Ya NO creo en diversificar inversiones

Una de las críticas más recurrentes que he recibido los que miran mis inversiones en cartera es que «no estoy diversificado» porque tanto mi cartera personal como los excedentes de mi empresa están a 100% bitcoin.

Que con esta historia de que bitcoin es rentable me lo estoy jugando todo a una carta, a un activo, a una cesta o como queráis llamarlo.

Entiendo de dónde vienen estas críticas porque al fin y al cabo yo había estado invertido en indexados durante años y este siempre ha sido la idea primaria.

«Invierte en todo el mundo, a miles de empresas, y como a la larga los mercados siempre suben, sabes que la diversificación hará que no te tengas que preocupar de cuáles empresas ganan y cuáles pierden.»

Hoy os explico porque ya no creo en esto.

Hasta voy a etiquetar de «patrañas» a esta idea que yo mismo había seguido durante años.

Bajo la amenaza de que los apasionados de la inversión pasiva (yo era uno de ellos y no éramos pocos) me acuchillen mientras sueño con cosas bonitas, quiero daros la explicación.

La aclaración de mi «por qué».

Por qué NO diversificar inversiones

Daré razones por las que una persona sí podría querer diversificar, pero primero empezaré con el jugo que estáis esperando: mis razones de por qué sólo invierto en bitcoin y no en otro tipo de activos como había hecho en el pasado.

Funcionamiento del sistema monetario

El primer motivo es que el sistema monetario actual no funciona.

Después de estar meses leyendo a fondo papers, estudios y has las propias webs oficiales de bancos centrales, he llegado a la conclusión de que esto no sólo es una estafa piramidal, sino que además tiene fecha de caducidad.

Como todo esquema ponzi.

Si diversifico inversiones incluyendo acciones, bonos y deuda utilizando fondos o ETF y encima lo hago utilizando un dinero que carece de características de dinero duro, lo que estoy haciendo es básicamente:

  • 1. Yendo en contra de lo que creo.
  • 2. Inyectando más droga al monstruo de Frankenstein para que se sostenga de pie unos días más.

Para mí, bitcoin es como hacer «short» a nuestro sistema monetario. Si invirtiera en bonos y acciones sería como incluir en mi cartera de inversiones activos en los que no crea al largo plazo.

Pero claro, no es sólo «no creer»… tengo la certeza.

Tengo la certeza del mismo modo que tengo la certeza que cuando tiramos una pieza del dominó el resto de piezas lo seguirán.

Para mí no tendría sentido ir a contracorriente si nuestro sistema realmente funcionara, pero no es el caso y por esto estoy seguro de que tarde o temprano reventará.

No puedo saber cuándo ni de qué manera pero estoy seguro de que invirtiendo fuera del sistema me da una ventaja importante para mi futuro.

Devaluación de divisas

Precisamente por cómo funciona, nos están robando poder adquisitivo. Este es otro motivo por el que no diversifico mis inversiones: la devaluación de divisas.

Unas divisas que están a merced no del mercado en sus totalidad, pero de gobiernos y bancos centrales que hacen con ellas lo que les da la gana.

¿Y que provoca esto?

Tomamos como ejemplo el dólar americano que se considera la moneda de reserva de hace décadas. La divisa en la que todos nos apoyamos. Pero pensad que lo que $100 podían comprar en 1913, hoy necesitaríamos $2.634 para comprar lo mismo.

pérdida poder adquisitivo

Y adivinad qué, los salarios y el tiempo que se nos paga por nuestro empleo no han seguido ni de lejos el mismo ritmo.

O sea que nosotros nos fijamos sólo en el dato del incremento de un 2% anual de la inflación que parece moderado, pero por detrás la devaluación es mucho más heavy.

Estamos hablando que en 107 años ha habido una devaluación total de 2534% que se correspondería a casi un 24% por año.

A todo esto le podemos sumar el incremento de impuestos y otros factores, para revelarnos que desde que terminó el acuerdo de Bretton Woods y se salió del patrón oro en 1971, la divergencia entre el PIB, los salarios medios más frecuentes, el incremento de deuda y la devaluación constante de las divisas fiduciarias, no han hecho más que aumentar.

