Ser disciplinado
Mis trucos para vencer la pereza

Si no tienes motivación para hacer nada… si no tienes motivación ni para estudiar, para vivir, para hacer ejercicio, para adelgazar, para ir al gym o para levantarte de la cama entonces… si te gustaría ser disciplinado y vencer a la pereza de una vez por todo, entonces…

Céntrate en el entorno. En tus alrededores.

Verás. En los consultorios que hago en el podcast de la comunidad, alguna vez me ha tocado responder la pregunta de «como tienes tanta disciplina para hacer tantas cosas».

La respuesta: no la tengo.

Es tentador culpar a nuestra falta de motivación o disciplina por no hacer las cosas que queremos, ¿verdad?

Decirnos que no tenemos talento igual que X persona que siempre está motivada. O que no nacimos con un petardo en el culo como esa otra persona que parece que siempre está inspirada para hacer su miieerda creativa.

Claro que el talento, estar inspirado o motivado importa y que si todos estuviéramos motivados todo el maldito rato pues el mundo sería un lienzo de fantasía.

Pero no lo es.

No lo es porque estos son recursos, pensamientos finitos y porque los entornos de cada persona cambian radicalmente.

Algunas veces encontramos libros o calvos por internet que te dicen palabras que conectan contigo como nunca otras lo habían hecho. Esa conexión es porque lo que nos acaban de decir ya lo sabías a nivel interior. De alguna manera la experiencia de vivir te lo ha enseñado, pero nunca antes lo había escuchado siendo articulado con palabras y te levantas de la silla y decimos «que putta razón, hosttia».

Quien me hizo levantar el culo y decir «que maldita razón tiene el jodido» fue James Clear con su libro Atomic Habits.

Un libro que ya he mencionado alguna vez pero que se me hace imposible no volver a mencionar hoy que quería hablar del entorno y porque es más importante que estar motivado.

Si miramos como sea ha moldeado la forma de comportarse del ser humano en el paso de la historia, si hacemos ese zoom out, vista de pájaro para verlo en perspectiva vamos claramente porque tanto la motivación como el talento, están sobrevalorados.

La desmotivación es una condición con la que la mayoría vivimos, y aún así… nos levantamos para ir a trabajar, ganamos dinero, hacemos cosas para otras personas y le damos caña a nuestros proyectos aunque muchas veces no tengamos ganas…. aún estando desmotivados la mayoría del tiempo.

Otros en cambio, usarán esta desmotivación como excusa para no hacer nada porque «no estoy motivado para hacer X» cuando se trata de un proyecto personal. Algo en lo que te has propuesto trabajar.

¿Cómo no te vas a sentir como una miierda si lo que te venden por los medios y redes sociales constantemente son citas de famosos que lo han petado en la vida «para que te motives»?

Olvidémonos de buscar la motivación como si fuera la fuente de la que beber para llenarnos de ganas de hacer cosas.

Donde tendríamos que confiar más, la ficha donde tendríamos que apostar nuestra atención no es ni motivación ni talento, si no en el entorno.

Un entorno que infravaloramos.

Si hackeamos el entorno, hackeamos los hábitos.

Hoy vemos cómo hackear el entorno para que cuando lo dominemos desde fuera parezca que somos esa persona que tiene motivación para todo cuando en verdad vamos desmotivados por la vida.

Ser disciplinado

Tener disciplina es un lujo. Un lujo que además es finito. Por eso eso un lujo. Porque es escaso (insertar referencia a Bitcoin…)

El bueno de Jared Diamond, el autor del libro de antropología «Armas, gérmenes y acero» hacía una analogía muy interesante de este entorno-motivación, fijándose en que los distintos continentes y países del mundo tienen formas distintas.

  • Italia parece una bota
  • América (girada) es como un pato
  • Eslovenia parece un gallo corriendo

Y todos los otros países que bueno… no tienen porque parecerse a nada, pero que no hay ninguno que sea igual. Es lo que tiene el arte de poner fronteras donde te de la puttta gana.

Me diréis: «Pau que tienen que ver las malditas formas de los países con ser disciplinado».

Pues que el bueno de Jared hacía esta analogía para enseñarnos como fue el entorno lo que dictó la dirección de la humanidad con un invento que lo cambió todo: la agricultura.

La agricultura tomó distintos ritmos de expansión en cada continente según las formas aleatorias de los países.

¿Por qué? pues porque cuando el mejor/peor invento de la humanidad (la domesticación de plantas) empezó a expandirse por toda la Tierra, a los esclavizados campesinos les fue más sencillo extenderse por las rutas del oeste que no por las del norte o las del sur.

extension de tierra

Era una cuestión de logística y eficiencia porque las zonas de la misma latitud (en horizontal) comparten el mismo tipo de clima, estaciones del año, horas de luz y litros de lluvias.

