Adicción al café
Así nos afecta y así lo fui dejando...

Al igual que el alcohol, el café es una de esas drogas aceptadas por la sociedad.

Una droga que me encanta, pero que al igual que mi ex he tenido que empezar a poner más distancia con el tiempo. Como esa relación familiar tóxica de la que sabes que nunca te podrás desprender del todo pero que quieres al menos controlar un poco.

Lógicamente no podemos poner el café en la misma categoría que el bebercio.

  • El alcohol como mucho sirve para curar heridas. Físicas y emocionales (temporalmente).
  • El café por su parte tiene una lista más extensa de beneficios. Lo que pasa es que el 80% o más de estos beneficios no nos vienen del grano del café, pero de la cafeína. La misma que también nos puede joder.

Son dos caras de una misma moneda. Una moneda sabrosa mañanera a la que todos estamos viciados. Yo el primero porque decir que me encanta el café sería venderlo barato.

En serio.

Los de Nestlé me engancharon desde los 11 años con unos sobrecitos de Nesquik mezclados con café, y aunque no me los tomaba cada día no me costó nada terminar con una taza de café en mi mano cuando ya de adolescente.

bebía café con leche
Foto: en Nueva Zelanda la longitud de mi barba era proporcional a la cantidad de café que bebía.

Al menos después de crear algunos negocios online, terminé adoptando el hábito del café sólo a trabajar. Desde entonces: portátil abierto = taza de café.

El problema es que claro, entonces si curraba todo el día me iba metiendo cafés todo el día. Pero no soy el único, todo el mundo está viciado a beber café. ¿Por qué? por dos motivos:

  • Somos adictos a la cafeína que además entra genial si es con una bebida caliente en las manos por la mañana.
  • Estamos cansados.

Es un círculo vicioso negativo: estamos cansados y en vez de poner remedio lo que hacemos es poner parches. Es como si tienes una piedra en el zapato pero en vez de sacártela (y la piedra también) te vas tomando una pastilla para no notarla.

Hoy vamos a hablar de cómo salir (o al menos a empezar a hacerlo) de este loop del infierno de cuál ha sido mi experiencia dejando, volviendo y reduciendo mis tazas de café.

Café y vitamina D

Serán un cúmulo de cosas, pero toda la gente con la que hablo en algún momento me dicen que están cansados. Como si fuera fatiga crónica mundial. No sé qué coñño pasa con el mundo, pero podemos especular: empezando por la vitamina D.

La falta de vitamina D3 del ciudadano occidental medio no es un mito. De hecho más de la mitad de las personas que conoceremos son deficientes en vitamina D la mayor parte de sus vidas. Y eso incluso viviendo en España donde hay sol 300 días al año.

La vitamina D3 es una maldita pre-hormona. Es super importante, y aún así, somos deficientes.

Hasta me atrevo a decir que la falta de energía y ese cansancio generalizado de la población podría muy bien ser por la falta de vitamina D3 vía sol como el factor más determinante.

Joder, que te digan que te falta «estar echao» al sol leyendo o escuchando podcast maravillosos no parece una tan mala noticia, ¿no?

Pero la mayoría no lo hace y para compensarlo nos metemos tazas de café a más no poder. Hasta que lo hemos convertido en una adicción.

De qué está hecho el café

Sólo sabemos que el café nos hace estar más despiertos pero, ¿sabemos exactamente lo que nos estamos metiendo en el cuerpo para estarlo?

El grano de café es la semillas que está dentro de una fruta llamada cereza del café. Que son como una baya de color verde y también rojo cuando está madura.

granos de café

Del tamaño más o menos de la miierda de las cabras que nos encontramos cuando vamos caminando por la montaña.

Semilla del café

Aquí la palabra clave es semilla.

Igual que pasa con los motivos que di para no comer fruta, el objetivo y único propósito de una semilla es sobrevivir al sistema digestivo de su presa, o sea: nosotros o cualquier animal que se haya comido su fruta.

De esta manera sacamos la semilla con nuestra caca, termina en el suelo y es la manera que tiene la planta para reproducirse. De aquí saldría otra planta del café.

