Voy a intentar no volverme loco, pero creo que puedo documentar bastante bien la teoría y estudios del aprendizaje de idiomas.

En este escrito hay todo con lo que me baso en mi método para aprender idiomas rápido. Digamos que es la parte teórica de “mi técnica”. La explicación de por qué tiene sentido.

Pilares del aprendizaje de idiomas

¿Busco aprender una lengua para defenderme en el país que esté viviendo? ¿O para impresionar a mi pareja extranjera? Tal vez lo que quiera es tener conversaciones fluidas con nativos. O simplemente disfrutar de la literatura.

Uno puedo hacer un buen aprendizaje de idiomas por su cuenta, aunque mucha gente no sabe como coger el toro por los cuernos.

Es bastante difícil resumir algo como esto en unas pocas palabras, pero voy a intentarlo. Para entender cómo aprender un idioma en casa hay que compararlo con tocar un instrumento.

A parte del instrumento necesito dos cosas:

  1. Pasar mucho tiempo escuchando las canciones que quiero tocar
  2. Pasar mucho tiempo practicando

Como analogía viene genial porque en el mundo del aprendizaje de idiomas esto lo podemos traducir en:

  1. Mucho input (escuchar y leer)
  2. Mucho output (hablar y escribir)

Habrá bastantes variables dependiendo del estudiante.

Si se tiene un nivel principiante cuesta más encontrar material para escuchar y leer. Cuando se pasa a ser intermedio se puede encontrar videos y herramientas con más facilidad.

Pero la filosofía es la misma.

Escuchar el idioma objetivo

Cuando quiero escuchar mi idioma objetivo, lo mejor que puedo hacer es entrenar el oído en programas de radio y tertulias de la televisión. Ahí la lengua es real (al contrario que películas o libros de texto). Además de que no hay momentos silenciosos.

Una de las cosas que a mi me encanta hacer es mirar vídeos de YouTube. Los llamados vloggers. Aquellos que graban sus vidas y lo que hacen en su día a día. Los youtubers hablan en primera persona y hablan de lo que han estado haciendo, quieren hacer, dónde han ido y que piensan de una cosa o la otra.

Lo he usado aprendiendo francés desde cero y conté lo fácil que es con el ordenador.

Esto va genial cuando ya se tiene una base, pero al principio tiene sentido que esta escucha esté limitada con sonidos más lentos para empezar a adaptar el oído. Por esto en mis métodos de aprendizaje de idiomas, hago énfasis en los libros de Assimil con sus audios.

Hablar el idioma objetivo

Por lo que hace al hablar con mi lengua objetivo, hay una cosa más importante que con quien estoy hablando. Cuántas veces tengo la oportunidad de hablar con esa persona. Lo ideal sería hablar cada día, pero al menos una hora al día durante 1, 2 o 3 días a la semana. Los que se puedan.

Lo que hago muchas veces es hablar conmigo mismo, aunque al cabo de 10-15 minutos el cerebro me peta. También me doy cuenta que acabo hablando de las mismas cosas cuando hago algunas sesiones, por esto prefiero usar profesores online en italki en mi opinión.

El compañero ideal para hacer un aprendizaje de idiomas rápido, debería ser diferente dependiendo del nivel en el que me encuentre.

Para explicarlo mejor en un ejemplo, si soy un español aprendiendo chino y me encuentro en un nivel totalmente principiante, lo ideal será otro español que aprenda chino de forma fluida para que me pueda explicar los “por qué” desde un punto de vista común.

Si se empieza a hablar desde el principio es ideal. Al hacerlo me tienen que hablar como un niño, y a medida que tengo más vocabulario tienen que hacerlo poco a poco más complejo.

Esta es una habilidad para enseñar idiomas que pocos tienen, aunque muchos profesores apasionados lo hacen genial.

¿Es necesario hablar desde el principio?

Algunos políglotas como Benny Lewis dicen que si, mientras que otros como Steve Kaufmann afirman que no.

¿Yo? no lo creo.

Hay varios métodos de aprendizaje de idiomas, pero por mi experiencia con el inglés, sé que puedo desarrollarlo al interior de mi cabeza y soltarlo cuando ya sea nivel intermedio.