Claro. No te ibas a ir a experimentar con cultivar una lechuga a la Antártida si ya sabías que iba a crecer en un sitio con las mismas condiciones.

Los agricultores tanto asiáticos como europeos, dominaron esos cultivos cultivándolos en horizontal. Expandiéndose de Francia a China. No de Francia a Sudáfrica.

Puedes ser el mejor agricultor que ha vivido nunca en la faz de la Tierra, pero buena suerte intentando hacer crecer sandías en Alberta, Canadá.

Cada vez que vas más al norte o al sur tienes que encontrar otro tipo de planta que pueda crecer con esas horas de luz, esa lluvia o ese frío en concreto.

No tienes este problema si te extiendes de este a oeste.

Normal entonces que la agricultura se llegara a expandir de 2 a 3 veces más rápido en Europa y en Asia que no en las Américas o África. Simplemente porque en las Américas y África hay «mucho norte-sur pero poco este oeste». La extensión de tierra es a lo alto, no a lo largo como Europa y Asia.

¿Y en qué se tradujo esto a efectos prácticos?

  • Pues en el aumento de más volumen de alimentos
  • Que a su vez se tradujo a más crecimiento de población en estas zonas
  • Que a su vez se tradujo a ejércitos más grandes y más equipados con nuevas tecnologías

Estos cambios empezaron siendo pequeños, claro (la regla del 1%).

Pero un cultivo que se podía extender un poquito más (gracias a la horizontalidad), significaba una población que crecía un poco más rápido, que con el interés compuestos eran cambios trascendentes en la rapidez en cómo evolucionaba esa población.

La solución para quitar la pereza

Con pequeños cambios en el entorno que se iban acumulando.

El entorno en el que nos encontramos es lo que da forma a como nos comportamos.

No vamos a plantar naranjas en Estonia…. porque el entorno no lo permite.

¿Por qué prestamos más atención a la falta de disciplina que no nuestros alrededores? porque todo depende de nosotros y de nadie más, ¿no?

Se crean canales de youtube enteros sobre la motivación, vídeos inspiradores de cómo motivarte cada mañana. Igual que en el romanticismo de Hollywood donde terminas con una narrativa mental de como tienen que ser tus relaciones, en este caso terminas con una narrativa de cuál tendría que ser tu proceso de trabajo para ponerte a picar tecla.

Nos decimos: «tengo que encontrar la manera de ser disciplinado…» ¿A dónde nos lleva esto?

Terminamos con la idea idealizada de que los hábitos que tengamos son el resultado de tener motivación, esforzarse más que nadie o tener un talento innato.

Pues claro que importan… pero hasta cierto punto. Porque incluso algunas de estas cualidades son finitas. En cambio, nuestro entorno siempre está allí.

Nuestras cualidades personales siempre terminan siendo dominadas por nuestro entorno cuando hablamos del largo plazo. Porque la motivación que sientes hoy puede no estar aquí mañana. Y seguramente no lo estará.

Los chinos y europeos no tenían más talento que los de Canadá, o Santa Perpetua de la Moguda. Y estaban igual de desmotivados (necesitaban comer, o morían).

Simplemente porque estaban en un mejor entorno pudieron crecer x2 y x3 veces más rápidos que los estaban literalmente en el culo del mundo.

¿Por qué os pensáis que creé mi empresa online fuera de España y me he vuelto un experto en residencias fiscales en el extranjero?

cómico impuestos

Porque en el momento que me voy a vivir fuera, en un Estado liberal en el que pago menos impuestos automáticamente estoy ganando más dinero. Automáticamente mi dinero vale más.

Sólo por modificar mi entorno ya estoy ganando el doble de lo que ganaba antes.

La lección queda más clara que el agua: céntrate en mejorar tu entorno. Olvida las milongas motivacionales.

Es irónico porque esto tal vez te está motivando un poco… pero no importa. Lo que importa es que al terminar las sabias palabras de Pau Ninja… seamos conscientes de lo que nos rodea y hacer algo al respecto.

Pasos para ser más disciplinado y vencer la pereza

Tiene gracia porque sólo nos fijamos en nuestro entorno cuando buscamos culpar a alguien por nuestra mala suerte.

  • Si pagamos mucho en impuestos es culpa de la Agencia Tributaria.
  • Si nos quedamos sin trabajo es por la maldita economía o los putttos políticos.
  • Si el Barça pierde un partido es por culpa del árbitro o X jugador.
  • Si llegamos tarde al curro es por culpa del tráfico, claro.

Pero fijaros que cuando las cosas nos salen bien, no podemos evitar colgarnos medallas.

