Atraer abundancia y prosperidad suena mucho a rollo «el secreto», pero no se puede estar en un estado mental pasivo y que todo esta venga a mi vida.

Lo explico al detalle.

Mentalidad de abundancia y prosperidad

Casi todo lo que los libros de autoayuda proponen va enfocado a dar una técnica sobre algo en concreto. «Haz esto para superar tu miedo a los sitios alto», «si haces esto podrás durar más en la cama«, «entra a aquella chica diciendo esa frase que nunca falla».

Siempre es más fácil tomar el medicamento de turno antes que preguntarme por qué me resfrío tan a menudo.

Esto es lo mismo, tratar los síntomas pero sin centrarme en el origen de las cosas: el por qué no lo hago de forma natural. Se trata de enfocar las cosas de tal manera que el éxito sea una consecuencia y no un fin.

Causa -> efecto

¿Quiere decir esto que no sirve de nada todo lo que enseñan los grandes gurús de cualquier comunidad? No, no estoy diciendo eso, claro que es útil aprender lo que enseñan.

Tiene un valor muy alto y claro que sirve, pero me he encontrado en una montaña rusa en la que subo y bajo. A veces hasta parece que retrocedo en lo que respecta a mis habilidades.

La clave de todo esto la da Julien Blanc. Lo que ha hecho ha sido dar una versión simplificada y no espiritual de lo que propone David Hawkins en sus libros.

Atraer abundancia y prosperidad

Antes de considerar este punto, hay que tener en mente que el otro lado de la abundancia es la escasez. Una escasez que surge de la necesidad.

Escasez/Necesidad VS Abundancia/Inspiración

El problema está en el origen del que nacen las cosas. “Tengo que aprender esto para no ser un mierda”, “me va a rechazar a no ser que lo haga bien”, “hay pocas mujeres como esa y no puedo cagarla”, “si no le digo lo que pienso soy un cagado”.

Todo esto nace desde la escasez de algo que no tengo y de la necesidad de algo que deseo. ¿Por qué no pienso lo contrario? Es decir, que no hace falta esfuerzo para entrar a esa mujer tan atractiva. ¿Que seguro que lo voy a pasar de puta madre diciéndole tonterías?

Siempre he tenido un problema de enfoque. Estoy utilizando un paradigma limitado que me crea una lucha interna. A mi subconsciente no le gusta lo que estoy haciendo. Aquí entra el concepto de optimización.

Optimizando mi mentalidad de abundancia

Estoy optimizándome cuando aprendo o hago algo para tener más valor. Así no se llega a una mentalidad de abundancia y prosperidad. Ejemplos:

  • Voy al gimnasio porque cuando esté fuerte atraeré a más mujeres.
  • Necesito comprar X curso de Márqueting para saber a hacer esto.
  • Cuando gane 3.000€ al mes mereceré mejores amigos.
  • No seré un verdadero seductor hasta que no me lleve a la cama decenas de mujeres.

Hay que dejar ir de todo esto. Detrás de cada una de estas afirmaciones hay un sentimiento negativo, en este caso el deseo. Esto no quiere decir que no tenga que entrenar o conseguir un buen trabajo, pero tiene que nacer de una motivación poderosa y positiva para que no haya un retroceso y tu evolución sea real.

De esta manera, tener dinero y comprarme un Ferrari es lo que me hace ser un crack. No soy el campeón si no tengo la copa, no soy el héroe si no he salvado a la princesa y me la he trincado hasta decir basta.

Está¡oy buscando fuera una felicidad que no está dentro de mi. Estoy alimentando mi ego y evadiendo la mentalidad de abundancia, puesto que estoy exteriorizando mis problemas. Asumiendo escasez.

Tener > Hacer > Ser

Cuando hago esto, estoy utilizando fuerza de voluntad para intentar atraer abundancia y prosperidad. Me estoy esforzando para avanzar. Cuando el movimiento es creado de esta manera, necesita constantemente más fuerza para continuar o de lo contrario, pierde impulso.

En otras palabras, el día que deje de esforzarme, volveré atrás mentalmente. ¿Por qué? Porque no se puede engañar al subconsciente. Todo esto lo único que hace es reforzar la idea de que no soy algo o alguien a no ser que me esfuerces.

Si dejo de esforzarme, dejaré de serlo. Está implícito en nuestra cultura: “compite para ganar” o “estudia duro para convertirte en quien quieres ser”. Llegamos entonces al punto en el que tenemos que romper ese ciclo.

Dejando ir. Dejando ser

Según lo que dice David Hawkins, somos todos unos naturales, que si dejamos ir todas las emociones negativas, seremos libres para hacer lo que queremos hacer. De este modo la inspiración llegará por su propio peso.

