Mis activos financieros: los tipos que existen (y tengo)

De mi patrimonio total, aproximadamente un 20-30% lo tengo en refugio.

  • 20-25% en oro físico.
  • 3-5% en Bitcoin.

Se puede indagar mucho más en cada uno de estos dos mundos, pero mi ambición sólo es plantarte la semilla en la cabeza y que tu mismo hagas crecer las raíces de lo que te interese más.

Mejor refugiarse en el conocimiento primero antes que refugiarse con un activo.

El oro es un mundo entero, y Bitcoin más de lo mismo.

Yo invierto en ambos con total tranquilidad porque considero que entiendo lo suficiente, no de estos activos en sí, pero para comprarlos recurrentemente sin ningún tipo de estrés. Estoy tranquilo al hacerlo porque tengo total confianza en ellos como refugio y total desconfianza en el sistema monetario actual.

Pero, ¿qué hago con el 70% restante de mi patrimonio?

No hace falta que seas un lumbreras para que lo deduzcas… Exacto. También lo invierto.

¿En qué?

Pues en los otros tipos de activos financieros que existen.

Tanto el oro como Bitcoin son de tipo refugio, pero es indispensable que aprendamos también sobre los otros activos que hay y podemos usar para salvaguardarnos de la maldita inflación.

Por qué interesarme por los otros activos

Recordamos que “quien no conoce su historia está destinado a repetirla”, y en el caso de este sistema volverá a derrumbarse en algún momento tal y como nos ha demostrado la historia monetaria.

Es normal pues que la primera pregunta que nos venga a la mente después de haber leído todo esto es un… ¿y por qué no lo pones todo en activos refugio?

Claro, para qué molestarse a invertir si ya hemos visto que necesitamos algún valor refugio porque sistema monetario está más amañando que cualquier esquema piramidal, ¿no?

Pues necesitamos conocer e invertir en los otros tipos de activo financiero por un motivo de sentido común que cuando te lo diga soltarás un “ah, claro”.

El caso es que nadie tiene ni idea cuándo colapsará.

Podría ocurrir en 10 años y que mi oro y Bitcoin se multipliquen en valor cuando la gente perciba que su dinero fiat pasará a valer cero otra vez. O tal vez tardemos 30 o 50 años. O podría ser que no ocurra hasta dentro de varias generaciones. Que resulte que Pau Ninja muera con sus activos refugio y sus sobrinos hereden lingotes de oro.

A decir verdad, esta es mi meta.

Tener un porcentaje de mis inversiones con activos de estas características para vivir tranquilo protegiéndome de la incertidumbre. No sólo del “qué” (sistema monetario) pero también del “cuando”.

Es por esto que “sólo” un tercio de mi cartera la destino al refugio y el resto a la inversión con los otros vehículos. Para así superar a la inflación a la vez que acepto la realidad actual.

¿Qué realidad? Pues la realidad de que hoy día se paga en euros.

Ni en oro ni Bitcoin.

Es natural pues que deje la parte de la inversión para el final. Hay mucha más chicha y hay que tener las cosas mucho más claras porque estamos usando un dinero que necesitaremos tarde o temprano, ya sea a 10 o 30 años, cuando queramos pagarnos una jubilación.

Vamos a ello, empezando por el principio: los otros tipos de activos financieros que existen y cómo beneficiarnos de ellos.

Qué es un activo financiero

Un activo es cualquier cosa de valor económico y que por lo tanto se puede convertir en dinero.

A no ser que vivas en la calle, tú también tendrás activos. Podrías vender o alquilar tu coche o casa en el caso que realmente lo necesitaras. Es por esto que son activos.

Tanto las personas, las empresas y los gobiernos tienen activos. Pero en vez de ir comprando coches, lo que hacemos es adquirir activos que suban de valor.

Porque sí, en el mundo de la inversión no está muy bien visto eso de comprar coches o bienes materiales para los que lo movemos nuestro dinero para el largo plazo.

¿Por qué?

Pues porque se considera un «activo malo», y esto lógicamente implica que hay «activos buenos».

¿Qué son esto de los activos buenos?

Activos buenos

Los adquirimos con la esperanza de que subirán de valor en el futuro o hasta nos ingresaran dinero recurrente en la cuenta. Lo que se conoce como «cash flow». Los ejemplos más populares:

  • Inmuebles
  • Acciones en la bolsa
  • Y algunos más que veremos ahora
Activos malos

Al comprarlos, es más que probable que vayan bajando de valor con el tiempo.

  • Un coche
  • Un smartphone
  • La suscripción a Netflix (a no ser que sólo mires documentales)
  • Cualquier juguete

Para una empresa, un activo podría generar ingresos, o una empresa podría beneficiarse de alguna manera de poseer o usar el activo.