Antinutrientes del café

Pero resulta que esta semilla necesita ciertos componentes para sobrevivir al tracto digestivo.

¿Y qué ideó la madre naturaleza para asegurarse que pasa por nuestros intestinos como un político? (intocable). Pues con antinutrientes.

Si las verduras tienen antinutrientes porque es su único mecanismo de defensa, lo mismo pasa con las semillas que tienen que sobrevivir sí o sí para que sobreviva la especie de la planta.

Ayudan a que la semilla sobreviva, adjuntándose a los minerales o «secuestrándolos» como un cartel colombiano. No dejando que se absorban correctamente.

¿Para qué quieres hierro y calcio si tu cuerpo no los puede utilizar?

Quizás en pequeñas cantidades no sería preocupante pero nos lo estamos metiendo constantemente y lo que estamos haciendo es poco natural.

Pillamos decenas de granos, pasamos agua hirviendo a través de ellos y nos lo metemos en el cuerpo.

Los animales herbívoros tienen adaptaciones a estos antinutrientes. ¿Os creéis que es casualidad que una vaca tenga cuatro estómagos?

Lo que pasa es que… el humano, por su condición de carnívoro facultativo (#194) no está preparado para procesar estos antinutrientes constantemente.

Lo que sí tenemos son ciertos métodos de preparación como la fermentación, con la que podemos rebajar sustancialmente la cantidad de antinutrientes. Aunque tenemos que tener en cuenta que no se eliminan del todo.

Tipos de café según preparación

Precisamente porque en nuestra cultura tenemos fermentación, podemos llegar a entender que método de preparación del café es mejor.

Para esto tendremos que pensar en la propia fruta, la cereza del café y como la tratamos. Tenemos que llegar a ella, después pelarla, tostarla y finalmente molerla para hacer nuestro cafecito.

Para dejarlo preparado tenemos varias maneras y esto nos interesa saberlo porque según la manera en que lo preparemos será mejor o peor para nuestra salud. Para tener menos de estos antinutrientes.

Y no nos vamos a engañar, la mayoría de nosotros no va a dejar el café del todo pero sí que estamos pensando en reducirlo constantemente.

Café lavado

Tenemos por ejemplo el café lavado en el que sacamos la cereza del café.

  • Le removemos toda la fruta
  • Fermentamos la semilla de 12 a 72 horas
  • Dejemos que se seque
  • Después ya se puede tostar y ser molida para café

Café natural

Por otro lado tenemos el café natural que sigue un proceso un poco más simple.

  • Extraemos esta cereza del café
  • La dejamos al sol para que se seque como yo cuando paso 24 horas sin comer
  • Se convierte en una especie de pasa, como yo en mis sesiones de «moreneo» de verano
  • Después lo pasan por una máquina que saca la fruta y después ya se puede tostar y convertirse al café

Honey

La mayoría conoce al menos el nombre de estos dos métodos, pero hay otro con un nombre con más glamour que casi nadie conoce: el proceso honey o «de miel».

  • En este lavan la cereza del café y dejan un poquito de fruta en la semilla
  • Después se seca inmediatamente sin fermentación

Así que podríamos decir que este método es más fresco, aromático, complejo, pero sin fermentación hay muchos más antinutrientes.

Es como sacrificar salud para tener más sabor de café.

¿Qué tipo de café es mejor?

En cambio con el café natural y lavado tenemos el café fermentado hasta cierto punto. ¿Hay menos «malignos»? Sí. Son menores, pero no inexistentes.

fermentación café
Foto: el café se fermenta durante el proceso de lavado.

Porque mientras que con el pan o el queso se elimina la mayor cantidad de antinutrientes, con la fermentación del café parece que es como «menos potente».

Si se fermentara más tiempo, eliminaríamos más antinutrientes a cambio de un sabor mucho más amargo de algo que nunca bebería nadie.

Si vamos a beberlo igualmente, tendría sentido probar distintos tipos de cafés con estos distintos tipos de preparación para ver si encontramos diferencia en cómo nos sienta a nuestro sistema digestivo.

