Es irónico que un concepto como ser ciudadano del mundo tenga su propia bandera. También lo es que una teoría que se llame la teoría de las banderas transmita una idea simple pero un procedimiento complejo como: “ve ahí dónde te traten mejor“.

Y aquí estoy.

Decidiendo en qué país tener una empresa, en cuál tener nacionalidad, dónde residir y qué genética me gustaría que tuvieran mis hijos (a decir verdad soy más de adoptar).

¿El pilar de todo esto? La independencia financiera.

“Estableciéndome” como ciudadano del mundo

Más adelante trataré los temas filosóficos y morales de lo que significa ser un ciudadano del mundo. Pero a modo práctico hay entre 5 y 10 puntos vitales para poder coger decisiones por los huevos sin estar condicionado por el sitio que he nacido o el pasaporte que tenga.

#1 dinero

Es increíble como ha evolucionado la banca (que no los bancos). Tengo una decena de cuentas en industrias fintech con o sin licencia bancaria y nunca he tenido ningún problema.

Lo primero que hice antes de hacer nada más, es cancelarme todas las cuentas de banco español. Tenía ahorros en ING Direct y algo de dinero en Imaginbank, que por cierto dicen ser móviles pero me hicieron ir a sus oficinas montones de veces.

He conocido personas (hola, Ignacio) que al cambiar su residencia fuera de España, los llamaban del banco con amenazas de congelarles su dinero si no ponían una dirección española.

Queriendo ser ciudadano del mundo, tenía muy claro que antes de hacer ningún cambio en mis documentos físicos, lo que tenía que hacer era sacar mi dinero de ahí pitando.

#2 ahorros

Solución: si se está por países europeos, tener ahorros en fondos de inversión indexados puede ser una buena idea, pero si no se quiere ser residente en ningún país concreto para no pagar a Hacienda legalmente, entonces en mi opinión: eToro.

Las rentabilidades del 5% anual que daban los bancos han pasado a mejor vida. Y aunque no fuera así, ya no les dejaría ni suelto para un café.

#3 trabajo

Solución: empleo remoto o creación de empresas en el extranjero. En países dónde sea beneficioso y no un lastre.

Como buen microemprendedor que soy, al no necesitar expedir facturas actualmente me declaro como “inversor” delante de las instituciones. No se conocen muchos otros trabajos que una sola persona pueda generar unos buenos ingresos pasivos, así que es la forma más fácil.

Pero en el caso de que un ciudadano del mundo no tuviera ningún sustento que generara él mismo, hay montones de plataformas para encontrar trabajos online.

WeWorkRemotely, Remote CO o RemoteOK son los portales internacionales más grandes y aunque la mayoría de empleos son relacionados con la informática, en un futuro próximo todo lo que es oficina será 100% hecho desde casa.

#4 residencia

Solución: cambiar de residencia una o dos veces, pero conseguir el estado mundial de viajero perpetuo para no pagar impuestos (legalmente).

Después de de esto sólo hace falta salir y ya tendré el estatus de viajero permanente.

¿Podría haber una situación que me hiciera querer una residencia permanente? tal vez con una pareja que no comparta los mismos valores o que quiera formar una familia. Pero en el caso que decidiera tomar este camino, seguiría igualmente la teoría de las banderas. Iríamos dónde nos trataran mejor.

Hay opciones interesantes (Chipre, Malta…) para pagar un 0% de impuestos mientras los intereses económicos estén fuera de sus territorios. El problema-solución es que las leyes cambian constantemente. No estoy muy seguro de que se adapten a la visión del ciudadano del mundo.

#5 seguro médico

Solución: seguro privado. Aún sigo ojeando las opciones que existen. Actualizaré.

Personalmente estoy esperando que uno de los bancos que he mencionado anteriormente creé uno para nómadas digitales. Siento que está al llegar y seré el primero en montarme.

De momento Revolut ofrece un seguro super chulo por geolocalización. Cuando con su monedero electrónico detectan que estoy a otro país, tengo la salud cubierta.

Por desgracia hoy por hoy está limitada a 40 días, pero a ver si crean alguna versión anual.

#6 pensión y jubilación

Solución: inversiones a largo plazo.