Cómo se clasifican los activos financieros

Podemos clasificar estos activos en cuatro características principales:

  1. Volatilidad: decimos que un activo es «volátil» cuando tiene mucha variación de precio a medida que va pasando el tiempo. Cuanto más amplio sea el rango de precios «de bajo a alto» cada día, semanal, mensual o a largo plazo, mayor será la volatilidad tendrá y viceversa.
    Ejemplo: Bitcoin tiene mucha volatilidad porque si actualmente está en 7.000€, podría ser que al cabo de unas horas haya de bajado un 50% su valor.
  2. Riesgo: no hace falta ser un lumbreras para entender que como más alto sea el riesgo, más probabilidades de quedarnos sin nada. Entonces, ¿por qué algunos inversores/especuladores ponen su dinero en activos de alto riesgo? Pues porque el beneficio potencial también es más grande.
    Ejemplo: Bitcoin es muy volátil, por lo tanto tiene alto riesgo. Aún así, si mi paz mental me lo permite, puedo pagar 7.000€ del precio actual, y que haya aumentado un 50% su valor de un día para otro. Es decir, una ganancia neta de 3.5000€. Esto significa que aunque he invertido con un riesgo elevado (con el peligro de perder mucho dinero en una bajada), en este caso la volatilidad me ha sido favorable. Pero lógicamente puede suceder lo contrario. Es la naturaleza del riesgo.
  3. Rentabilidad: hay distintos tipos, pero la que nos interesa esta vez, es la financiera. Es la ganancia o beneficio de mi inversión. Es diferencia de mis ahorros iniciales.
    Ejemplo: si invierto 100€ y ese año mi inversión me da 10€ de beneficio, acabaré con 110€ de mis 100€ iniciales. Es decir, que he tenido una rentabilidad de un 10%.
  4. Liquidez: significa lo rápido que podemos convertir esa inversión en dinero efectivo en nuestra cuenta bancaria. Por sentido común, no hay nada más líquido que el dinero en metálico (y el agua que también es bastante líquida…).
    Ejemplo: una propiedad inmueble (casa, piso…) tiene poca liquidez porque si quiero convertirla en moneda metálica, el proceso de venta es un engorro: largo y costoso. Por el contrario, si tengo dinero en unos fondos, puedo venderlos al instante y ver el saldo en mi cuenta bancaria al momento.

Los 8 tipos de activos financieros que hay

Y ahora sí.

Una vez hemos definido qué características puede tener, vamos a ver los tipos de activos financieros que se utilizan para invertir a largo plazo.

El primero y más evidentes es:

Dinero efectivo

Volatilidad-RiesgoBajo
Rentabilidad esperada0% (o negativa si ahorramos y no invertimos)
LiquidezAlta

Pues sí. El dinero efectivo también es un activo y es el más líquido que existe. Es lo que utilizaremos para comprar los otros activos directamente.

Cuando decimos «dinero efectivo» muchas personas se imaginan un buen fajo de billetes debajo del colchón.

combatiendo inflación

La verdad es que en esta categoría también incluimos el dinero virtual que no existe y no podemos tocar.

Vamos que si tengo 1 millón de euros en mi cuenta bancaria, listo para hacer una transferencia y comprar lo que sea, eso también es dinero efectivo.

Tanto en formato «imaginario» como en efectivo, es la forma más líquida que existe.

Seguramente lo llamamos líquido porque no hay una forma más fácil de gastarse y se va de nuestras manos igual que intentar sujetar agua con la mano abierta.

Lo que es más difícil que se nos vaya con la mano abierta son los materiales precioso.

Metales preciosos

Volatilidad-RiesgoMedia
Rentabilidad esperada2%
LiquidezMedia

Ya conocemos al Rey Midas y su toque de oro.

El caso es que no hay ningún cuento para críos que hable de un ser que tocaba algo con el dedo y se convertía en plata…

Sólo con esto ya podemos ver que quien está al top de la pirámide de los metales preciosos.

Aún así, el oro no tiene otra función que no sea dinero y decoración. Bueno. Sí que tiene una pequeñíssima utilización industrial, pero es una minucia comparado con otros metales que usamos.

intercambio de oro

Por ejemplo la plata, no sólo tiene valor por ella misma como método de pago, también tiene una funcionalidad industrial. Todos usamos smartphone pero no todos sabemos que esos circuitos están hechos de plata.

¿Por qué vale más el oro? No lo sabemos del todo, pero podemos empezar a deducir que es porque todos lo hemos decidido así.

Es la ley de la oferta y la demanda, al fin y al cabo. Esto es lo que hemos decidido con miles de año de historia, y ayuda al hecho que el oro sea mucho más limitado que la plata.