Suspendiendo inglés en el instituto, empecé a mirar series cuando me interesé por mi cuenta.

Ahí es cuando todo mejoró de forma increíble.

Me fui a Canadá a hacer un curso intensivo de 6 meses pero al llegar y hacerme una prueba, me pusieren en intermedio-avanzado.

Fui el único que se sorprendió y al cabo de un par de meses ya estaba en el grupo de “los grandes”.

A penas sin darme cuenta había subido mi nivel a tope. Y eso sin hablar una sola palabra.

Lo mismo aprendiendo sueco en casa y academia.

No llegué a hablar en esa lengua hasta que vi que ya me podía hacer entender.

¿Cómo es posible? Con un poco de teórica se entiende.

Teoría del aprendizaje de la lengua en la práctica

Aunque he nombrado a mi manera de aprender idiomas “mi método”. No he inventado nada. Sólo he juntado lo que he visto que funciona y tiene sentido, mezclando práctica y teórica.

Con Assimil y sus audios pasados en flashcards de Anki, lo que se hace es traducir bidireccionalmente. Nada más ni nada menos.

aprendizaje de idiomas en Assimil + Anki

Por esto se crean dos cartas automáticas. Pongo la frase de la lengua objetivo con su archivo de audio (y a veces imagen), y en la otra cara la traducción con mi lengua materna.

Las opciones de Anki harán que se cree una flashcard al revés. Es decir, que salga la frase en mi lengua materna primero, para que la tenga que traducirla activamente, y ver la respuesta (y escuchar el sonido) al girarla.

¿Por qué es importante hacerlo así considerando el aprendizaje de idiomas?

De lo contrario me volvería experto solo en una cosa. Si sólo escuchara en inglés sería muy bueno en entender lo que me dicen, pero tendría dificultad para hablar.

Lo mismo pasaría al revés: tal vez podría hablar bastante bien, pero tendría dificultad escuchando y procesando lo que me están diciendo.

Combinando ambas formas, se consigue automatización en los dos elementos.

Repetición = vital

La repetición en el aprendizaje de idiomas es muy importante. Al leer “repetición”, yo mismo me pondría las manos en la cabeza pensando que me están sugiriendo decir una misma frase sin parar como un robot.

Hay métodos de aprendizaje de idiomas como Glossika, que es en lo único que se centran. Lo he probado y es muy aburrido.

Pero, la repetición es vital en el aprendizaje de la lengua. Leyendo libros uno repite palabras constantemente sin que sea pesado.

El truco está en hacer las repeticiones entretenidas. Podría empezar a saltar y bailar diciendo palabras y frases en voces divertidas (lo he probado), pero cansa lo suyo.

Por esto me he empollado diálogos enteros de vídeos de youtube, series en sueco, y repetido con Assimil y Anki.

Pero espera. No hay imágenes ni nada combinando estos dos últimos elementos, ¿no?

Cierto, pero tengo mucho más contexto. Las frases de Assimil vienen de conversaciones, con ilustraciones.

Además aprovecho el repaso espaciado de Anki para que me salgan las frases cuando estoy a punto de olvidarme de ellas. Ahora expando este concepto.

Métodos de aprendizaje de idiomas

Hay algunas maneras de aprender que tienen en cuenta lo anterior.

Lo que quiero remarcar aquí es lo más importante en el aprendizaje de idiomas.

saber lenguas = saber vocabulario

La gramática se puede tener más o menos floja. Sobretodo al principio, haré muchos errores, pero peor fallo es centrarse en aprender gramática desde los inicios.

Si digo “ayer yo escribir“, no es correcto, pero me hago entender. Del mismo modo, si alguien me dice la misma frase pero lo hace correctamente de forma gramatical, lo comprenderé igualmente.

O sea que el centro del aprendizaje de la lengua es basarse en dar un 80% de importancia en comprender vocabulario, y un 20% en mirarse gramática.

Es por esto que me gusta tanto mi método. Porque las normas no se olvidan del todo, pero no se les da el peso que muchas escuelas nos quieren hacer creer.

Repaso espaciado

También se llama aprendizaje espaciado, repetición espaciada o se le da su nombre inglés “spaced repetition”.