Teniendo claro que aunque me quedara en España no tendría pensión, tengo una cartera clara de en qué invertir dinero hoy en día.

Además de que los planes de pensiones están atados a la jubilación y residencia física de un país.

Otras consideraciones menos importantes

  • Votar: si me desvinculo totalmente de España es que tampoco tengo muchas ganas de involucrarme en esto. No voy a hacer un debate político pero digamos que desde mi punto de vista, el país no es un ejemplo a seguir. Prefiero desentenderme de cualquier bandera o patriotismo.
  • Dirección física: las dos últimas cartas que recibí fueron de dos instituciones arcaicas, un banco y Hacienda. En el caso de que necesite recibir un producto, lógicamente lo hago en mi Airbnb o si es algo oficial doy la dirección de familiares. En caso de ser un antisocial siempre se puede alquilar un apartado de correos.

Herramientas indispensables para la ciudadania global

App para alquilar rapidamente

Servicio: Airbnb
Precio: depende (cupón de 25€ gratis aquí)

Por encima de cualquier hostal, siempre he preferido tirar de Airbnb. Especialmente si voy a países baratos y me sale muy a cuenta alquilar un pequeño estudio para mi solo. Lo hice en Croacia, Romania y países bálticos y la sensación de independencia es brutal. En muchos casos hasta acaba saliendo igual de precio que un alquiler normal.

Vivir en el centro de las capitales de países bálticos o en los Balcanes es totalmente posible por 10€ la noche. Si voy acompañado nos dividimos el coste de un apartamento y es como vivir con compañeros de piso.

Buscador de vuelos

ServicioKiwi
Precio: depende del vuelo

Lo empecé a utilizar cuando vivía en Rumanía y se llamaba Skypicker. Los señores cambiaron el nombre a Kiwi que es más internacional. Seguramente es el mejor buscador de vuelos, por su alucinante algoritmo.

Las opciones de búsqueda han sobrepasado de lejos a Skyscanner, que ha empezado a copiar a Kiwi pero aún no le llega a la suela de los zapatos.

Por cierto, si puedo intento ir con la aerolínea Norwegian. De las de low-cost ha sido la más condecorada y tiene aviones nuevos constantemente pero claro, no tienen rutas ni fechas infinitas así que siempre dependo de Kiwi.

Viajes en tren

Sitio web: Seat61.com
Precio: gratis

Está página parece hecha en el año 2000, cuando empezaba yo a trastear queriendo crear página web desde cero. Aún así, el valor que aporta este amante de los trenes es increíble. Que no cambie su diseño si tuviera que bajar aunque fuera un poco la calidad.

jugando con trenes

No es un secreto que odio volar con avión. Supongo porque amo la vida. Y aunque las 10 horas que me pasé de Bulgaria a Belgrado sentado en un vagón sin calefacción no fueron de las más bonitas, como mínimo trabajé tranquilamente con mi primera historia (real).

Mapas

Servicio: MapsWithMe
Precio: gratis

Tengo la peor orientación del mundo. Es algo gravísimo, por esto necesito mapas a más no poder. La app Maps.me se encarga de todo para que no me pase como Tim.

perdido sin servicios en la nube

Como no tengo datos en mis dispositivos, me los descargo cuando tengo Wifi (o antes de un viaje). La tienen bastante actualizada así que si busco una cafetería o algún edificio en concreto, los resultados de búsqueda aciertan el noventa por ciento de las veces.

Conocer gente

ServicioTinder
Precio: gratis y de pago, pero si se saben algunos trucos Tinder no hace falta pasar la tarjeta de crédito.

El factor social es muy importante, y aunque esta aplicación está destinada a lo que está, he creado algunas de las mejores anécdotas.

Sitio web & appMeetup.com
Precio: gratis

Aunque vale unos 15 euros poder crear grupos, se puede tener un usuario para asistir a eventos de todo tipo. Se filtra por ciudad y se elige según el interés.

Facebook: grupos de RSD
Precio: gratis

Siempre que he ido a algún país dónde no conocía a nadie he tirado de estos grupos. RSD son las siglas de Real Social Dynamics.