Dejando la cafeína de lado, la bebida del café como tal es una patada a nuestras entrañas.

El café que contiene más antioxidantes

Una de las excusas que nos decimos son los «antioxidantes«. Que lo bebemos porque nos han dicho que los antioxidantes son buenísimos para la salud.

¿Tiene antioxidantes el café? pues sí. Lo que pasa es que la cantidad de antioxidantes del café es insignificante. Incluso los antioxidantes dentro de la cereza del café es más centenares de veces más alto que en la propia infusión del café.

Pero que los necesitamos en primera instancia… es un mito. Otro de tantos.. Nuestro propio cuerpo ya los genera. La industria de los antioxidantes es enorme. Para el año que viene ya moverá más de 4.500 millones sólo contando los suplementos. Descontando las comidas que compramos pensando que «son sanas porque tienen muchos antioxidantes».

Ya entraremos en esto…

¿El café es malo?

Lo que quiero hacer ver es que por muy enamorado que sea yo del café, nuestra bebida mañanera favorita tiene muchas fallas.

Decir que el café es malo sería pedante, pero cada vez hay más consenso en que puede hacer más daño que bien.

Algunas personas se respaldarán en las partes positivas del café cuando podrían obtener los mismos beneficios de otros alimentos que no tuvieran una cara de la monera más oscuras que su tueste de café.

Vamos a ver algunas.

Desventajas de tomar café

¿Cómo nos afecta realmente el café? mucho he leído por internet de esto. Que si el hígado, que si los riñones, que si el colesterol, que si la tensión, que si la diabetes…

Fatiga suprarrenal

Primero tenemos la fatiga, el estrés suprarrenal que está relacionado ya no tanto en el café pero con el contenido de la cafeína en sí.

Las propiedades beneficiosas de la cafeína a nivel cognitivo, de como nos afecta a nuestro cerebro está bien estudiadas.

  • El problema que nos encontramos después es que nos incrementa el cortisol (la hormona del estrés en el cuerpo). Y eso se puede traducir a que nos incremente la glucosa en sangre.
  • Esto nos lleva a resistencia a la insulina y nuestra amiga inflamación, claro.

Pero este estrés suprarrenal acostumbra a ser un problema más preocupante en mujeres. ¿Por qué? como dice el experto Paul Chek, el cuerpo de la mujer está hecho para llevar 1 o más personas «extra» dentro suyo en algún momento de su vida.

Normal que tengan menos tolerancia a este tipo de estrés. A tipos de estrés de sistemas de glándulas, porque su cuerpo tiene que estar lo más fino posible para que no haya complicaciones.

glándulas suprarrenales

Las glándulas suprarrenales están justo encima de nuestros riñones y su función es indispensable, porque son como un apoyo hormonal para gestionar las hormonas de nuestro cuerpo.

Son como Groot de Marvel. Está ahí haciendo algunas asistencias, nadie le presta mucha atención pero si no fuera por él todo se iría al carajo.

Lo mismo con los suprarrenales.

Si desregulamos estas glándulas tendremos problemas hormonales asegurado, pero se intensifica aún más con las mujeres, con problemas menstruales, de fertilidad y más estrés y ansiedad.

Sueño interrumpido

El problema que todo el mundo sabe de la cafeína es mala calidad de sueño, y la mayoría se piensa que sólo con no beber café por la tarde ya está solucionado, pero nada más lejos de la realidad.

Pensad que al cabo de 4-6 horas de beber cafeína seguimos teniendo la mitad de la cafeína en sangre.

Después de unas horas más, tendremos la mitad de esto.

Es decir que para los que nos metemos un café por la mañana, a no ser que tengas un depurador en el cuerpo, lo más probable es que cuando nos vayamos a la cama tengamos aún algo de cafeína y no la hayamos eliminado por completo.

¿Quiere decir que no nos vamos a poder dormir? ni mucho menos, podemos quedarnos fritos en la cama igualmente, pero esto no significa que la calidad del sueño sea buena.

