“¿Has visto el último modelo? cuesta más de 1.000€. ¿Crees que vale la pena comprar un iPhone?” fueron las palabras que salieron de mi boca mientras miraba novedades con mi Android.

“Si tuviera a estos de Apple delante les diría que ya se lo pueden meter por el culo”. La respuesta de Sergio no me sorprendió. Pensaba exactamente lo mismo.

No recuerdo el modelo de smartphone con el que estuve leyendo la noticia aquel día, pero por alguna razón si recuerdo el último iPhone que he tenido. Debe ser porque no he necesitado comprar otro.

Me extrañaría que fuera debido a lo que Albert siempre me ha dicho. “Es que cuando tienes un iPhone dejas de mirar los escaparates de las tiendas porque sabes que los demás móviles serán peor”.

Pero es que yo tengo el iPhone SE, que es de varias generaciones atrás, me costó 450€ nuevo y ahora cuesta menos de 280 euros.

Y por algún motivo sigo sin mirar los escaparates. Han venido el 7, 8 y iPhone X y me ha importado muy poco.

Aquí una idea alocada, ¿y si vale la pena comprar un iPhone que no sea de última generación? ¿y si nuestro problema no está en comprar productos de Apple, sino comprar lo último?

Entendiendo Apple, marketing y sus productos

En su época Apple fue el pionero de nuevas tecnologías y diseños como el primer iPhone o iPod. Gracias a esto consiguió un seguimiento fiel casi ridículo. Me recuerda a los groupies de los grupos de música.

Hoy día los clientes siguen haciendo cola durante días cuando se anuncia que saldrá el nuevo iPhone. Y parece que este auge seguirá por muchos años, aunque Apple no ha sacado nada revolucionario en años.

El diseño de sus productos es atractivo, esto nadie lo niega, pero el hardware (tecnología) es similar al de sus competidores.

Apple y el “descremado de precios”

¿Los productos de Apple son demasiado caros? Respuesta: Sí, aunque sólo durante un cierto periodo de tiempo.

Esta es la estrategia de márqueting que Apple sigue. Una táctica que divide a los usuarios que se preguntan si vale la pena comprar un iPhone. Algunos acaban afirmando que sus productos valen demasiado, mientras otros dicen que no. Y ambos grupos tienen razón, porque Apple usa un descremado de precios.

descremado de precios

Es fácil de entender: Apple pone sus precios muy altos durante un periodo de tiempo. Ahí se aprovecha de todos los seguidores incondicionales que tiene. Estos clientes cegados por su nuevo producto lo comprarán sin importar el precio que hacen cola durante días sin ir a trabajar.

Cuando el auge pasa, hay otro segmento que ha tenido un poco más de paciencia. Ahí es cuando el precio se reduce un poco más, y estos clientes compran el Macbook o iPhone.

El último periodo es cuando la demanda está en su mínimo. Puede ser cuando otro modelo Macbook está apunto de ser anunciado, o cuando los usuarios que se pregunta si vale la pena comprar un iPhone cuando está en camino. Este periodo puede llegar incluso algunas generaciones posteriores del lanzamiento del producto.

Aquí es cuando vale la pena comprar un iPhone, porque los precios están como tienen que ser.

descremamiento del iPhone

Un año de evolución del precio del iPhone SE que tengo yo. He usado un plugin que tengo para ver el historial de un precio de Amazon. Aquí se puede ver como todo o que ha ido bajando en año y medio. Ahora ya si que se ha estabilizado.

ahora de oferta
Apple iPhone SE - Smartphone (10,2 cm (4") (Wi-Fi,...
Para mí, el mejor iPhone en calidad-precio. Este vale lo que cuesta. Esta versión es el modelo de gama media de la marca, y por los aspectos técnicos.

Pero como es normal, los usuarios consumistas no querrán algo que esté un poco atrás. Hay que entender entonces como evoluciona la tecnología, pero sobretodo como la percibimos.

Evolución de la tecnología y nuestra percepción

Hace (por ejemplo) 2 años, nos dijeron que el iPhone lo-que-sea, tenía la mejor cámara que el Samsung lo-que-sea. Hoy sacan otro modelo que es más potente.

En este tiempo que ha pasado, ¿han cambiado mis necesidades para hacer una foto o vídeo?

Tiene sentido que cada vez haya más tecnología en nuestros terminamos si jugamos mucho. Las aplicaciones se vuelven más potentes, reales y rápidas y hace falta “más carbón”.

Pero en mi caso que lo uso para el calendario, tomar buenas fotos (así no necesito cámara), enviar mensajes, usar mis bancos fintech y demás… ¿por qué necesito tanta tecnología?

Si le doy un uso normal a mi teléfono, vale la pena comprar un iPhone que sea de varias generaciones atrás. Por el contrario, es una tontería comprar el último modelo. No sólo porque los precios están hinchados, pero porque el último iPhone no es el mejor del mercado.