Grupos de tíos que se quieren mejorar continuamente y que quedan no sólo para hablar de proyectos ni de la vida, pero también para vencer algunas carencias en cuanto a habilidades sociales.

A través de estos grupos conocí gente genial, sobretodo en Croacia y Barcelona. Me apretaron a hacer cosas que mi yo tímido de 15 años nunca hubiera pensado que haría.

Decirle a una chica atractiva que me gusta a plena luz del día, sentarme en medio de un grupo de gente que no conozco de nada, gritar sin que venga a cuento en Plaza Cataluña… Genial para conocer gente interesante.

Aprender idiomas

Servicios: todas estas herramientas de idioma

No son pocos los recursos en la nube que utilizo para las lenguas. Por esto le he dedicado un apartado especial. En la fase inicial utilizo herramientas que no uso más adelante, y lo mismo cuando ya tengo un nivel intermedio.

Para sentirme bien a nivel de productividad tengo que tener siempre un idioma en la parte trasera de mi cabeza.

Por qué ciudadano del mundo

Haber nacido a un sitio es pura malasuerte. Muchos deciden tener el pasaporte que se les asignó al nacer porque la familia y amigos están en ese lugar.

Manejando mi vida dentro un radio de 50 quilómetros, el pensamiento de establecerse en otro lugar del mundo y llamarse “ciudadano del mundo” parece ridículo. Pero del mismo modo que una persona puede vivir en un país extranjero y nunca dejar de sentirse enamorada del lugar dónde nació, el ciudadano del mundo tiene pasión por la Tierra de la misma manera.

Qué queda por hacer

Lo listado anteriormente, es lo que considero “solucionado”. Pero por desgracia aún hay muchos cambios burocráticos que se deban hacer, para que las personas físicas no tengamos que ser en un sitio en concreto para lidiar con nuestro día a día.

Los siguientes son mis principales preocupaciones que espero que se vayan solucionando con los años y pueda ir poniendo en el apartado superior.

Por desgracia, por intereses económicos no creo que lo llegue a ver vivo (ojalá).

Visados mundiales

Siempre que voy a una embajada, hay mogollón de Porches y coches caros aparcados. Lo que me da que pensar que ser ciudadano del mundo “oficialmente” no es algo que vaya a ocurrir de la noche a la mañana, porque el chollo de muchos administradores burocráticos terminaría.

Pero me imagino a una persona sana, sin antecedentes penales y alguna característica más a considerar, que pudiera optar a una especie de visado mundial.

Y a poder ser con el móvil, sin tener que ir a una embajada o lugar físico a pedirlo.

Aunque de momento este tipo de visado no existe, vamos a soñar porque algunos países se están poniendo las pilas.

Por ejemplo, Tailandia sabe que a los nómadas digitales les encanta su país por lo exótico (y sobretodo barato) que es. Por eso están empezando a darles un trato más especial.

Cotizar a un “gobierno mundial”

Otra idea utópica que me gusta a mí también es global del cagar.

Trabajé unos 7 años en España antes de ponerme con negocios online. Pues bien, lo cotizado se va a tomar por el culo.

Tendría que haber algún tipo de organización global en la que, sea dónde sea que yo pague impuestos durante un periodo de tiempo, pueda obtener beneficios en cualquier país.

Es decir, que si me da la gana pedirme el paro en Nueva Zelanda cuando estoy ahí viviendo 4 meses, pueda recibir lo que me toca sin tener que estar atado a un lugar en concreto.

Lo mismo con la seguridad social. Ahora hay la tarjeta sanitaria Europea, pero vamos a ponernos malos en Indonesia. Sin un seguro privado contratado mal.

Comentarios, opiniones y valoración

¿Como lo ves? Lo podemos discutir por las redes sociales:

Ciudadano del mundo: 5 acciones para liberarme del Estado
5 (100%) 5 votes

¿Te ha gustado mucho? ❤

No hagas ninguna donación. Sé que tienes muchas ganas, pero hay una manera mejor de dar soporte al blog.

Preferiría que compraras cualquiera de mis libros que te parezcan interesantes y dejes una reseña verificada objetiva.

Parece una manera de dar soporte a lo que escribo más acorde con lo que hago, ¿no?