La separación entre todos estos puntos es cada vez mayor.

incremento precios

Vaya, que aunque pueda parecer que los salarios aumentan (y lo hacen, un 2% anual de media), el coste de la vida en comparación es muchísimo mayor. Se separa mucho más del tiempo que gastamos generando dinero.

Así que a menos que encontremos un vehículo de inversión que nos dé más de un 20% anual con un riesgo mitigado, poco sentido tiene para mi tener una cartera de inversión con un objetivo de 4-5% anual de rentabilidad si después la devaluación total es mucho mayor.

¿Hay maneras de generar más de un 20% anual con inversiones? pues sí. ¿Con riesgo mitigado? no. Algunos tendrán una aversión al riesgo nula, pero la mía es muy elevada.

«Pero Pau, ¿cómo te haces llamar inversor poco arriesgado? si eres tan conservador entonces bitcoin no te dejará dormir con la volatilidad que tiene ¿no?»

Pues fijaros que no es así. Desde que pasé todo mi patrimonio a bitcoin he dormido tranquilo tanto si ha bajado como subido.

¿El motivo?

Entender en qué inviertimos

Que entiendo dónde tengo mi dinero.

Cuando tenía una cartera de fondos indexados, esta estaba dirigida al 100% por lo que dictaba el mercado (que no la economía real).

Estaba invertido en miles de empresas de todos los tamaños, países, economías y colores de las que no tenía ni idea. Al fin y al cabo seguía los principios de la gestión pasiva. Unos principios bien sólidos, eso sí. Pero claro, no estaba «invirtiendo en indexados» per se, sino en un sistema, en unos principios.

Unos principios basados en la creencia de que el histórico largoplacista seguirá su tendencia. Y no me malinterpretéis, este sistema está muy bien consolidado.

Los estudios como los de Vanguard, Dimensional Fund Advisors o la Portfolio Theory dan datos empíricos de que tanto la diversificación como la gestión activa son la mejor manera de reducir el riesgo y la rentabilidad a la par, para así ser rentables al largo plazo.

Pero claro, todo esto deja de lado en qué invertimos y se centra en el cómo. En el método.

Desde que lo tengo todo en bitcoin creo que he empezado a estar tranquilo con mi dinero porque después de años, por primera vez, entiendo en lo que invierto. Sé lo que tengo.

A parte de tener un «cómo» (manera de invertir) tengo claro mi «qué» (el activo que tengo). Y aquí algunos me dirán que bitcoin es difícil de entender del todo, y estoy de acuerdo porque tiene un:

  • Componente tecnológico
  • Componente económico

Nos podemos perder intentando entenderlo. Pero, ¿a caso entienden en lo que invierten los que tienen carteras de dividendo, permanente o tienen cualquier combinación de acciones?

No.

De nuevo, se centran en el «cómo». En un sistema.

Al contrario que la gestión pasiva, bitcoin me da la oportunidad de entender dónde están mis ahorros.

Y hay comilonas en forma de información para engullir, pero a medida que más me documento al respecto, más convencido estoy de que mi inversión es la correcta para mi perfil.

Confiar en las matemáticas

Por su parte el componente tecnológico de bitcoin es un mundo en sí mismo, pero está basado en código, en matemáticas. Un idioma que es tan honesto que funciona igual en todo el universo.

Y aunque las mates fuera mi peor asignatura en el instituto, este es otro motivo al que me respaldo en mi no-diversificación: la certeza y verdad de las matemáticas.

Bitcoin es de código abierto y utiliza el lenguaje más universal para que hasta los Aliens pudieran entenderlo. No se trata de una promesa de alguien, un bien abstracto o una religión.

deuda pública y bitcoin

Bitcoin siempre dice la verdad.

Por otro lado cuando decidimos hacernos una cartera bien diversificada, si por ejemplo seleccionamos 100 acciones en la bolsa, se tratan de empresas que tienen que pasar ciertos requerimientos oficiales.

Me refiero a cumplimientos de transparencia, honestidad, legalidad y todo eso.