No afectará nuestra habilidad para quedarnos dormidos, pero sin café la calidad de este sueño es mucho más reparador.

ahora de oferta
Por qué dormimos: LA NUEVA CIENCIA DEL SUEÑO (ENSAYO)
El libro de Por qué dormimos es de mis favoritos, pero no podréis dormir en 2 semanas pensando en todas las cosas que hacéis mal.

Y me diréis, «pero Pau, si la cafeína es lo que causa estos problemas entonces me puedo tomar un descafeinado y ya está, ¿no?». Pues resulta que la propia bebida del café nos presenta desventajas que lógicamente no evitamos con un descafeinadito.

Histamina

Una de estas desventajas es la histamina, de la que no se habla mucho.

La cantidad de histamina que tenga una comida depende de lo «no fresco» que sea. Como más tiempo haya pasado, más histamina.

Y como el café es fermentado y una comida «vieja» considerando que hace la tela de tiempo que se cosechó hasta llegar a nuestra taza, puede llegar a ser muy alto en histamina para algunas personas.

La histamina tiene 4 tipos de receptores y depende de con cuál de los receptores decida el café en nuestro cuerpo sujetarse (como si el café pudiera sujetarse a 4 tipos de tirolina), pues podemos experimentar bastante variedad de síntomas.

  • Problemas de piel
  • Insomnio que no tenga que ver con la cafeína
  • Palpitaciones

La histamina puede llevarnos muchos problemas y en distintos grados. Son bastante fáciles de reconocer cuando consumimos alguna comida que no es fresca.

Por ejemplo carne seca, o fermentados, o… café.

El café es un laxante natural

También hay casos de gente que deja de beber café de golpe y les pilla estreñimiento porque dejan de tener el mismo nivel de estímulo para ir al baño.

Pensemos también en el café como un laxantes que algunos confunden como una característica positiva, el problema es que en las personas que bebemos café hay menos minerales «útiles» del cuerpo.

¿El café desmineraliza? algunos dirán que es un mito. Yo respondería con un «sí pero no».

El café no desmineraliza como tal, pero aunque no saque los minerales de nuestro cuerpo directamente, como hemos visto los pone en una situación que no podemos usarlos. Todo por culpa de estos antinutrientes.

Incremento triglicéridos

Un doctor vegano también notó una subida de los triglicéridos en los bebedores de café. Y no poquito, pero estamos hablando del 10 al 20% que no es poco, sólo por el hecho de beber café.

Recordemos que los triglicéridos son literalmente la cantidad de lípidos y grasas en nuestro cuerpo. Es un buen indicador para enfermedades del corazón.

Tampoco es que nos dijeran el por qué. El por qué el café incrementa en este porcentaje los triglicéridos

  • Podría ser que estuviera relacionado con el incremento de la glucosa en sangre, o en la inflamación generalizada que causa la propia bebida del café, tal vez la histamina.
  • Otra teoría en la que podríamos profundizar en este sentido es que quizás sucede por lo que hemos dicho de que nos secuestra minerales del cuerpo por los antinutrientes, y si nos faltan algunos tal vez el cuerpo puede sintetizar menos para mantener ese incremento de triglicéridos a ralla.

Poca calidad del agua

Pensemos también que en nuestra taza de café, un 99% es agua, y depende de donde nos lo hagamos nos pueden meter una agua de miierda con fluoruro y cloro.

Hay muchas cosas que pueden estar mal dentro de nuestra agua y la mayoría no nos paramos a pensar cuál es la fuente.

Presencia de antinutrientes

Y para ponerlo la cereza (en vez de cereza del pastel en este caso es cereza del café), tenemos presentes esos antinutrientes que habíamos comentado.

Los oxalatos en particular que son conocidos por adjuntarse al calcio como lo hacía Chaos, el novio de Ten Shin Han, con sus enemigos.

Chaoz salvando células

Siempre pongo el ejemplo de las espinacas, pero sí. El café también tiene. Nos secuestra el calcio de nuestro cuerpo pero también al magnesio y potasio hasta cierto punto.