  • La chica me ha dado el número porque he guiado la conversación como he querido. Estoy hecho un fuker.
  • He metido esta canasta porque soy un crac que se le da bien lanzando de tres.
  • Si llego temprano es porque soy innatamente puntual y organizado.
  • Si gano mucha pasta es porque soy el rey del emprendimiento.

No amigo.

Nuestro entorno potencia tanto lo bueno como lo malo.

Por esto las personas que se adhieren a los hábitos y hacen cosas sin depender de la motivación son los que tienen entornos que facilitan estos comportamientos.

Aquellos que parece que estén subiendo una montaña continuamente y dan la sensación que luchan con su motivación, disciplina e inspiración constantemente para hacer cosas, en verdad están delante de un problema de entorno.

Hace poco en el episodio #37 de los episodios para miembros, mencionaba ese mantra que me repito algunas veces: «hemos venido a jugar».

Si has venido a jugar una partida de LOL o WOW porque quieres ganarla a toda costa porque te has apostado pasta o lo que sea, el mejor enfoque será asegurarte que estás jugando con personas más malas que tu.

Los jugadores de cartas de Estonia que he conocido tienen horarios nocturnos de búho porque ganan más dinero a esas horas porque es cuando están conectados los chinos que no tienen idea del juego.

Construye un entorno favorable para que ganar sea lo más fácil posible.

«Todo esto tiene mucho sentido Pau, pero dame algo que pueda hacer, y no sólo pensar.»

Gracias, ninja invisible. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Las palabras no son nada si no van acompañadas de acciones. Acciones que nos tocará hacer nosotros, o la otra opción será culpar a lo que nos rodea.

Automatizar la toma de decisiones

Lo primero que haríamos sería automatizar la toma de buenas decisiones de nuestro entorno. En el momento de deciros todo esto… estoy soltero. ¿Sabéis desde dónde os «hablo»? desde Colombia.

Si estoy en una época de mi vida que quiero aprovechar al máximo no tener pareja, ¿os pensáis que me quedaré a mi pueblo catalán?

¡No, hoder! ¡Me voy donde yo como soltero tenga más valor y pueda hacer daygame! (entrarle a chicas desconocidas por la calle).

cómic chico entra a chica

Dónde mis posibilidades de éxito serán mayores. Hackeo el entorno.

¿Por qué me quiero ir a Siberia este verano? ¡porque me gustan las eslavas y en verano no hay ningún extranjero en Siberia!

Sería de gilip0llas que me quedara en mi maldito pueblo super motivado para entrar a chicas atractivas por mucho talento para «sargear a chicas» que pudiera tener.

No.

Me creo el entorno donde pescar sea más fácil. No donde vayan todos los pescadores.

Lo mismo hago cuando quiero ser productivo y me veo atacado constantemente por la atención de las redes sociales. Una trampa a la que caemos todos incluso sabiendo que están hechas para engancharnos. Por esto las redes tienen equipos de psicólogos trabajando específicamente para que pasemos el máximo de tiempo en Instagram, Twitter o TikTok.

Sí.

Podría intentar gastar mi energía finita de fuerza de voluntad para no mirar o no abrir y entonces intentar de compensar esta disciplina con una motivación que tendría que ser muy alta para trabajar en X proyecto.

La otra opción es… heackear el entorno. Un entorno en el que no puedas tener acceso a estas redes.

  • No tener perfiles sociales.
  • Tenerlos, pero no tener la app instalada. Si quieres publicar algo te la tienes que instalar/desinstalar cada vez.
  • Utilizar softwares como Freedom en el que tu eliges la franja horaria donde se te bloquean las redes y no puedes acceder.

Otro ejemplo que me mola es un estudio que citó el bueno de James en el que los sujetos que querían perder peso, simplemente cambiaron sus platos de la cocina por otros.

¿La diferencia de los dos tipos de platos? las pulgadas.

Los nuevos tenían un par de pulgadas menos, lo que hizo que sin darse cuenta (aunque su barriga seguro que lo notó) comieran un 22% menos de calorías con los platos más pequeños.

Rodearte de obviedad

Claro que hay cosas que no podemos automatizar… pero las podemos hacer obvias.

Hacerlas obvias para entrar en la corriente poco a poco, casi sin darnos cuentas o sin tener la presión o la intención de entrada de que hay que cometerse a algo.

Me refiero a que si tu ambición es ponerte buenorro desnudo, no te vas a apuntar a un gym que está a 2 horas de tu casa. No. Te vas a montar una sala de gimnasio en casa o vas a apuntarte a uno que esté de paso entre la oficina y la cafetería.

cómic masa muscular

Pero aún lo puedes hacer más obvio. Puedes prepararte la ropa de fitness el día anterior de modo que durante todo el día vas ya vestido y preparado para ir al gimnasio.