Esto se hace así porque cuando compramos una acción, esta tiene que estar alineada con la historia de la empresa que estamos comprando. Con lo que se sabe de ella, especialmente desde un punto financiero.

Por esto hay webs donde se puede ver de forma totalmente transparente la deuda, las ganancias y los registros contables de estas sociedades.

¿Por qué os pensáis que lo llaman en inglés go public cuando hacen su salida a la bolsa de valores? pues porque compartirán datos públicamente con nosotros que somos potenciales inversores. Así podremos tomar una decisión acorde con lo que sabemos de esa empresa.

Por su lado bitcoin no tiene que pasar ningún proceso de auditoría porque su código abierto no puede mentir.

Las matemáticas nunca mentirán y por esto prefiero tenerlo todo en un activo al que sé a ciencia exacta que no me oculta nada.

Vamos, que bitcoin más que un sistema pseudoanónimo, es una máquina de la verdad. Un almacén de evidencia inmutable.

Y hombre. Qué queréis que os diga. Me da más tranquilidad tenerlo en algo así que no en tener pequeñas partes de negocios que ni conozco ni utilizo, o deuda de Estados en los que no creo o desconozco su funcionamiento interior.

En estos casos sería más susceptible a que me toreen para que meta mi dinero allí. A hincharlos. Bitcoin por su parte se la suda si estoy dentro o no.

Será que no se ha visto casos que las empresas hinchaban sus números…

Confiar en la historia

Por eso mi otro motivo para no diversificar es que la historia siempre se repite.

Expliqué como el colapso de Roma fue por culpa del sistema monetario romano. Con una políticas monetarias peligrosamente similar a las nuestras.

Con 130 millones de habitantes en su pico, estos señores tardaron más de 2 siglos en caer. Con la de habitantes que somos hoy en la Tierra, aún queda pero que la caída ha empezado es innegable.

caída imperio romano

Muchos se apoyan en sus diversificaciones pensando que los estudios y papers empíricos de las últimas décadas son suficientes para respaldar estas decisiones.

«¿Cómo va a caer el sistema actual que llevamos usando tanto tiempo? ¡eso es ir en contra de la corriente!»

Hombre, la Reserva Federal de Estados Unidos fue creado en el año 1913, y el Banco Central Europeo en 1998. También para ponerlo en perspectiva el propio € como moneda tiene poco más de 20 años y el $ aunque tiene 2 siglos de historia, ha sido una divisa muy distinta en distintos periodos de tiempo aunque haya mantenido el mismo nombre.

¿En serio pensamos que el orden mundial de las cosas no puede volver a cambiar más? ya hemos llegado a puerto ¿no?

Por favor… No entiendo por qué nos cuesta tanto hacer un zoom out y tirar atrás con la lupa de nuestra perspectiva. Yo mismo estaba sumergido en los indexados, hasta que empecé a leer sobre cómo está montado todo a nivel global.

Nos cuesta mirar a más de un par de décadas vista pero ya sería hora de dar a la historia universal la importancia que se merece. Al fin y al cabo:

«¿Qué es la historia? pues un eco del pasado hacia el futuro». Eso decía el poeta francés Victor Hugo.

Volver a tener ahorros

Al hablar del pasado no puedo evitar acordarme de lo que me emocionaba ver la cantidad de dinero que había acumulado en mi hucha gracias al hecho de haber ido guardando la paga que me daba mi madre.

Sobra decir que para ese entonces no tenía ni idea de lo que era la inflación.

Pero cuando crecí me di cuenta de que si no movía mis ahorros y me convertía en un inversor, estaba destinado a ver cómo el precio de los productos y servicios crecía paulatinamente mientras lo que podían comprar mis ahorros era cada vez menos.

Esto ya sabéis que sigue sucediendo a día de hoy. Si no invertimos, vamos perdiendo poder de compra, poder adquisitivo.

combatiendo inflación

Vamos, que nuestro sistema monetario se ha cargado a los ahorradores.

Con estas políticas, el ahorrador no puede existir porque tiene que «volverse inversor» y diversificar inversiones a más no poder si no quiere que el dinero ganado valga cada vez menos.

