Lo que llamo “armadura de productividad” son una serie de objetos y ambientes que me inspiran a trabajar. Es la única manera de encontrado buscando cómo dejar de procrastinar.

Cómo dejar de procrastinar

Hay ese tipo de vaguería que crea resistencia para no empezar a trabajar o estudiar. Después hay otro tipo, en la que abro una pestaña durante un segundo y de pronto me he enganchado en YouTube mirando vídeos tontos durante 2 horas.

A ver pues que “armadura de productividad” he construido para combatir ambos casos.

Cómo empezar a trabajar

Más que saber cómo dejar de procrastinar, lo que considero aquí es como empezar a hacerlo en primer lugar. Es de los momentos más duros. Estoy en la cama o el sofá, tal vez con amigos, y tengo presente que debería estudiar mis idiomas o escribir artículos para posicionar mis blogs

Mi mente lo sabe, pero mi cuerpo parece no reaccionar. Ahora tengo algunas herramientas que me ayudan a meterme, de una vez por todas, en lo que tengo que hacer.

Sonido de alarma y localización del móvil

En el pasado cuando era primera hora de la mañana me costaba horrores levantarme a esas horas que me propuse a mi mismo.

Es distinto si tengo un trabajo en el que sé que voy a ser despedido al no ir, pero teniendo libertad financiera tengo que forzarme a hacer cosas.

Afortunadamente encontré un buen truco que me empecé a aplicar cuando creé la empresa online. Gracias a esto empecé a levantarme a las 6 de la mañana y algunos días hasta las 5. Hice dos cosas:

  • Alarma adecuada. Me encontré un discurso motivacional llamado “Rise And Shine” y fue perfecto. Tres minutos de adrenalina pura que nunca me canso de escuchar. Me descargué el audio de Youtube a mp3 y me lo puse a mi teléfono.
  • Localización adecuada del móvil. Saber cómo dejar de procrastinar también es una cuestión de sentido común. Dejo el móvil con la alarma programada lejos de mi cama. De este modo me fuerzo a levantarme mientras escucho el discurso motivacional. Ahí al lado pongo mis auriculares, para ponérmelos así que me levanto a parar la alarma y continuar escuchando el discurso.

Con esto de bien seguro que no me vuelvo a la cama a dormir.

Leyendo, escuchando y mirando

Si es en medio del día y no tengo suficiente energía para ir al gimnasio, estudiar idiomas o escribir, cojo un libro. El tema será sobre lo que me prometí que haría. Inspira y apasiona leer sobre algo que realmente me interesa, por lo que al cabo de 10 minutos ya tengo ganas de tomar acción.

¿Debería estar aprendiendo idiomas? Entonces abro un blog, podcast o vídeo de Luca, Steve, Vladimir, Richard o cualquier políglota que inspire. Hablan de las lenguas que hablan y hábitos diarios que usan, pero lo que realmente me interesa es esa semilla motivadora que me hará entender cómo dejar de procrastinar dándome ganas.

¿Debería estar expandiendo mi negocio online? Entonces abro mis hojas de excel, miro noticias o vídeos, escucho a Tim o leo un libro de crecimiento personal o criptomonedas.

¿Debería ir al gimnasio? Abro un vídeo narcisista en YouTube de ese chico con un cuerpo que se puede conseguir si me aplico.

¿Debería estar escribiendo? Leo algo que he escrito con anterioridad como el blog o mis ebooks. También libros de los autores que tanto admiro y a cuyos dedos de los pies quiero hacer un poco de sombra.

Cuando estoy inmerso en los mundos de mis pasiones, cómo dejar de procrastinar es una cuestión de “qué demonios estoy haciendo”.

Cómo seguir trabajando

A veces estando en ese estado mental dejo que mis dedos se escapen y pulso en algún sitio en el que no debería. O cuando me tomo algunos minutos de descanso, mis pensamientos van donde no tienen que ir. Esos momentos no están tan mal porqué a veces tendré la mejor idea del mundo y tendré que apuntarla para no olvidarme. Sin embargo hay que saber cómo dejar de procrastinar y aceptar que tengo que estar centrado en lo que me había propuesto.

Muchas personas cuentan las horas que están delante del ordenador como “trabajo”, pero lo único que importa es lo que realmente hago. Enviar emails puede ser algo relevante para mi actividad, o puede ser una pérdida de tiempo enorme.

Auriculares con cancelación de voz

En esta lista de mi “armadura de productividad” incluiría un ambiente más bien tranquilo. Por desgracia esto no es algo que pueda controlar en su totalidad, es por esto que compré estos auriculares con tecnología de cancelación de ruido en los que no oigo nada.

auriculares BoseSu tecnología juega un papel muy importante en mi manera de interactuar con el entorno cuando quiero dejar de procrastinar. Incluso los uso algunas veces para dormir.

¿Caros? Si. Pero considero que la inversión vale mucho la pena después de todas las horas ininterrumpidas que he tenido. Trabajar y estudiar ha sido mucho más fácil con ellos y si me se rompieran volvería a comprar los mismo.

Si escribo pongo cierta música sin voces. Si aprendo idiomas, lógicamente los necesitaré para los audios. También los uso sin ningún sonido externo solo para mitigar lo que oigo a mi alrededor.

Algo de beber

Normalmente un café, té o una lata de agua con gas. Probablemente porque he visto demasiado Silicon Valley, pero esos frikis siempre tienen sus bebidas energéticas al lado de su portátil.

En mi caso necesito algo para ir bebiendo mientras me pongo a trabajar. Puede ser lo que sea, pero me impongo un límite de dos cafés al día. Por este motivo ahora que trabajo más de dos sesiones al día me pongo agua con gas. El sonido de “pssssst” y el “glub” es algo que me pone en situación. No sé exactamente porque.

Nada de internet. Nunca

Esto puede parecer un poco extremista pero de todo lo mencionado arriba, seguramente es el mejor consejo. Hace 2 años que no tengo datos en mi móvil (sólo wifi). El hecho de no tener que ir constantemente respondiendo mensajes (si hay importante llamo), me deja tiempo para leer en los trayectos de tren. Escuchar un podcast, música o hablar con desconocidos.

También intento estudiar en cafeterías donde no tienen Wi-Fi. Si. A propósito. En caso de que vaya a algún sitio con internet, uso una aplicación para cancelar internet durante un periodo de tiempo determinado. O incluso algunas páginas web en concreto. Lo bueno es que no se puede cancelar la sesión.

Muchos ya sabemos cómo dejar de procrastinar, el problema es que necesitamos un poco de fuerza bruta para hacerlo. Esa app es genial para ello porque se puede instalar tanto en el ordenador como en el teléfono.

La mayoría de las cosas en las que trabajo no requieren de internet. Puede que necesite un ordenador y que necesito colgar algo en un moment específico, pero para escribir o estudiar internet es lo peor.

Cuando estoy en una de esas sesiones sin conexión, tengo una pequeña libreta virtual. Si me viene una idea o recuerdo que tengo que hacer algo específico en la red, lo apunto para después. La mayoría de cosas que tengo que hacer en internet pueden esperar.

Si no me limitara la conexión, algo con lo que necesito 5 minutos para publicar, tal vez me tomaría 2 horas porque he acabando abriendo pestañas.

Comentarios, opiniones y valoración

¿Cómo dejar de procrastinar en tu opinión? ¿tienes objetos o trucos que te funcionen? compártelo con nosotros en las distintas redes sociales:

¿Cómo dejar de procrastinar? Mi “armadura de productividad”
5 (100%) 13 votes