Te vas a sentir como un retrasado si no terminas yendo.

O si te propones ir a correr, no te vas a mentir diciendo lo motivado que estás cuando el despertador te suene y las legañas se te hayan pegado a la almohada junto a tus ganas de morirte.

No.

Te pones las zapatillas y los joggers al lado de la cama de modo que sea lo que te vas a vestir sí o sí.

  • ¿Que trampeas y saltas al vestidor a vestir otra cosa? pues pones un maldito candado en el vestidor y le dices a tu mujer que ponga ella la contraseña y que no te lo diga.
  • ¿Que quieres aprender a tocar el violín? pues te lo pones en medio de la sala de estar para que lo veas cada vez que tengas libre y estés por allí no haciendo nada.
  • Si tienes un blog con tráfico, con usuarios que te visitan también puedes hackear el entorno a tu favor. A favor de la monetización. Por ejemplo, poniendo que se suscriban a tu boletín en cada maldito segundo que tengas una oportunidad para recordárselo.

¿Quieres entrar a una chica por la calle? no lo vas a hacer desde tu casa. ¿Qué haces? te vas a pasear con el chip puesto.

Entrar en la corriente poco a poco

Cuando llevo una temporada sin entrar a desconocidas, cuesta mucho hacer esa primera entrada después de un parón. Te da un miedo que te cagggas encima. ¿Qué harías?

  • La automatización sería encontrarte en una ciudad grande. Llena de chicas. Irte al centro. A las calles principales. Automáticamente estas en un entorno donde está lleno de abundancia.
  • ¿Cómo lo hacemos obvio? el músculo a trabajar es el social, así que podemos ir a chicas y preguntar por alguna calle, o algún autobús que en tu mundo de mentiras tienes pensado coger.

Acabas de hacerlo obvio para tu cerebro porque el músculo social ya empieza a soltarse. Aquí es cuando entras en el siguiente paso del hackeo del entorno que es entrar en la corriente poco a poco.

Coger momentum.

Tanto la automatización de decisiones como hacer ciertas acciones muy obvias, nos sirven para entrar en el flow, en la corriente del entorno pero con la puntita.

Nos estamos metiendo en el río y queremos ser llevados por la corriente.

Aunque sepamos que nos estamos autoengañarnos y automatizando las obviedades para llegar a un fin, a un objetivo más grande, estamos ya siguiendo la corriente con este momentum. Fijaros que ahora se hace más fácil seguir la corriente del río que no ir a contracorriente.

Extraer la negatividad del entorno

Pero cuidado aquí porque a veces sin darnos cuenta, nos hemos metido en un río con una corriente incontrolable lleno de piedras afiladas.

Estas piedras que nos pueden cortar el pecho como lo hizo mi ex con mi corazón serían una metáfora para la negatividad y la toxicidad que existe en un entorno.

No hablo únicamente de personas tóxicas (que también), pero de cosas más superfluas que a simple vista no tendrían pinta de ser algo negativo.

Para ponerlo en perspectiva los japoneses que hacían televisores reorganizaron todas sus fabricas para que se tuvieran que agachar y girar menos con el cuerpo. Teniéndolo todo mucho más a mano… se multiplicó su productividad.

¡Sólo por el hecho de moverse menos!

Otro ejemplo de cuando eliminaríamos la negatividad de nuestro entorno sería asegurarnos que cuando vamos al supermercado, lo hacemos justo después de cenar o de comer porque ir con la barriga llena hará que no tengamos antojos para comprar porquerías de ciertas secciones.

Y bueno sí, ya que estamos evita también esas personas tóxicas de tu entorno.

Fíjate cómo son las 5 personas con las que pasas más tiempo actualmente. Con mi bola de cristal (mi calva), te puedo predecir cuál será tu sueldo y cómo será tu vida dentro de 5-10 años sólo viendo con qué tipo de personas pasas más tiempo.

Por esto en vez de la negatividad de redes como youtube, twitter o ivoox, te puedes unir a nuestra comunidad para interactuar con personas de mentalidad similar a la tuya.

Conviértete en un ninja de la vida

¿Sientes que eres un aprendiz de todo pero maestro de nada?
Nosotros también somos multipotenciales.

Únete a Sociedad Ninja

  • Comunidad: comparte inquietudes con otros multipotenciales.
  • Podcast premium: escucha episodios sólo para miembros.
  • Boletín privado: recibe los únicos correos que mando.
pau ninja sketch

Pau Ninja

Investigo, experimento y divulgo. Multipotencial con curiosidad intelectual "secuencial": mis pasiones e intereses van a épocas. Como una mamá pájaro, engullo información y la vomito en pedazos coherentes de contenido vía blog y podcast para otros ninjas de la vida.

Escucha mi podcast