Más abajo adjunto una tabla comparativa en la que se ve como el Samsung es superior al smartphone de Apple, y aún así iPhone es 100€ más caro.

Sus dispositivos no son mejores que la competencia, pero si su márketing.

Teniendo en cuenta y conociendo esta estrategia de Apple, es más fácil plantearse si vale la pena comprar un iPhone, Macbook, iWatch o lo que sea.

¿Vale la pena comprar un iPhone?

El problema no son los productos de Apple. Es su precio inicial el que es conflictivo.

Para hacer una decisión inteligente de compra la clave está en despegarse de la marca y centrarse en el producto.

No vale la pena comprar el último iPhone. Pero se puede considerar alguna generación anterior si me gusta el diseño, y en mi caso la cámara.

A favor

En una ráfaga consumista hice una compra masiva de ropa minimalista de calidad, y también de algunas cosas que necesitaba para mi lista de posesiones. Por desgracia entre estas cosas se encontraban cosas que no necesitaba, como un smartphone Huawei con Android de 350€.

El iPhone no se me cargaba bien así que me dije que necesitaba otro y quería probar de salir de Apple. Cuando me llegó a casa, lo usé sólo durante dos días.

No porque fuera malo, pero la cámara era bastante peor que mi iPhone de 3 generaciones atrás. Y esto que ese Huawei había salido ese año.

El diseño del software tampoco me acababa de gustar, aunque supuse que era algo pasajero al que me acabaría acostumbrando.

Cogí mi iPhone preguntándome si merecía la pena desprenderse de él. Seguía funcionando bien, pero cargarlo era un problema. Me vino la inspiración divina y cogí un clip. Lo abrí y lo puse por la ranura de carga…

Empezó a salir roña. “Ostia. Ya verás que…”.

Sí. Volvía a cargar a la perfección.

Del Android nuevo de gama media al iPhone antiguo de gama alta, me quedé con este último. Los dos tenían el mismo precio en ese momento, y el hardware del iPhone era superior (¡no había color con la cámara!) en hardware.

ahora de oferta
Apple iPhone SE - Smartphone (10,2 cm (4") (Wi-Fi,...
Para mí, el mejor iPhone en calidad-precio. Este vale lo que cuesta.

Desde que compré el iPhone, en mi paquete también incluí una funda negra sin nada de las más baratas, y el cristal protector de la pantalla. Se me ha caído muchas veces y sigue como nuevo.

Dos años después decidí cambiar la funda y el protector, y al sacar las viejas parecía que lo acababa de comprar.

Cuando me preguntaba si vale la pena comprar un iPhone, mi preocupación era precisamente esta. Si se me rompería y tendría que cambiar la pantalla o lo que sea.

Su diseño minimalista me gusta mucho, pero hay que tener en cuenta que depende de la funda también queda cubierto. Aunque el loco de mi primo (siempre hay algún familiar un poco pallá en mis historias), lo lleva sin nada “para disfrutar” la experiencia Apple.

Para mi se trata de diseño y funcionalidad sin volverme muy fan de ambos. Me gusta la relación diseño-funcionalidad y creo que el iPhone vale su precio cuando han pasado un par de generaciones.

En contra

Para ponerlo en una perspectiva, en 2009 salieron un portátil Macbook y un Dell con exactamente el mismo hardware. El producto de Apple valía 600 euros más que el Dell.

Con los smartphones pasa exactamente lo mismo, pero es ligeramente más difícil compararlos porque casi todos llegan al mismo tope de tecnología.

En una comparativa entre iPhone y Samsung de la misma generación, el Samsung es claramente el ganador.

comparando iPhone con Samsung

Aún así el precio de iPhone era superior en ese momento. ¿Cuál es la lógica? Los fanboys y que la empresa sabe que igualmente lo van a comprar.

Su diseño es bonito, pero no como para pagar casi 1.200€.

También tengo el portátil de Apple del año 2015. ¿Vale la pena un Macbook de última generación? Porque podría ser que la tecnología de los portátiles no siguiera la misma línea que los teléfonos.

¿Vale la pena comprar productos de Apple?

Tengo un iPhone y un Mac de varias generaciones atrás. Cuando los compré eran los últimos modelos, y después de unos meses se quedaron varias “temporadas” atrás.

Sin el nuevo juguete y habiendo experimentado esto, creo que tengo una idea bastante aproximada de lo que un usuario pierde y gana cuando se pregunta si vale la pena comprar un iPhone.

En contra (inconvenientes)

Hay cosas que me parecen una soberana tontería. El iWatch, ¿hola? Aún no entiendo porque quiere tener otro dispositivo de más, que tengo que cargar diariamente y que me dice con menos detalles cosas que mi smartphone ya me puede decir.

La única utilidad de algo así sería por temas de fitness, pero entonces me puedo comprar un pulsómetro que en vez de cargar la batería cada día podré hacerlo semanalmente o hasta mensualmente.