De todos modos, el oro, la plata o el paladino, son tipos de activos financieros que no siguen las mismas corrientes que los otros tipos de activos. Es por este motivo que en sí mismo se ganan un apartado a parte y su propia sección incluso.

Criptomonedas

Volatilidad-RiesgoAlta
Rentabilidad esperada+20%
LiquidezAlta

Ya hemos visto porqué Bitcoin es considerado rentable para los ojos de muchos de nosotros.

Imaginemos Bitcoin como si fuera oro, pero electrónico y sin tantos miles de año de historia. Será por eso que la volatilidad es tan elevada como el grado de incertidumbre que nos transmite.

Desde que se presentó Bitcoin al mundo, centenares de criptomonedas han salido de la nada intentando «volver a reinventar la rueda».

bitcoin

El caso es que desde que se creó Bitcoin ya no se ha creado nada igual. Cumplió y sigue cumpliendo un propósito monetario por una necesidad que gracias a él ha quedado ya cubierta.

Las otras criptomonedas cumplirán necesidades distintas, pero el uso de Bitcoin como dinero es indiscutible e irrevocable por ninguna otra cripto.

Al contrario que el papel moneda o los dígitos de Euros que vemos en nuestras cuentas bancarias que sí se van siendo creados «sin patrón ni parón».

Al principio de su creación se le consideraba un tipo de producto, pero en los últimos años Bitcoin ya se ha ganado la categoría de activo financiero porque no sigue ninguna de las corrientes de los otros activos. Además de que se usa tanto para especular como invertir. Vamos. igual que los otros activos.

Pero vayamos a otro activo que sí podamos tocar: las materias primas.

Materias primas

Volatilidad-RiesgoAlta
Rentabilidad esperada10%
LiquidezAlta

De hecho dentro de materias primas podemos incluir los metales preciosos pero he decidido separarlos porque cumplen una función que ya conocemos de sobra: el refugio, y que por lo tanto, en distintos comportamientos del mercado toman una corriente alcista o bajista independiente del resto de materias primas.

¿En qué se incluyen en esta categoría? Pues tenemos ejemplo:

  • Energía: gas natural, petróleo, carbón…
  • Ganado y carne
  • Agricultura: soja, arroz, café

Con esta lista ya podemos ver que la compra-venta de materias primas es el primer tipo de activo financiero con el que se empezó a operar en la antigüedad.

Los agricultores que empezaron en Mesopotamia no se intercambiaban posesiones con euros u oro, pero con cantidades de harina. Pero en este tipo de productos con los que hacer compra venta, seguro que los payeses en algún momento tenían que comprarse una casa. Y este es el siguiente tipo de activo del que vamos a hablar.

Inmuebles

Volatilidad-RiesgoMedia
Rentabilidad esperada5%
LiquidezBaja

El activo estrella que está super de moda en el Estado español.

Con cantidades ingentes de viviendas vacías, allí un montón de personas tienen la idea de que la riqueza es sinónimo de poseer más inmuebles de los que necesitamos, para después alquilarlos.

La imagen del promotor está endiosado, pero creo que debe ser debido a la falta de conocimientos financieros para la mayoría de españoles. Y como al fin y al cabo los inmuebles son algo que tenemos delante de nuestras narices, podemos tocar y también utilizamos, pues al final los terminamos venerando.

casa que se cae

No quería empezar hablando pestes de ello, porque como vehículo de inversión sin duda es un activo muy poderoso, que coge su propia categoría por lo mismo que los demás: su corriente alcista o bajista es distinta al resto de activos de inversión.

En el grupo inversor lleno de capitalistas ninja ya hicimos varios Webinars sobre cómo invertir en ellosgroso modo, pero incluso en cómo pedir una hipoteca para el resto de mortales.

Una herramienta indispensable porque el hecho de que sea tan caro comprarse una casa o apartamento, es probablemente uno de los factores que hace que en España se mire a los propietarios de varios inmuebles de la manera que lo hacemos.

La realidad es que gran parte de adultos con trabajo pueden hacérselo venir bien para tener deuda buena con una hipoteca que se pague de forma automática con el alquiler de un inquilino.

Eso sí, nunca haría de este tipo de activos como uno de los pilares y cimientos (la cosa va de construcción) sea cual sea el tipo de cartera de inversión. ¿El motivo? Es lógico: el capital inicial que requiere.

No podemos saber nuestro perfil de inversor hasta que hemos invertido, y parece que nos haríamos el harakiri financieramente si tiráramos por la vía del inmueble en nuestros primeros pasos de ahorrador a inversor.

Mi favorito es el que viene, porque si acertamos eso sí es rentable… Se trata de los negocios.

