, experimento y divulgo. Multipotencial con curiosidad intelectual "secuencial": mis pasiones e intereses van a épocas. Como una mamá pájaro, engullo información y la vomito en pedazos coherentes de contenido vía blog y podcast para otros ninjas de la vida. ISNI: 0000 0005 1425 6653

Suscríbete