Si analizamos el café en un laboratorio vemos que tiene muy pocos oxalatos (aunque tiene otros antinutrientes). Y esto en teoría haría que ya no nos tuviéramos que preocupar, ¿no?

  • El caso es que al ser líquido y de área amplia, nos cubre un montón de superficie de los intestinos.
  • A esto le sumamos que lo bebemos cada día y es una buena receta para el desastre.

Pero claro, en el contexto del café estamos filtrando centenares de semillas y la cantidad de antinutrientes es mucho mayor. De hecho en el 80% de los pacientes con piedras en el riñón, la mayoría vinieron de café o té.

En el café además también tenemos ácido fítico que por lo que sé, nos puede secuestrar todo lo bueno de nuestro cuerpo.

Si nos comiéramos una pera (a muchos les gustaría comerse un par), que tiene un par de semillas dentro, pues estos anitnutrientes tampoco parecen ser un problema muy grande. Pero con el café que ocupa toda esta superficie la cosa cambia y se multiplica el problema.

Yo lo que hacía encima era meter leche vegetal como la de almendras, lo que es un error enorme beberse este tipo de leche falsa porque están llenos de omega 6 y ácido fítico. De hecho tiene más ácido fítico que el propio café.

Beneficios de dejar el café

Por eso muchos consideramos dejar el café. No en su totalidad, pero si que he reducido mucho la cantidad de tazas y de cafeína cuando me informé de todo esto.

Mejora del sueño

El primer beneficio es uno obvio es la mejora del sueño.

Aunque digamos que «no nos afecta», recordemos que la cafeína sigue teniendo el 50% de su vida en sangre al cabo de unas 8-12 horas de haberla consumido.

En un artículo de investigación publicado en la revista Pediatrics se explicaba más al detalle cómo puede influir la cafeína en los patrones de sueño.

Claro que había mejora entre los que que dejaron el café del mediodía, la tarde o la noche pero la mejora más relevante fue cuando se dejó por completo.

Yo hice un experimento en el que cambié el café por mis tazas de siempre pero descafeinado. Mejora inmediata desde el día 1 en mis pulsaciones en reposo cuando estaba durmiendo y un sueño más profundo.

Menos bajadas de energía

Otro beneficio que sí esperamos es menos bajadas de energía. Una energía más estable.

En un artículo de Medical Daily sobre como nos afecta la cafeína, sugería que los cambios de humor que tienen algunas personas, esos altibajos durante el día podrían ser precisamente por culpa de la cafeína.

Vamos, que hasta podríamos decir que menos café nos hará más felices.

Salud hormonal

¿Por qué? es por un tema hormonal. Nos estabiliza la epinefrina y la norepinefrina. Hormonas que sí conocéis si os digo que también las llamamos adrenalina y noradrenalina.

Un artículo que publicaba Scientific American nos validaba como estas hormonas estas nos ponen alerta, sí… pero está el otro lado de la balanza porque son las hormonas que activa el cuerpo en respuesta al peligro.

Son las hormonas de «luchar y huir».

Vamos, que si controlamos la cafeína y estas hormonas significa directamente menos ansiedad.

Lo que pasa es que no nos planteamos de dejar el café únicamente por la cafeína. El descafeinado también nos puede llevar problemas de la propia planta del café aunque sí que es verdad que sacando la cafeína del medio, ya arreglamos unas cuantas cosas.

Lo digo para los que toman confort en el sabor del café. De tener la taza caliente en las manos por la mañana más que la cafeína en sí.

Más absorción de minerales

Por eso si queremos controlar nuestra adicción al café y reducirlo a tal vez una taza al día, tendremos más absorción de minerales. Por todo lo que hemos visto de los antinutrientes y porque según otro artículo, dosis que sean significantes de café elimina vitaminas y mineras en lugar de usarlos.