Hay que diferencia de lo que trae facilidad a una necesidad. Pero el marketing de Apple es tan bueno que nos pueden llegar a vender que un producto hacer más fácil una tarea que antes no tenía.

Pagar cientos de euros para tener un reloj del que me tengo que preocupar es de burros. Pero también lo es comprar el último modelo de lo que sea que saquen. Sabiendo el descremado de precio y esta estrategia, soy consciente de ello y no quiero caer en manos de esos directores corporativos.

Con un teléfono de pantalla un poco más grande junto con un Macbook ya tengo suficiente. Por esto el iPad también me parece innecesario en mi caso, aunque entiendo a los usuarios que no usan portátil.

En este caso una tablet de Apple puede ir bien para consumir información, pero sinceramente tampoco compraría el último modelo.

A favor (ventajas)

A modo de conclusión no vale la pena comprar un iPhone, Macbook o productos de Apple en general cuando acaban de salir al mercado. Los precios están muy inflados y se paga mucho dinero por el auge de un producto más que por la tecnología.

Pero a favor de la empresa de la manzana tengo algunas cosas que me parecen justas que apunte:

  • El diseño simple siguiendo una filosofía minimalista. El Macbook Air fue un paso importante para que las otras compañías del sector se apretaran el cinturón con sus netbooks y los hicieran menos pesados y más simples.
  • La comodidad y “productividad” que se tiene al usar sus productos. Con más de 10 años usando Windows y pasándome al Macbook, siendo que mis movimientos de manos al touchpad y al teclado son más productivos. Necesito moverme menos y todo se hace más rápido. Usando Google aprendí todo los shortcuts (atajos) en unos tres días, o sea que la curva de aprendizaje es aceptable.
  • La durabilidad en general le da muchos puntos a favor. De momento el software lo sigo actualizando y todo va de maravilla. Cada pocos meses hago un reset total de mis dispositivos porque sin importar la marca les entra mucha mierda de todos los sitios. Quedan como nuevos con el nuevo software que espero que den soporte durante muchos años.

Neutral

Como un amigo me comentó, también está el factor emocional. Que es un poco lo que criticaba durante el artículo porque no creo que este venga dado de una forma neutral, si no que es de la efectiva publicidad de esta empresa.

Es lo que me comentó David en formato de audio: si te sobra la pasta, al final te la gastarás en lo que quieras.

También he hablado mucho del hardware y poco del software, pero en este aspecto tengo que posicionarme como neutral.

El software de Apple es chulo de usar, muy eficiente y bonito, pero no es Open Source. Está basado en código abierto, sí.

El recelo de los programadores cae en que Apple aprovecha los recursos libres y después los cierra al público.

No tengo muy claro dónde posicionarme en este aspecto simplemente porque siempre puedo usar otros programas. El sistema operativo iOS lo uso y me gusta, pero por ejemplo iTunes me parece una patada en el culo sin sentido. Por esto uso Overcast que de hecho usa el feed del primero.

Cuando me planteaba si vale la pena comprar un iPhone o Macbook, de las primeras cosas que miré fue la compatibilidad de programas que usaba con iOS. Aunque muchos sean cerrados y “la manzana” intente que menos programadores puedan hacer sus creaciones compatibles, siempre se acaba encontrando un remedio.

No me gusta que Apple no sólo proteja sus productos, pero que además se quiera asegurar de que otros no se puedan beneficiar de clonar o mejorar los que ya existen.

En este sentido si hubiera un portátil parecido al Macbook Air, con la misma tecnología pero que usara una versión de Linux productiva, light weight, y con buena compatibilidad de software saltaría a ello.

Fuentes y referencias

  • Algunos mitos de Apple (en inglés: referencia 1)
  • Microsoft contra el “impuesto Apple” (en inglés: referencia 2)
  • Comparativa iPhone y Samsung (en español: referencia 3)
  • Comparación de iTunes con Overcast (en inglés: referencia 4)

Comentarios, opiniones y valoración

¿Tienes algunos de estos productos Apple y sigues preguntándote si vale la pena comprar un iPhone o Macbook? Podemos hablarlo en los comentarios de las redes sociales:

El precio de Apple (o si vale la pena comprar un iPhone)
4.8 (95%) 32 votes

¿Te ha gustado mucho? ❤

¿Qué dices? ¿que quieres hacer una donación? pues gracias pero no hace falta. Y tampoco pongo publicidad, pero si te quieres implicar de algún modo:

  1. si vas a usar alguno de los mismos servicios que yo, pulsa mis enlaces con los que me gano una pequeña comisión sin que a ti te cueste nada extra
  2. contáctame por email con un mensaje ligado a una donación que al final del año destino al 100% a los animales
  3. compra uno de los libros que he publicado recopilando la información de lo que te interesa

Parece una manera de apoyar lo que escribo más acorde con lo que hago, ¿no?