Qué conveniente ¿no?

Unas políticas que de forma sistemática te obligan a poner liquidez en el propio sistema para hincharlo más. Y después dicen que bitcoin es una burbuja…

Pues mirad que os digo. Bitcoin nos permite volver a ser ahorradores si lo deseamos.

Gracias a que sólo tenemos que preocuparme de convertir los ahorros a otra moneda, a una reserva de valor de verdad, ya no tenemos que preocuparme de la inflación, de rebalancear carteras, de cómo va el mercado ni la economía.

Sólo debemos preocuparme de crear, de generar riqueza, de capitalizar.

Bitcoin hace que nuestro capitalismo sea más honesto. Que los individuos y empresas muevan el dinero que sí tienen, que sí exista, y que los que quieran conservar el dinero que han generado simplemente puedan hacerlo sin verse forzados a invertir.

¿Sabéis el alivio que es no tener que preocuparme de rebalancear carteras y de tenerlo todo en un activo en el que realmente creo?

Pero claro, realmente un ahorrador que lo tenga todo ya no sólo en bitcoin, pero al 100% en un solo activo, realmente lo tiene que tener claro.

La prueba de fuego es si dormimos bien cuando baja su valor de sopetón. Yo sí, por eso el último motivo por el que no diversifico es…

Expectativa de futuro

Mi expectativa del futuro en cuanto a bitcoin. Y entiendo que para muchos este motivo les sonará banal. Sin importancia.

Pero es que cualquier decisión se basa en una expectativa de futuro. ¿A caso el mercado de valores no es expectativa pura de que crecerá a largo plazo?

¿A caso no intentamos besar a la chica que nos gusta con la expectativa de que no nos hará una cobra? ¿a caso no bebemos café con la expectativa de que volveremos a experimentar ese sabor que nos gusta o nos dará ese chute de cafeína?

Pues eso.

Ni lo que yo creo sobre bitcoin, ni lo que cree alguien con 1 millón de acciones de empresa puede cambiar este hecho. Todo es expectativa.

La teoría de los mercados eficientes que propuso el economista Eugene Fama en 1970 da validez a esa afirmación. Que una acción a 30€ implica todo lo que el mercado sabe de esa empresa y ya se incluye en el precio.

cómic predicción bolsa

Cuando decimos «todo» lo que sabe el mercado incluimos la expectativa de futuro que tienen los inversores.

Es decir que si queremos comprar ese stock porque pensamos que el futuro esa empresa se revalorizará y valdrá más, tenemos que considerar que todo el mercado tiene la misma información disponible que nosotros y que por lo tanto esta expectativa ya se incluye en esos 30 euros.

En el caso de bitcoin los datos no fallan: la tendencia es a la alza, pero aún tiene que ser adoptado por más y sigo pensando que aún estamos en las fases iniciales.

adopción bitcoin

Es lo que se llama el «efecto red» que hace que lo adoptemos o no. Los que no conocen el significado de este Network Effect hace que tachen a bitcoin de estafa piramidal sin entender que, para que cualquier producto, servicio o activo sea validado, tiene que ser adoptado en masa.

Pasó con el teléfono, internet, el iPhone o Instagram. Será el volumen de usuarios que decidirá si en este caso bitcoin es adoptado como:

  • Sistema de pago
  • Reserva de valor

Pero no es muy pronto para confirmar que la adopción es cada vez más acelerada.

Lo vemos no sólo con encuestas a millennials donde casi un 70% prefiere bitcoin antes que el oro, sino también en el número de carteras de bitcoin que existen, el nº de direcciones, en la demanda en el mercado y en su aparición en los medios.

Paso natural de la civilización

Pero otra vez va bien que hagamos un zoom out y tiremos atrás con la lupa de nuestra percepción, para daros otro motivo por el que tengo una cartera 100% bitcoin:

El paso natural de las cosas.