En Estonia la marca de agua que compro es Vytautas que es básicamente agua salada. Muy salada porque tiene montones de minerales y así es como lo venden: recupera tu energía y minerales. Según la botella que compres lo publicitan con:

  • Para después del s3xo
  • Para después de hacer deporte
  • Para después de donar sangre
  • Para después del café

De nuevo, existe el mito de que el café saca muchos minerales del cuerpo. Es una cantidad reducida sí lo hace pero si que previene esta absorción.

Pasos para dejar el café

Muchos pensarán que es absolutamente imposible dejar una bebida que mola tanto. Yo el primero.

Creo que lo ideal sería dejarlo del todo, pero hace unas semanas decidí de llegar al compromiso de terminar bebiendo sólo una taza al día. Y los días que tengo mucho trabajo y son más largos, confieso que me tomo dos.

Pero ya no son de V60, que está buenísimo pero cada taza tiene un montón de cafeína.

Me gusta el «Pau cafeinado» de las mañanas, trabajando a tope. Qué queréis que os diga. Por eso en los pasos de dejar el café (o dejar parte de él), empezaremos en pasos para no dejarlo pero para hacerlo «menos peor».

Pasarse al orgánico

Entiendo que no todo el mundo va a seguir una dieta de sólo carne como hago yo.

Pero si se van a consumir verduras y fruta (aquí incluimos el café), es vital comprar el café orgánico.

Hay ciertos herbicidas y pesticidas que son ilegales en nuestro país, pero… que se pueden usar en otros países antes de exportarlos. Y recordemos la de pasta que se hace con la importación y exportación del café.

Es de las materias primas más vendidas del mundo.

Si me preguntáis a mi tampoco es casualidad que de pronto salgan tantos estudios que dicen que el café es la panacea…

Pero bueno, si vamos a beber una de las cosas que debemos intentar verificar es que sea al menos orgánico para eliminar este factor de envenenamiento.

Es lo más significante que podemos hacer si vamos a beber café.

Probar preparaciones

Después tiene sentido que probemos los distintos tipos de preparación. El lavado, el natural o el honey para ver cuál tolera mejor nuestro sistema digestivo.

Tener grano fresco

Para reducir el contenido de todos estos antinutrientes nos interesa moler el grano de café nosotros mismos para tenerlo lo más fresco posible.

Nada de comprar paquetes de café ya molido.

Lo mejor es consumir la molienda en un día a dos días como máximo, aunque lo ideal sería tener un molinillo de café para hacerlo cuando lo vayamos a consumir al momento.

Beber el café en 10 minutos

Algo que no os gustará saber es que también sería recomendado bebernos nuestro café en los próximos 10 minutos de prepararlo porque si no se empieza a oxidar y bebemos café rancio.

A los que bebéis espresso os importa poco, para los que bebéis americano o filtro para alargarlo más ya son malas noticias…

Dejar el café de filtro

Pero tengo aún más malas noticias para los que beben de filtro como hacía yo, que está buenisimo.

La cantidad de antinutrientes que nos encontramos en nuestra taza de café está directamente relacionado con la relación que ha tenido con el agua.

Por ejemplo si nos tomamos un café de filtro como la prensa francesa, o V60 y demás, como más tiempo haya pasada el agua caliente en contacto con el café, más cantidad de ácido fítico.

Es por esto que meterse una bebida a base de espresso, es una mejor opción: hay menos cantidad de estos antinutrientes.

Yo dejé de tomarme mi V60 por pasarme al americano. Que es un espresso (o espresso y medio) con más agua. De esta manera el agua tiene menos rato de exposición al grano.

Por lo tanto, menos antinutrientes pero también menos cafeína.

Tiene menos de un cuarto de la cantidad de cafeína que el típico método de café de filtro tradicional rollo V60, prensa francesa o así. Precisamente por esto también podemos asumir que sólo tiene una fracción de los antinutrientes.

Reducir la cantidad de café

Llegados a este punto entiendo que hay algún valiente que tenía ya pensado dejar el café (o al menos probarlo) en algún momento.

Una buena idea para dejar el café sería ir dejándolo poco a poco.