Negocios

Volatilidad-RiesgoAlta
Rentabilidad esperada+20%
LiquidezAlta

No olvidemos que los negocios también son un activo y para adquirirlos tenemos sólo dos opciones posibles:

  1. Crear un negocio desde cero
  2. Comprar una empresa ya creada

A día de hoy mis negocios de tipo pasivo han sido la mejor decisión de mi vida. El mejor tipo de activo que he adquirido (o creado) nunca.

En este último caso, no hablamos de comprar una «parte de un negocio» como se hace en la bolsa. Estoy diciendo de comprar una empresa pequeña de verdad y pasar a formar parte del equipo directivo para estar al pie del cañón.

No me empecé a plantear absolutamente nada del mundo de las finanzas personales e inversiones hasta que mi negocio online no empezó a cuajar. A día de hoy sigue gozando de buena salud, pero si invierto a largo plazo es precisamente para el día que ya no lo haga.

Libertad financiera enfocada a los negocios online:...
Mi libro en el que explico algunos de los negocios en los que me he metido, y la libertad financiera tomando como pilar este tipo de activo.

Personalmente si empezara de cero, lo volvería a hacer así.

Primero tomarme el tiempo para formarme y crear un negocio que me de un buen flujo de caja cada mes, para reinvertir los excedentes mayoritariamente de vuelta al negocio, pero un porcentaje más pequeño al resto de tipos de activos.

Bueno.

Al fin y al cabo es cómo lo sigo haciendo hoy en día.

En lo que también estoy metido y cada vez con más fuerza, son en los dos siguientes tipos de inversión, que a decir verdad necesitan libros enteros para entenderlos al detalle, y de hecho los hay.

Por el momento sólo los pincelaremos.

Renta fija (bonos o deuda)

Volatilidad-Riesgo Bajo: la deuda acostumbra a ser más volátil que
Rentabilidad esperada1%
LiquidezAlta

Los bonos del Estado y la deuda también tienen su nombre chulo: renta fija.

¿De qué va? Yo como Estado quiero financiar proyectos sociales, construir carreteras y alguno que otro aeropuerto vacío. Pero no tengo tanto cash en las arcas, de hecho me doy cuenta de que necesito, así que saco bonos.

Los inversores pueden invertir en esta deuda, bonos o renta fija. El nombre da un poco igual, pero es lo mismo.

Así que al invertir en esto lo que estoy haciendo es dejar dinero a cambio de un interés. Hay bonos a 7 años, a 10, a 30 y no sólo son los Estados los que pueden lanzarlos al mundo inversores, incluso las empresas pueden hacerlo.

Aún así, invertir en una empresa se hace de una forma más conocida, la renta variable.

Renta variable (acciones en bolsa)

Volatilidad-RiesgoAlta
Rentabilidad esperada10%
LiquidezAlta

La renta variable no es otra cosa que el nombre técnico y chulo que usamos para llamar a acciones de bolsa.

¿Hay un tipo de activo que sea mejor que otro?

La respuesta es simple: no.

Dependiendo de la economía con la que estemos viviendo en estos momentos, será mejor haber invertido en una cosa u otra.

Pero claro, cuando es el momento de tener ese activo específico, ya es tarde porque ya deberíamos habernos metido. Es decir que en hiperinflación lo mejor es el oro, pero cuando estamos delante de una hiperinflación, el mejor momento de comprar oro fue… Hace ya meses o años.

Nos a pasado el tren porque es como el Hogwards Express: nadie lo espera.

Ya ves que en el mundo de la inversión a largo plazo, una de las cosas que más se repite es esto: nadie puede predecir el mercado, pero la segunda cosa que se dice más es precisamente la solución a esta incertidumbre:

Diversificar, diversificar, diversificar.

Conviértete en un ninja de la vida

pau ninja sketch

Pau Ninja

Ninja de la vida, multipotencial y calvo desenfadado. En la senda hacia una vida con propósito mi armadura es la curiosidad intelectual de los que me siguen y mi podcast es la katana que corta el descontento.

Boletín para ninjas de la vida

Te aviso cuando publico algo de lo que te interesa.


O si lo prefieres, pulsa aquí para desplegar y elegir tus intereses específicos.

Nota: recuerda desactivar la casilla de «TODO» si sólo quieres recibir emails sobre las temáticas que ahora seleccionarás:

* Responsable: Micromedia LLC Finalidad: Gestionar y enviarte información, artículos, textos y promociones a través del correo electrónico. Legitimación: Tu consentimiento como interesado. Destinatarios: Nunca se cederán tus datos a terceros salvo obligación legal. Derechos: Puedes ejercitar tus derechos de acceso en cualquier momento, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del enlace en el pie de cada email que te mande o contactando conmigo. Información adicional: Consulta más info aquí.