Al igual que todo el mundo he tenido ese día mágico en el que todo lo he hecho bien sin esforzarme o sin pensarlo siquiera.

Casualmente cuando estoy hablando con una mujer que me parece menos atractiva solo para calentar, lo hago mucho mejor que con otra más imponente. Ejecuto mi mejor juego casi sin proponérmelo. Un rato después voy a esa increíble mujer. Balbuceo y me trabo. Mi subconsciente me está recordando que me estoy mintiendo, que yo no soy lo suficientemente bueno para ella.

Me he optimizado y he avanzado a base de esfuerzo, pero no soy y como no soy, y por lo tanto, dejaré de ser. Y aunque avance muchísimo, sé en el fondo de mi ser que llegado el momento, me sentiré horriblemente mal el día que no vaya al gimnasio. Cuando no le entre a esa chica y entonces comenzará mi lucha interna.

Es el ego el que me destruye de esta manera, porque lo he alimentado optimizándome. He dejado que sea un sentimiento negativo el que cambie las cosas, ha sido la fuerza y no el poder el que ha tomado parte.

La clave última para solucionar esto es ser auténtico. No haré algo que no quiera hacer.

Si no estoy en estado, no me obligaré a entrar en estado. Si estoy triste, no me obigaré a estar alegre. Si he perdido, no me machacaré por no haber ganado.

No por no hacer o no tener, dejaré de ser.

No soy un robot. Soy un ser humano y por tanto cometo errores y a veces las cosas no salen bien. Es el ego el que me destruye de esta manera, porque lo he alimentado optimizándome.

Dejaré de engañarme a mí mismo si soy congruente con mis sentimientos, si dejo de hacer cosas que no quiero hacer solo para ser alguien o tener valor.

La verdad atrae a la verdad

No hay que subestimar la autenticidad. Todo el mundo odia la mentira y la falsedad y ama la autenticidad y la verdad.

Creo que de este modo yo mismo desarrollaré una autoestima sana no basada en el ego si aprendo a escucharme a mí mismo.

Seré la mejor versión de mí mismo y eso me inspira a hacer lo que quiero hacer, lo que inevitablemente me llevará a tener lo que quiero tener, pero habrá sido una consecuencia, no un fin.

Ser > Hacer > Tener

Ahora bien, ¿cómo ser ese natural que tiene esta mentalidad de abundancia y prosperidad?

Lo que tengo que hacer es dejar ir mis sentimientos negativos. Para tener siempre disponible ese potencial que está dentro de mi y que sale cuando hablo con la ancianita, tengo una entrevista de trabajo que no quiero conseguir o hago cosas que no me importan demasiado.

Dice Hawkins que para ser un natural, uno simplemente tiene que dejar de no ser un natural.

Todos los seres humanos tenemos el potencial para todo lo que nos propongamos. Por tanto, no soy mejor que nadie y el ego no es alimentado de esta manera.

Una autoestima sana no crea conflictos, no juzga, no necesita sentirse superior a otros o haber hecho algo para llevar a cabo una acción porque simplemente ya es. Ya tiene de base el máximo potencial y merece lo mejor.

Todos tenemos esa intuición que supera a la razón y la lógica. No hace falta explicar de ninguna manera, que la Declaración de los Derechos Humanos dice la verdad, que cada ser humano tiene unos derechos básicos que nadie puede arrebatarle. Esto es algo que sé, que no hace falta razonar.

Sé que tengo ese potencial de abundancia y prosperidad y que la inspiración puede hacer por mi lo que la razón conseguirá con toneladas de esfuerzo. Queda saber como dejar ir esas sensaciones que están bloqueándome.

Bloquenado sensaciones negativas

Primero, esto es lo que hago normalmente cuando tengo un sentimiento negativo:

  1. Reprimirlo
  2. Escapar
  3. Expresarlo

Reprimir

Estoy guardándolo en el fondo de mi ser. No me permito sentir esa emoción y trato de hacer como si no existiera.

Ejemplo: reprimo la culpa que sientes por no haber conseguido un trabajo y la llevo durante años en silencio. Me siento un perdedor, culpable único de no ser un hombre de éxito y trato de avanzar a pesar de ello, optimizándome de cualquier manera para dejar de ser un perdedor y convertirme en un ganador.

Escapar

Escapo de algo cuando hago otra cosa para no permitirme tener esa sensación.

Ejemplo: bebo alcohol para no sentir ansiedad de aproximación, de tal manera que necesito escapar de mi miedo y vuelvo a necesitar alcohol cada vez que vuelvo a sentir ese miedo.