No es más ni menos en lo que se centra el programa gratuito Anki. En presentar una palabra cuando ya estoy a punto de olvidarla mediante tarjetas (o flashcards).

tarjeta en Anki

Sale sólo la primera parte. Intento saber la respuesta y pulso el botón para ver si he acertado. Dependiendo del resultado, me volverá a salir un día u otro utilizando ciencia.

Con un ejemplo es más fácil de verlo:

  1. quiero aprender la palabra “jour” (“día” en francés). Creo una nueva carta de Anki, con sonido e imagen animada que represente su significado
  2. la estudio hoy, y eso significa que no me volverá a salir hasta al cabo de 4 días
  3. al cabo de cuatro días, me vuelve salir y entonces: o no me acuerdo, o me cuesta mucho, o mes es fácil

Anki me hará pulsar uno de los botones dependiendo de lo difícil que me ha sido.

botones de Anki

Con esto, el software juega con la curva del olvido, para conseguir retener “jour” en mi memoria a largo plazo.

Sentence mining

Aquí entra el concepto de “sentence mining”. Una traducción barata al español sería: “minería de sentencia”.

Joer, que raro que suena.

La idea es simular el comportamiento de los bebés en las primeras fases del aprendizaje de idiomas.

A los pequeños, les decimos cosas simples como:

  • ¿quieres comer?
  • ¿nos vamos del parque?
  • ¿quieres ir al parque?
  • ¿nos vamos a comer?

Estas frases simplificadas se oyen a menudo, con la misma estructura, y los nombres van cambiando.

con "sentence mining"

Ejemplo para aprender “relajándome en casa” en japonés.

Con esto, los niños van aprendiendo “comer” y “parque” porque se encuentran en esa situación o sitio, pero también la estructura.

Se repite “quieres X” y “nos vamos X”. Los nombres y localizaciones van cambiando, pero la estructura se queda y aquí es cuando al final las acabamos internalizando sin darnos cuenta.

“Sentence mining” es esto. Repetir frases similares hasta que se acaban asimilando involuntariamente.

Bueno, bastante voluntariamente porque es así como tomamos el aprendizaje de idiomas.

Lectura extensiva

Otra manera de hacer todo esto es simplemente empezar a leer en el idioma que estudio.

No todo el mundo tiene ganas de ir creando flashcards y repetir frases una y otra vez.

A mi no me molesta, pero de vez en cuando si me cansa. Especialmente cuando llevo semanas sin fallar un día con el aprendizaje de idiomas.

Lo que hago entonces es leer libros con diccionario para traducir las palabras que no entiendo. Pero hoy en día no hace falta ni tener un libro ni un diccionario.

Me compré un Kindle y le instalé un traductor offline para traducir y ver explicaciones de esas palabras que no comprendo.

Muestro como lo hago mientras leo Harry Potter.

Le añado además el audiolibro, para tener el máximo número de sentidos puestos en la lectura. Con esto, voy comprobando las nuevas palabras que van saliendo.

No hace falta decir, que antes de que me acuerde de una para siempre, la tendré que traducir muchas veces con el Kindle para que se me quedo.

Dependerá de la palabra y la memoria de cada uno.

Esto es algo que recomiendo desde un nivel intermedio. De lo contrario estaría todo el día traduciendo.

Se puede hacer en la primera fase del aprendizaje de idiomas, pero los libros para ese nivel no me motivan. No estaría demasiado inspirado en leer algo sobre “la rana Gustavo”.

Prefiero historias y temáticas que me interesan, por esto es más emocionante a partir de terminar Assimil.

Como último apunte sobre la lectura: leer es más pasivo (no hay que pensar tan activamente). Por lo que es “otro tipo de entreno”.

Una buena idea es tenerlo en el arsenal y dedicar 15 minutos al día de leer con audio, da muchos beneficios al aprendizaje de idiomas.

¿Y si lo combino todo?

Es lo que llevo promoviendo con mi manera de aprender idiomas desde hace tiempo.