Para algunas personas tal vez una buena transición podría ser pasarse al descafeinado primero, o empezar a beber la mitad de los cafés que beben al día descafeinado y el resto normal.

Dejar el café de golpe

Si queremos dejarlo de golpe será bastante chungo, porque la cafeína, como droga que es, es adictiva y puede provocar síntomas de abstinencia.

Yo recomendaría ir reduciéndolo poco a poco pero entiendo que hay extremistas que para el experimento de dejarlo lo harán de golpe, entonces seguro que podemos esperar algunos síntomas.

Síntomas de dejar el café

Los síntomas de dejar el café no están relacionados a la planta en sí, sino a la cafeína. Es lo mismo que sufrirán aquellos que decidan dejar las bebidas energéticas o incluso los que se meten mil tés.

La cafeína aumenta la señalización de dopamina en el cerebro y creo que todos estamos familiarizados con la dopamina, ¿no? Una sustancia química que ayuda a controlar el movimiento, la motivación y las emociones.

O sea que si mejoramos la señalización de la dopamina nos sentimos mejor, más despiertos y alerta. Precisamente por esto clasificamos el café como estimulante.

Dolores de cabeza

Cuando alguna persona que conozco no se toma su café diario, les entra unos dolores de cabeza importantes.

Yo que lo he dejado algunas temporadas nunca me ha pasado. Debe ser que no me tomo tantos, pero es que incluso algunos que se toman sólo una taza al día pueden tener dolores de cabeza si lo dejan.

Debe ser una parte genética porque la cafeína estrecha los vasos sanguíneos de nuestro cerebro y sin ella, pues estos vasos se ensanchan.

Qué pasa, pues que este aumento hace que haya más flujo sanguíneo de golpe y nos duela la cabeza.

Me temo que poca cosa más se puede hacer que aceptar estos dolores, aunque sí que hay estudios que vinculan el sueño con la mejora de migrañas y similares, así que si queríais una excusa para dormir más, aquí la tenéis.

Ansiedad

Es probable que los primeros días tengamos ansiedad, de nuevo, vinculado a la adicción a la cafeína.

Depresión

Los más viciados a la cafeína hasta les puede pillar depresión.

Fatiga

Lo que está claro es que todo el mundo se sentirá fatigado al menos los primeros días.

El parche del café o la bebida energética ya no está y por lo tanto tendremos que lidiar con la fatiga inicial.

Dejar el café es como un espejo porque pensábamos que nuestro «yo por defecto» tenía energía por la mañana, pero resulta que es el café que nos hacía tenerla.

Dejar el café pasa a ser como otra manera de aceptación.

Cuando bebemos café, la cafeína mejora la energía y nos sentimos menos dormidos porque bloqueamos los receptores de adenosina. Un neurotransmisor que es el encargado de que nos sintamos fatigados.

Al eliminar la cafeína, ya no hay nada que bloquee estos receptores que son el indicador de que nos sentimos cansados. Por lo tanto olvidarnos de la cafeína al menos por un tiempo haría que nuestros niveles de energía estén más nivelados.

Mi recomendación en el sentido de la fatiga es lo de siempre: volver a los básicos.

  • Tener una buena dieta
  • Dormir las horas que toca
  • Y lo que la mayoría omite, tomar el sol

Al menos 30 minutos al día, porque es flipante lo enérgicos que nos podemos sentir teniendo vitamina D en nuestro cuerpo.

Conviértete en un ninja de la vida

Apoya mis horas de trabajo y accede a contenido exclusivo uniéndote a mí y a otros multipotenciales.

  • Boletín privado: recibe los únicos correos que mando.
  • Comunidad: comparte inquietudes con otros multipotenciales.
  • Podcast premium: escucha episodios sólo para miembros.

Únete a Sociedad Ninja

pau ninja sketch

Pau Ninja

Investigo, experimento y divulgo. Multipotencial con curiosidad intelectual "secuencial": mis pasiones e intereses van a épocas. Como una mamá pájaro, engullo información y la vomito en pedazos coherentes de contenido vía blog y podcast para otros ninjas de la vida.

Mis proyectos