Expresar

Expreso una emoción y la potencio deliberadamente cuando la siento.

Ejemplo: siento ira porque esa mujer me ha rechazado y grito, señalándole sus defectos. La ira crece y más tarde discuto con mis amigos porque la noche es una mierda.

Manejar de esta forma mis emociones lleva a tener que usar la fuerza de voluntad en mi día a día para seguir adelante. Esta energía negativa crea un peso invisible en mi cuerpo que saldrá de alguna manera, ya sea como lucha mental interna, como falta de estado o, incluso, como enfermedad.

A ver la manera propuesta por Hawkins para manejarlo:

Dejar ir

  1. Localizo un sentimiento, sea cual sea. Siento ese dolor, ese miedo, esa ira. Solo hay que sentirlo, basta simplemente con saber que está ahí y centrarme en esa emoción.
  2. No lo nombro, no lo juzgo, no lo esfuerzo. No hace falta que le de un nombre. Es importantísimo no juzgarlo, es decir, no pensar en algo así como: “estoy acojonado soy un maricón” o “soy el culpable de que esto ocurra”. No quiero girar la cabeza, pero no se trata de preocuparse. Vale con ser consciente de que esa emoción existe, tener la intención de cambiarlo.
  3. Dejo que ocurra, sin más. Me permito tener errores, soy un ser humano. No me esfuerzo tampoco para dejarlo ir, solo lo dejo ahí y no hagas nada al respecto hasta que se vaya solo. No tengo que perseguir lo que quiero conseguir, solo retirar mis barreras.

Incluso sabiendo esto, para tener una mentalidad de abundancia y prosperidad muchas veces no sabré identificar qué es lo que tengo que dejar ir o de donde ha nacido un pensamiento.

Vergüenza, apatía, sufrimiento, culpa, miedo, deseo, ira y orgullo son sentimientos negativos que me debilitan, que pertenecen a la fuerza. Debo dejarlos ir instantáneamente.

Neutralidad, voluntad, aceptación, razón, amor, alegría y paz son sentimientos positivos que te fortalecerán, que pertenecen al poder.

Se puede dejar ir algo que ocurrió hace mucho y que tenemos reprimido, o algo que acaba de ocurrir. Una vez lo hagas regularmente, te sentirás más libre, tendrás más energía y la inspiración llegará naturalmente.

Dar valor VS tomar valor

Siempre tengo que dar valor y no tomar valor.

Este enfoque me permitirá usar las emociones del poder y así aportar algo al mundo porque mi energía es alta y me lo permite. Si uso las emociones de la fuerza, estoy tomando algo del mundo, siendo así literalmente un vampiro energético instalado en la debilidad para restar a los otros.

Ejemplo: si antes de entrar a una mujer, estoy pensando que quieres sexo con ella -> quiero algo de ella -> estoy tomando valor.

Ejemplo: si lo estoy pasando genial y me apetece conocer a la mujer que tengo al lado, para compartir mi buena noche y hacerle pasar un buen rato -> estoy dando valor.

Hay que preguntarse siempre qué tipo de reacciones espero provocar en los demás con mis actos o posesiones.

Si lo hago por reconocimiento o por tomar valor -> orgullo.

Si hago algo por amor al arte y estoy dando valor ->alegría.

O sea, puedo disfrutar de algo caro, pero siempre que no haya orgullo ni posesión. Intento preguntarme si el champán me gustaría tanto en la soledad de mi habitación o voy a pagar ese reservado para ser el más guay de la discoteca.

Así es como he decidido desbloquearme. Puedes ser auténtico sin trabas y divertirme con lo que a mi me gusta hacer.

Los retos se convierten en algo divertido y los problemas algo que manejo sin más en mi día a día. La mentalidad de abundancia y prosperidad será una consecuencia porque he asumido que ya era alguien con el potencial para hacer lo que me propongo. Lo que lleva a tener lo que quiero.

Pero habrá sido una consecuencia y no un fin.

En este punto, ya sé cuál es mi proyecto de vida. La verdad es que sorprende bastante cuando las enseñanzas de algunos gurús de la seducción se vuelven útiles. Aprender desde la mentalidad abundancia y prosperidad y no desde la escasez.

Esto hará que no sienta una necesidad de aprender para ser esa persona de valor que quiero ser.

Comentarios, opiniones y valoración

Gracias especiales a Luis Dorado y su visión personal de Julien Blanc, Max y David Hawkins. Estarán orgullosos de ser puestos en la misma lista que este hombre.

Si alguien quiere comentar su opinión lo pueden hacer en las redes sociales a:

Abundancia y prosperidad: por qué NO creo en «el secreto»
4.8 (95%) 16 votes