Usando el método Assimil, su lectura de conversaciones al completo y la repetición espaciada de Anki se consigue:

  • repaso espaciado (usando flashcards)
  • sentence mining (combinando frases de mucho uso que nos da Assimil)
  • lectura extensiva (usando una carta que diga “lección 1” indica que tengo que leer el diálogo, que serán acorde con mi nivel)
libro para aprender con pelis

Aprender idiomas sin tonterías
He estado recopilando todo lo que aprendo desde hace meses. Método práctico y teórico en un solo sitio.

Teniendo en cuentas todas estas teorías creo que mi manera de aprender y las otras herramientas que utilizo son de las mejores para aprender.

Por qué los idiomas se “enseñan mal”

He ido en academias pero la mayoría enseña mal (en mi opinión). No nos preparan para hablar en ese idioma sino para pasar exámenes.

Siendo autodidacta con los idiomas soy más eficiente y efectivo para poder usarlo en la vida real.

Aunque hay excepciones como contaré al final, hay una parte negativa en el aprendizaje de idiomas en un curso (si bien es cierto que también hay cosas positivas).

Vamos a ver.

¿Por qué estudiamos los colores, números y miembros de la familia en bloques?

Cuando hablé sobre el uso de palabras comunes y de que somos 72 veces más propensos a mencionar a nuestra madre que a nuestro sobrino en una conversación.

Pero en clase aprendemos vocabulario como si tuviera la misma importancia.

Hay que seguir un aprendizaje de idiomas de inmersión. Por esto, estudiar la lengua en casa me ha hecho avanzar mucho más que haciéndolo en grupo.

Me acuerdo que cuando estudiaba ruso, estuve un mes entero rellenando hojas gramaticales en clase. Salía de ahí con la sensación que no había aprendido nada. Sólo a estresarme y a hacer obvio lo poco que sabía.

Si un extranjero que estudia español quiere decir “yo comeré” pero en vez de esto dice “yo voy comer”, ¿es una equivocación?

Gramaticalmente si, pero comunicativamente no.

Entender y ser entendido siempre ha sido mi objetivo.

Aprendizaje de la lengua en academias

Aunque es cierto que los temas y los “packs de palabras” de la mayoría de cursos no se alinean con mi mente mega-productiva, las clases tienen muchos beneficios.

Los primeros dos niveles de sueco los hice en grupo. Iba a clase dos veces a la semana durante un par de años, y me fueron muy bien para interiorizar los básicos. Hice lo mismo con el finés.

Cuando se es intermedio pienso que no es tan productivo ir a clase, porque al fin y al cabo lo que interesa es empaparse del idioma y adquirir tanto vocabulario como sea posible. Pero los niveles de principiante y sobretodo a modo de intensivo, son muy interesantes para que la base quede bien marca en mi cerebro, ya que las cosas se repiten mucho.

Además de esto, en clase todos los estudiantes tiene un nivel similar. ¿Cómo ayuda esto? Pues que da menos vergüenza hablar.

Los cursos son ideales para atreverse a salir de la zona de confort.

Empezar a hablar es lo que cuesta a la mayoría, por esto los recomiendo a conocidos que no se atreven a ir a buscar un compañero de intercambio de idiomas por italki o Skype. Además, el grupo avanza a un paso similar por lo que la evolución de la lengua y del habla entre todos va evolucionando sin saltarse ningún paso.

Claro querer entender obtener un buen aprendizaje de idiomas en casa se puede hacer, como he demostrado. Pero las clases de idioma tienen su cabida en este mundo. No sólo por aprender, si no también para conocer personas con intereses similares.

Y si encima el/la profesor/a habla en la lengua objetivo desde un inicio y va avanzando poco a poco, es muy beneficioso para que el cerebro vaya haciendo conexiones a una velocidad que no sea frustrante.

Comentarios, opiniones y valoración

¿Me he dejado algo? ¿te ha gustado o lo has odiado? Podemos comentarlo en las redes sociales.

Aprendizaje de idiomas y teoría para estudiar lenguas
5 (100%) 7 votes

¿Te ha gustado mucho? ❤

No hagas ninguna donación. Sé que tienes muchas ganas, pero hay una manera mejor de dar soporte al blog.

Preferiría que compraras cualquiera de mis libros que te parezcan interesantes y dejes una reseña verificada objetiva.

Parece una manera de dar soporte a lo que escribo más acorde con lo que hago, ¿no?