Hace unos años el astrofísico Nikolai Kardashov creó la que ahora llamamos «escala de Kardashov«, donde diferenciaba tres tipos de civilizaciones según la utilización de recursos.

tipos civilizaciones

  • Tipo 1: aprovecha toda la potencia de su planeta.
  • Tipo 2: aprovecha toda la potencia de su estrella.
  • Tipo 3: aprovecha toda la potencia de la galaxia.

Por ejemplo, un idioma de civilización tipo 3 sería hablar en una «lengua matemática» porque las matemáticas son una regla igual en toda la galaxia, mientras que hacerlo en inglés, hace que hablemos un idioma de civilización tipo 1.

O el aprovechamiento de las energías renovables nos acercaría a ser una civilización de tipo 2 porque sabemos usar la energía del sol. Qué pasa, que como la utilización de la energía solar está en manos de nuestro gobiernos y no está democratizada, pues no la aprovechamos. Más ejemplos:

CivilizaciónEjemplos
Tipo I
  • Idioma: inglés
  • Energía: hidráulica
Tipo II
  • Energía: solar
Tipo III
  • Idioma: matemáticas

¿Qué tiene que ver bitcoin con esto? pues que bitcoin es dinero de civilización tipo 1. Totalmente democratizado, con consenso en vez de control central y con un código y tecnología que cumple unas reglas que son iguales en todo nuestra planeta.

Bitcoin es el paso natural del ser humano en adoptar un método de pago y reserva de valor que nos ponga a la categoría de civilización de tipo 1.

«Muy bien Pau, ¿y para qué no invertir sólo una parte en vez de 100% como haces tú?»

Para mí, invertir en otra cosa que vaya en contra de este paso natural.

¿Os imagináis que alguien me dice que tengo que diversificar inversiones comprando tulipanes, piedras o acciones de Terra?

Todo esto ya ha pasado y no se usa más.

A ver. Sí creo en el mercado y el capitalismo, pero la relación de mercado y economía está tan descorrelacionado que no quiero arriesgarme en poseer partes de empresas en una economía hinchada de deuda a base de dinero fiduciario.

economia vs bolsa

Para mí, invertir en otra cosa que siga anclado en un sistema que quedará en el pasado, es un paso atrás. Y no trato de apostar a un caballo ganador, pero de darle de comer a ese caballo hasta que adelante al caballo cabalgado por la mayoría.

Nutrimos al caballo actual con:

  • Inflación
  • Devaluación
  • Deuda

Podemos alimentar al otro con:

  • Matemáticas
  • Decentralización
  • Privacidad, seguridad y libertad

¿Hay alguna razón por la que alimentaríamos al primer caballo? o en otras palabras:

La importancia de diversificar las inversiones

¿Es importante la diversificación? Yo digo que sí. Si decidimos jugar a este juego tiene todo el sentido del mundo invertir en fondos indexados.

Pero para mí es como en una partida de Monopoly.

El dinero que usamos en el juego (dinero fiduciario) funciona mientras jugamos. Las reglas y políticas se aplican mientras juguemos a la partida, pero siempre hay un momento en el que el juego se termina y el dinero deja de valer nada en la vida real.

Riesgo que no se puede diversificar

Si nos fijamos, a día de hoy seguimos con el juego del sistema monetario con sus propias reglas y políticas. ¿Cuáles son?

  • Hay que batir a la inflación.
  • Utilizamos estudios de los años 2000-y-pico. Información empírica súper reciente aunque seguro que hay muchos de décadas anteriores que siguen siendo igual de válidas. A lo que me refiero es que estos estudios es como analizar una partida del Monopoly en concreto. No de todas las que se han hecho, por eso la historia es tan importante.
  • En estos estudios se utilizan dólares americanos o euros como monedas de referencia. Es decir, dinero que sólo sirve en este juego. Dinero con propiedades frágiles, creado por los bancos y respaldado en nada. El euro con a penas veint-y-pocos años de vida, y el dólar americano con un par de siglos de historia, pero considerad que el dólar actual es lo que es desde 1971, con la salida mundial del patrón oro.
  • También hemos tocado políticas monetarias de Estados y bancos centrales que fueron creados entre 1913 y 1998. No sé vosotros, pero estas para mí, siguen siendo fechas «contemporáneas».

Llegados a este punto, siempre hago oídos sordos a los anti-bitcoin.

Que si diversificación, que si más critpomonedas, que si más empresas, que si bonos, que si oro, que si un poco de todo, que si blablablabla.

¿Sabéis a lo que me recuerda eso?

A aquellos que creen en Dios e intentan convencer a los que no creen en él con argumentos de la Biblia.

Aquellos que cuando están discutiendo sobre la existencia de Dios con alguien, utilizan lo que dice la propia Biblia para confirmar su existencia. Llevan tanto tiempo metidos en las profundidades de la religión que se olvidan de que hay otras personas que de entrada ya no creen en eso.

Entonces, ¿por qué usan normas de un juego al que otros han decidido no jugar? tal vez de jugar a otro distinto, creyendo en otro tipo de Dios o simplemente desestimándolo por completo.

Pues yo he decidido no creer en esta religión y dejar de jugar al sistema monetario en el que estamos sumergidos.

Diversificar o especializarse

Bitcoin fue lanzado al mundo como una tecnología que aún no habíamos visto nunca. Igual que en su momento internet, el teléfono o la radio.

En este caso soluciona un problema mucho más importante para nuestro desarrollo: el sistema monetario. ¿Cómo lo soluciona?

  • Con dinero descentralizado, sin Estado ni gobierno que lo puedan controlar.
  • Emitiéndose en un calendario fijo, decreciente y predecible.
  • Lanzado a los lobos para probar su eficacia, en un momento en el que no existía una tecnología similar.
  • La manera orgánica en cómo se ha adoptado Bitcoin y la expansión de la red minera son una secuencia de eventos que no se puede repetir.
  • Bitcoin es una alternativa imparable de libre mercado. Anclado a la realidad económica.

Los argumentos de expectativa son sólidos, ¿no? matemáticas, historía, tecnología y economía sustentan a bitcoin. Un innovación sin precedentes.

Eso sí. Dependerá del efecto red que decidirá si tiene éxito del todo. Porque creedme, aunque no ha sido adoptado del todo ya estamos en la fase inicial-madura. La acogida cada vez es mayor.

Ya ha habido empresas y hasta instituciones públicas que han pasado su dinero fiduciario a bitcoin. Por esto decidí entrar con todo hace unos meses y dejar de diversificar inversiones por completo.

Ahora entiendo en lo que invierto. No tengo que preocuparme de rebalanceos de cartera. Creo tanto en su futuro como en el colapso de nuestro sistema.

Sólo el tiempo dirá si ha sido una locura o una maldita genialidad.

Y que queréis que os diga, sólo necesitamos tener razón una vez.

Conviértete en un ninja de la vida

Uniéndote a la comunidad pasarás a apoyar las horas que dedico creando contenido, tendrás acceso a recursos y conocerás a otros ninjas de la vida.

Únete a Sociedad Ninja

¿De qué temas hablamos? de todo lo que hay en el blog.

  • Bitcoin y finanzas
  • Negocios online
  • Fitness y longevidad
  • Mente y psicodélicos
  • Teoría de banderas
  • Historia universal
pau ninja sketch

Pau Ninja

Ninja de la vida, multipotencial y calvo desenfadado. En la senda hacia una vida con propósito mi armadura es la curiosidad intelectual de los que me siguen y mi podcast es la katana que corta el descontento.

Boletín para ninjas de la vida

Te aviso cuando publico algo de lo que te interesa.


O si lo prefieres, pulsa aquí para desplegar y elegir tus intereses específicos.

Nota: recuerda desactivar la casilla de «TODO» si sólo quieres recibir emails sobre las temáticas que ahora seleccionarás:

* Responsable: Micromedia LLC Finalidad: Gestionar y enviarte información, artículos, textos y promociones a través del correo electrónico. Legitimación: Tu consentimiento como interesado. Destinatarios: Nunca se cederán tus datos a terceros salvo obligación legal. Derechos: Puedes ejercitar tus derechos de acceso en cualquier momento, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del enlace en el pie de cada email que te mande o contactando conmigo. Información adicional: Consulta más info aquí.